Hay príncipes en Palacio

Vestidos con el traje de la sinceridad, reyes de lo espontáneo y de las fantasías. Así los delegados se hicieron del trono de las cuatro comisiones del Congreso, que este domingo sesionaron en el Palacio Central de Pioneros Ernesto Che Guevara

Autor:

Juventud Rebelde

El Palacio Central de Pioneros Ernesto Che Guevara lucía espléndido. Una notable energía, un sinfín de colores, sonrisas, juegos, travesuras y voces, ofrecían la sensación de estar en un castillo encantado, en el cual decenas de príncipes se habían dado cita para tocar de felicidad a cada uno de sus reinos.

Repartidos en cuatro comisiones, los delegados al V Congreso Pioneril trabajaron cohesionados para descifrar retos y posibles soluciones a las problemáticas que hoy tiene la organización más joven del país.

Por los caminos del saber

¿Cuál es el principal deber de un pionero? ¿Cómo puede elevarse la calidad de las clases y de las casas de estudio? ¿Cuántas iniciativas pueden desarrollarse en el seno de los colectivos pioneriles para mejorar la ortografía e incentivar el interés por el cuidado de la naturaleza y sus beneficios?

Esas fueron algunas de las interrogantes que guiaron el debate de los delegados durante su jornada dominical, en la comisión relacionada con el funcionamiento de la Organización de Pioneros José Martí en la enseñanza primaria y especial, luego de que visionaran un material que contrasta la realidad de los niños cubanos antes de 1959 y después del triunfo de la Revolución.

Los pioneros, de diferentes municipios del país, agradecieron de forma unánime la concreción de los sueños de Fidel para la niñez en esta sociedad, y transmitieron algunas de sus experiencias exitosas en relación con una mayor motivación de los alumnos para estudiar —su principal misión—, obtener buenas notas y participar en encuentros de conocimientos y competencias que enriquezcan su formación.

La pionera Nadia María Izquierdo, de Mayabeque, insistió en el potencial que tiene la emulación pioneril, en la que se puede evaluar a cada estudiante de manera individual y colectiva, razón por la cual, según planteó, debe hacerse con mayor exigencia y frecuencia, e implementarse en ella sistemas más creativos de estimulación.

El papel de la familia, como unidad de apoyo indispensable para la realización de las tareas y la buena actitud ante la escuela, fue resaltado por la villaclareña Leslie de la Cruz Hernández, a quien le resulta muy conveniente y necesario involucrar más a los padres en las diferentes actividades escolares desde los destacamentos.

El apadrinamiento de los alumnos con dificultades en determinadas asignaturas por sus propios compañeritos de aula; la supervisión del correcto funcionamiento de las casas de estudio junto a iniciativas que «atrapen» a todos los niños en Círculos de Interés sobre materias vinculadas a la agricultura, son algunas de las proposiciones que, ya puestas en vigor en muchas escuelas, muestran resultados positivos en la formación integral de cada pionero.

«Somos los pinos nuevos, como dijera José Martí. Para que crezcamos como continuadores de la Revolución, debemos ser mejores en los caminos del saber, en ampliar nuestros conocimientos sobre la historia de Cuba, en cultivar la solidaridad y otros valores que harán de nosotros dignos hombres y mujeres del mañana», enfatizó Ana Guadalupe Martínez, de Granma.

Exploradores de la felicidad

Muchos son los espacios que tiene la Organización de Pioneros José Martí para que sus integrantes, desde sus destacamentos y asambleas, planteen inquietudes, propongan iniciativas y se sientan más partícipes de la nación.

Sin embargo, más allá de las aulas la organización late con fuerza en cada movimiento pioneril, aunque la participación de todos y el mejor aprovechamiento de estos, son aún desafíos a enfrentar.

El movimiento de Pioneros Exploradores, según señaló Dayana Betancourt, de Las Tunas, es de vital importancia para cada niño en la medida en que los prepara para su desenvolvimiento en la vida de campaña, en condiciones con las que lidiaron los mambises y los rebeldes.

Por ello, insistió, deben surgir desde los pioneros ideas y acciones que hagan más atractivas las competencias y las acampadas, en el empeño de «ganar más pañoletas» para esta actividad.

Otros movimientos, como los relacionados con la afición al deporte y el arte, fueron reconocidos por los pequeños como ingredientes útiles en su preparación, por lo que deben, según se comprometieron, poner más de sí mismos, para que cada centro escolar sea un ejemplo a seguir.

