Juventud cubana: garantía de la Revolución

Con la realización de la Asamblea IX Congreso de la UJC en Ciudad de La Habana, concluyeron los debates a nivel provincial sobre el trabajo de la organización

 

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

«La Revolución no triunfó por lo que iba a hacer, sino por lo que hizo, y hoy se mantiene precisamente por lo que hace. No se trata de planificar lo que puede hacerse o de saber cuántos somos; se trata de cuánto hacemos los que estamos y en qué medida podemos transformar nuestras acciones en resultados concretos».

La esencia de la intervención de David Williams, delegado directo al IX Congreso de la UJC y trabajador de Cubana de Aviación, encontró eco en el resto de los asistentes a la Asamblea de Balance de la UJC en Ciudad de La Habana, que tuvo lugar este domingo en la Escuela de Instructores de Arte Eduardo García Delgado, del municipio capitalino de Boyeros.

¿Cómo medir esos resultados en la práctica, a nivel general o individual? ¿Qué hacer si no se cumplen? ¿Cómo lograr la victoria a través de la disciplina, como enunció el Apóstol? Estas fueron algunas de las interrogantes que Esteban Lazo, miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de Estado, lanzó para guiar el debate.

«Estos jóvenes de hoy, de espíritu y compromiso, tienen en sus manos el peso de la Revolución. No les tocará más adelante, les toca ya; de ahí la necesidad de vincularlos con las prioridades del país en la construcción de esta sociedad», agregó.

Uno de los ingredientes fundamentales para la obtención de esos resultados palpables está en los comités de base, en la figura del secretario general y en el grado de vinculación e influencia que este tenga con los jóvenes, militantes o no, de su radio de acción.

Por ello Danny Rivera, secretario general de una estructura de base en las FAR, enfatizó en la necesidad de que ese cargo sea llevado por una persona de temple, carácter y decisión; alguien capaz de identificar las debilidades de su área y de organizar y dirigir las acciones que logren erradicarlas.

«La experiencia en mi centro de trabajo ha demostrado que la juventud tiene una alta responsabilidad y no visualizarla, no ejercerla, es una manera de atentar contra nosotros mismos y de obstaculizar el avance», coincidió Yannaisa Acosta, del policlínico Carlos Manuel Portuondo, en Marianao.

Con el objetivo de transformar desde la base, Daniel García, de la Universidad de La Habana, especificó que los militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas no han de conformarse con la reunión o el acta del mes, sino que deben interesarse más por sus planes de trabajo. «Es necesario que no nos rijamos tanto por lo que está escrito e interactuemos más con los jóvenes en su entorno», añadió.

Desde adentro

El fortalecimiento de la organización desde adentro es una de las principales tareas que está llamada a cumplir la UJC y en la que deben conjugarse todos los esfuerzos de su militancia.

Priorizar el crecimiento de nuevos miembros desde los sectores de la producción y los servicios, principalmente en los sectores de Turismo, Salud, Agricultura y Construcción; aumentar la preparación de los dirigentes y la atención a organizaciones estudiantiles y movimientos juveniles; y sistematizar el trabajo político en la Educación, son algunas de las acciones trazadas en el informe al IX Congreso.

Según Liudmila Álamo, primera secretaria del Comité Nacional de la UJC, la misión fundamental de los jóvenes radica en ser autocríticos e identificar los fallos de la organización, enfrentarlos y solucionarlos.

«Es preciso cambiar algunos métodos de trabajo, reforzar el papel de la juventud desde la base y sobre todo interpretar las condiciones históricas en las que estamos viviendo y ser consecuentes con ellas. La juventud no es solo el futuro de la Revolución, es ya el presente», afirmó.

José Ramón Machado Ventura, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, ratificó la confianza en los jóvenes y enfatizó en la necesidad de que se armen con conocimientos y argumentos suficientes para rebatir cualquier cuestionamiento a su obra.

«La lucha por las conquistas de la Revolución es una obra de amor y de conciencia y como tal debe asumirse. Si muchos jóvenes cubanos dieron la vida por lo que tenemos hoy, ¿qué serían capaces de hacer nuestros jóvenes para garantizar la invulnerabilidad económica y política del país? Seguramente todo», agregó.

La asamblea, última del proceso previo al IX Congreso, concluyó con la ratificación de Yudith Area Sarmiento como primera secretaria de la UJC en Ciudad de la Habana. Asistieron además, Lázara Mercedes López, primera secretaria del Partido en la capital; Armando Hart, director de la Oficina del Programa Martiano; otros funcionarios del Partido y dirigentes de la UJC, y familiares de los Cinco Héroes.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.