De San Antonio a Maisí: las calles son de los cubanos

Millones de cubanos desfilaron este sábado por las avenidas de las principales ciudades en la Isla

Autor:

Margarita Barrios

Nuestras calles son de los revolucionarios. Así se constató una vez más cuando millones de cubanos y cubanas, en marcha unida, desfilaron este sábado por las principales avenidas de nuestro país.

La Plaza de la Revolución José Martí de la capital, centro de momentos trascendentes de la historia nacional, fue durante cerca de dos horas atravesada por una entusiasta masa de pueblo, donde obreros, campesinos, estudiantes y combatientes se unieron para ratificar su confianza en el socialismo.

«Desde esta histórica tribuna convocamos a los trabajadores y al pueblo a apoyar la actualización de nuestro modelo económico, lo cual requerirá de extraordinarios esfuerzos y sacrificios», expresó en su alocución Salvador Valdés Mesa, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba.

Más adelante el también miembro del Buró Político del Partido llamó a las organizaciones sindicales y sociales y a los hombres honestos del mundo a impulsar el movimiento internacional para exigir el fin del injusto bloqueo económico que, por casi 50 años, Estados Unidos ha impuesto a nuestro pueblo, y al mismo tiempo demandar la libertad de nuestros Cinco Héroes presos arbitrariamente en cárceles norteamericanas.

El General de Ejército Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, encabezó la celebración de la capital. Junto a él estuvieron dirigentes del Partido, del Gobierno y de las organizaciones políticas y de masas.

También se encontraban en la tribuna Héroes del Trabajo, combatientes del Moncada, de la Sierra y expedicionarios del Granma; los familiares de los Cinco, el Comité de familiares de las víctimas del crimen de Barbados, así como 1 300 amigos de Cuba de 34 países, en representación de 152 organizaciones solidarias del mundo.

Los jóvenes abrieron y cerraron el desfile. Al sonido de la Diana Mambisa pasaron frente a la tribuna los estudiantes del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Vladimir Ilich Lenin y de la Escuela de Instructores de Arte Eduardo García Delgado, quienes en representación de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) portaban una tela con el lema «Unidos por el deber», que presidió la convocatoria al festejo obrero.

Por cerca de dos horas marcharon los diversos sectores laborales del país: trabajadores de la Salud, de Comunales, del Turismo, los artistas, los constructores, acompañados por los cederistas de los municipios de la capital.

En la marcha estaba la familia cubana, conformada por personas de todas las edades. Desde el pequeñín cargado en hombros por sus padres, hasta los abuelos que no quisieron quedarse en casa y llevaban en sus pechos la medalla que merecieron en sus tiempos laborales.

Allí estaba también Fidel, presente con su obra y sus enseñanzas en el corazón de cada cubano, junto a las imágenes del Che, de Camilo, de Almeida y de tantos otros luchadores por nuestra Patria.

De manera especial y por primera vez, las mujeres cubanas conformaron un bloque del desfile, portando retratos dibujados por Antonio Guerrero desde una cárcel del imperio, y que recogen las imágenes de Vilma Espín, Celia Sánchez, Mariana Grajales, y otras muchas luchadoras de nuestras guerras de independencia.

Por último, un bloque juvenil representando el lema de la UJC: Estudio, trabajo y fusil; y con las imágenes de Mella, Camilo y el Che.

Acompañados de manera especial por el grupo teatral infantil La Colmenita y los integrantes de la orquesta Los Van Van, así como por glorias del deporte cubano, entre ellos el equipo campeón nacional de béisbol, Industriales, los jóvenes reafirmaron que son la continuidad de la Revolución.

Marcharon estudiantes universitarios, de las escuelas de arte, de deportes, los trabajadores sociales y alumnos de los politécnicos agrícolas e industriales; los futuros maestros, médicos y quienes serán oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior.

El desfile lo cerraron 52 banderas cubanas, en representación de los años de la Revolución, junto a blasones del 26 de Julio, que fueron portados por estudiantes de la Universidad de las Ciencias Informáticas, mientras cientos de palomas sobrevolaron la Plaza de la Revolución como símbolo eterno de paz y se escuchaban las notas del himno del proletariado mundial: La Internacional.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.