Los asistentes a esta comisión coincidieron en que en sus propias manos está descubrir y desarrollar las soluciones a sus problemáticas, desde las estructuras de base de la organización, con el apoyo incondicional de sus profesores y familiares.

Ser pionero es ser ùtil

Quiero ser útil a mi país, por eso he elegido ser profesora de Historia. Enseñar es una de las labores más bonitas, que me permite devolver todo lo que han hecho por mí, expresó Gretel Acosta en los debates de la comisión de Formación Vocacional y Orientación Profesional.

Definir la continuidad de estudios en aquellos oficios y profesiones más necesarios fue la idea que motivó las reflexiones de los delegados, quienes dijeron que muchas veces la elección por aquello que seremos en la vida está marcada por la carente información en torno a determinadas carreras.

Los estudiantes coincidieron en la necesidad de fortalecer los Círculos de Interés, diversificarlos, además de acrecentar el imprescindible apoyo de los organismos de la Administración Central del Estado hacia las escuelas.

Aloyma González, de Santa Clara, afirmó que el apoyo de los organismos es ahora mucho mayor, pero aún faltan algunos que pueden y deben integrarse a ese propósito.

Cristian Iglesias, de Sancti Spíritus, puntualizó que los pioneros deben rotar por los Círculos de Interés de las distintas especialidades, para acercarse más a las futuras profesiones que podrán estudiar. De La Habana, Dianelys Corona afirmó que se debe comenzar desde temprano en ese trabajo de orientación vocacional.

Sobre la experiencia de las aulas pedagógicas, Gabriela Díaz, delegada de la provincia de Mayabeque, advirtió sobre la ausencia de sistematicidad y señaló que el trabajo de los monitores debe ser más intenso.

En torno a los escenarios que pueden ser aprovechados para encauzar la orientación vocacional, los alumnos identificaron a las asambleas pioneriles como espacios donde la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) debe tener mayor protagonismo.

La camagüeyana Dagneris Hernández Padrón, quien aseguró que desde la primaria debe comenzar el proceso de orientación vocacional, expresó a sus compañeros de Congreso: «Le debemos mucho a la Revolución que nos lo ha dado todo. Ahora somos nosotros quienes tenemos que entregarle, y qué mejor cosa que prepararnos para ser más útiles».

Sumadas a ese espíritu de gratitud hablaron Bárbara, estudiante de una escuela de arte en Holguín; y Sarahí, alumna de una escuela especial en la Isla de la Juventud.

No faltaron el saludo y el beso cariñoso para Fidel y Raúl.

Para lo que cuba necesite

Entre diversas reflexiones, dos resultaron ser las más recurrentes en la comisión dedicada al Funcionamiento de la Organización de Pioneros José Martí en las enseñanzas secundaria básica, deportiva y artística: la responsabilidad de estudiar, y la importancia de la orientación vocacional como asunto directamente conectado con las necesidades del país.

Los delegados hablaron de las casas de estudio como espacios que deben ser atendidos y evaluados desde cada destacamento, y definieron la preparación como el primer deber de cada pionero. «Estudiar —expresó un adolescente de Pinar del Río— debe ser visto como algo que forme parte de la vida».

No es lo mismo, se reflexionó en la comisión, un campesino con amplia gama de conocimientos, que uno sin ellos. Solo el saber nos hace libres y permite la conquista del futuro.

El pionero Javier Jorge Molina, de Camagüey, destacó el valor de la lectura y la trascendencia de inculcar el gusto por la literatura, teniendo en cuenta que hay niños y adolescentes no atraídos por el universo de las letras ni por la posibilidad de ampliar su saber.

Otra voz se alzó para decir que algunos pioneros suelen olvidarse del estudio permanente, se guían solo por algunas notas y se acuerdan de los libros a la altura del noveno grado, cuando llega la hora de alistarse para elegir nuevas opciones de estudios.

Sobre el tema de la orientación vocacional, los delegados hicieron énfasis, de modo especial, en el amor por el magisterio; y lo imprescindible de fomentarlo desde escenarios tan tempranos como el familiar, motivó más de una intervención.

Si la Isla necesita profesores para seguir formando ciudadanos cultos y capaces, ese es un asunto estratégico del cual debe hablarse sin descanso en cada destacamento pioneril.

