Eficacia para salir de las dificultades - Cuba

Eficacia para salir de las dificultades

Cuba se ha salvado por ser una nación sabia y de sólidas ideas. Valoraciones como esas matizaron la discusión de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución en la Biblioteca Nacional José Martí

Autor:

Marianela Martín González

«Estamos acostumbrados a que el Gobierno lo arregle todo, cuando a cada cual le debiera tocar hacer lo suyo, y el Estado asumir lo de mayor envergadura», dijo categórica Alicia Flores Ramos, en los inicios del debate sobre el Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, en la Biblioteca Nacional José Martí.

Al comienzo de la reunión describió el panorama de no pocos mercados capitalinos, debido a la aprobación de nuevas licencias para el trabajo por cuenta propia, sin que existan expendios mayoristas para abastecer a los nuevos trabajadores.

«Se necesita eficacia de los compradores para proveer a quienes abrieron pequeños negocios, pues el impacto negativo de la compra de estos al por mayor nos lo estamos sintiendo ya. Falta pan, falta puré de tomate, los huevos liberados ya no se ven. Las colas son extenuantes. Toda esta situación crea más necesidad para quienes cumplimos con un compromiso laboral y tenemos que mantener una familia».

Precios, salario y calidad, variables en desacuerdo

«Los precios están por la nubes y los salarios por el piso, aunque sea una realidad que el sueldo medio aumentó. La calidad sigue siendo un reclamo en casi todo y las cosas siguen costando más o lo mismo que hace años».

Así afirmó la adiestrada Agneris Cabrera Prieto, quien estableció una comparación entre los mercados agropecuarios de oferta y demanda y los estatales, atendiendo a esas variables.

La joven, al valorar el acápite de la política de precios, contemplada en el capítulo II referido a Políticas Macroeconómicas, dijo que se necesita una mayor y más profunda supervisión de los parámetros de calidad de nuestros productos y servicios. «Debe haber relación lógica entre calidad, precio y lo que ganamos».

En este mismo capítulo se propone entre los lineamientos un crecimiento en la productividad del trabajo que supere al aumento del ingreso medio de los trabajadores. Alicia Flores Ramos, la más activa de las participantes en el debate, dijo estar de acuerdo con que se le pague más a quienes generan bienes tangibles para la sociedad. Sin embargo, llamó la atención sobre los que se desempeñan en el campo de las humanidades.

«Está bien que se mire con mucho interés a las carreras técnicas. De hecho son las que sacan visiblemente adelante a los países, pero un país sin humanidades tampoco avanza. Nosotros producimos ideas, ayudamos a que otros se superen. Un país sin un basamento ideológico, sin cultura y sin instrucción poco o nada puede avanzar. Cuba se ha salvado por ser una nación sabia y de sólidas ideas».

Una de las especialistas del Programa Nacional para la Lectura, Tania León Pérez, advirtió que para discutir los lineamientos se precisa de un cultura económica, la cual no todos tienen, incluyéndose ella.

Remarcó que el debate en Cuba sobre cómo sacar del bache económico a la nación se remonta a muchos años, aunque ahora se está haciendo con un nivel de profundidad superior, al tener a mano el Proyecto de Lineamientos, presentado conjuntamente por el esfuerzo y la investigación aguda de especialistas de varios sectores y estamentos de la sociedad.

«Siempre se dice que no salimos adelante por falta de infraestructura económica. Tengo temores de que eso se repita cuando tratemos de implementar esto que hoy está en papeles y parece tan congruente».

Recordó que hace años atrás se prometió ayudar a las familias para reparar sus viviendas con el suministro de materiales en la comunidad. Aquello, dijo, quedó en las buenas intenciones. Cuando los camiones llegaban a los rastros de los municipios ya tenía nombre todo su contenido. Se beneficiaba el mejor postor.

El problema que causa la doble moneda para la economía doméstica resurgió en esta reunión en voz de Odalys Acosta Armenteros, especialista de la Sala de Arte. «Aunque se dice en el lineamiento 54 que gradualmente prevalecerá una sola moneda, es muy difícil comprar lo que más necesitamos para criar a nuestros hijos con un billete con el cual no nos remuneran».

Lourdes Lopitei, activista del Partido, explicó que el lineamiento 158 asegura que se debe ampliar el ejercicio del trabajo por cuenta propia y su utilización como una alternativa más de empleo contribuirá a elevar la oferta de bienes y servicios».

Estimó que la interrelación de las distintas formas de producción permitirá avanzar. Los trabajadores de las cooperativas y los del sector empresarial promisoriamente serán los que primero emerjan al poder autogestionar sus producciones y tener otras prerrogativas. El sector más desfavorecido será el presupuestado, el cual tendrá que ordenarse, y ser más eficaz y eficiente.

«Eso no se logra en poco tiempo, pero se está enrumbando el camino para lograrlo. Precisa de responsabilidad y constancia», apuntó.

Roberto Valdés, secretario del Comité del Partido de la Biblioteca Nacional, aludió al capítulo donde se trata el modelo de gestión económica para esclarecer dudas relativas a la falta de insumos y el desabastecimiento de algunos mercados debido al incremento de la labor por cuenta propia.

La jefa de la Sala Circulante de la Biblioteca Nacional, Martha Nolasco Torres, se refirió al capítulo de la Política Social en lo inherente al sistema educacional y sanitario que debemos consolidar.

«En educación continúan las deficiencias. Yo fui maestra y abandoné esa profesión, porque el fraude y el promocionismo eran vergonzantes. Ahora se lucha contra esos males, pero surge uno nuevo: pagarle al mismo maestro para que repase.

«Antes el repaso, la consolidación de los conocimientos, los remediales eran obligación de los docentes, formaban parte de su contenido de trabajo».

Nolasco también se refirió al «peloteo» en algunos hospitales. Puso también como ejemplo la falta de enfermeros.

La objetividad en los planes

Emelinda Medina Expósito cuestionó con severidad la actitud de no pocos choferes de los ómnibus interprovinciales.

En sus funciones como especialista de la Subdirección Metodológica de la Biblioteca Nacional visita asiduamente las distintas provincias del país, y aseguró tropezarse con vicios que afectan la imagen de esos conductores que supuestamente fueron rigurosamente escogidos y se aprovechan de las necesidades de la población.

Tania León Pérez dijo en una de sus intervenciones que nos hemos convertido en uno de los pueblos más maratónicos del mundo. «Es triste que tengamos que andar corriendo detrás de los P para ir a trabajar, porque muchos choferes no respeten las paradas».

Evelia Sayas, especialista de la Sala de Referencias manifestó estar de acuerdo con que se recupere, modernice y reorganice el transporte, como se expresa en el lineamiento 249, pero habrá que hacer lo mismo en la mentalidad de las personas que se encargarán de manejar esos medios.

Sayas también intervino en el acápite para las construcciones, viviendas y recursos hidráulicos. Planteó que cada plan que se haga debe llevar implícito la objetividad para que no se demoren las obras más de lo debido, y luego se justifique el incumplimiento con la falta de recursos.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.