El uso correcto del uniforme escolar también formó parte de las meditaciones compartidas por los delegados. Más de un criterio recordó que no hay términos medios: los atributos pioneriles se usan de modo adecuado o no; y en el respeto a ellos está la disciplina de la organización y la posibilidad de atenuar toda diferencia dentro del estudiantado, coincidieron.

De Guantánamo, Baracoa, una delegada advirtió que usar incorrectamente el uniforme no es la única indisciplina social frente a la cual la organización más joven del país debe dar batallas: es preciso crear conciencia sobre el daño que entraña para la sociedad tirar basura en medio de las calles, o arañar paredes, o gritar en lugares y momentos inapropiados.

Hacia el final de una jornada intensa, casi al filo de la una de la tarde, la matancera Dayana Lavastida leyó en su nombre y en el de sus coterráneas Mirelys Sánchez y Jakeline Pancorbo, un mensaje corto pero sentido: «Lo necesario es ver, y ver bien cómo nosotros debemos tomar conciencia sobre los actos junto a la verdad, sobre impartir justicia y mantenernos con dignidad. Es hora de trabajar, y trabajar con fuerza».

Claves «secretas» de la historia

Descifrar las claves para entender y conocer la Historia de Cuba, desde métodos e iniciativas que motiven más las relaciones entre el saber y los estudiantes, fueron las ideas que guiaron los debates en la comisión de Historia de la Patria.

En este espacio los pioneros expusieron algunas estrategias que pueden estimular el conocimiento de la Historia, desde la continuidad y la sistematicidad, teniendo como premisa las palabras del Comandante en Jefe cuando aseguró que, más que los fusiles, el conocimiento es un arma poderosa.

Lianet Alonso, estudiante de sexto grado, de Pinar del Río, señaló que conocer el pasado es el camino para mantener el presente y conquistar el futuro. «En nuestras manos y esfuerzos está el relevo de la Revolución, pero para defenderla debemos conocer sus orígenes, y no defraudar la confianza que puso en nosotros el pionero mayor: Fidel».

«La historia local no se puede olvidar», insistió Oscar Alejandro de la Cruz, de Guantánamo, quien propuso como iniciativa crear un concurso de historia de la localidad, actividad que ya se hace en su escuela, y que sería muy interesante y beneficioso extender a todo el país.

Como complemento, Santiago Jeréz, de Santiago de Cuba, destacó la posibilidad de realizar intercambios con los combatientes de los lugares cercanos a los centros de enseñanza, para rescatar el valor histórico de los sucesos de cada región.

Los estudiantes coincidieron en que una buena idea puede ser integrar las clases de Historia con encuentros fuera del aula, para hacerlas más amenas; y no olvidar que el pasado se aprende también en el día a día, en el intercambio de experiencias con las generaciones precedentes, con la familia y la comunidad.

«Nadie puede amar lo que no conoce», sentenció la estudiante Melis López, de Artemisa, quien subrayó que algunos de los movimientos pioneriles que más ayudan a incentivar y profundizar en esta rama del saber son los encuentros de conocimientos, los de pioneros aficionados así como las acampadas alegóricas a efemérides nacionales.

Conocimiento y tecnologìa

Apegados a los adelantos tecnológicos de los tiempos modernos, los pioneros destacaron la necesidad de complementar el estudio de la Historia con los nuevos soportes, y aprovechar las posibilidades que hay en las escuelas con las computadoras y los medios audiovisuales.

Yenifer Caballero, estudiante de la capital, destacó cómo los pioneros pueden beneficiarse con las nuevas tecnologías en la búsqueda de información, y hacer más dinámica esa indagación, especialmente para los más pequeños.

Sin negar los adelantos, los estudiantes resaltaron la importancia de los libros para descubrir referencias de la Historia, y recordaron el viejo proverbio según el cual no importa cuán viejo sea un texto, pues siempre guardará una enseñanza.

Otra iniciativa que muchos acogieron fue la planteada por el estudiante Luis Miguel Rodríguez, de Sancti Spíritus. Él propuso crear una especie de minimuseo en cada escuela, donde se recoja la Historia del país más vinculada a la región y a sus pobladores.

Bárbara Aroche, de la capital, destacó la importancia de realizar trabajos investigativos para incentivar valores cívicos como el patriotismo, la intransigencia revolucionaria y la justicia.

De la provincia de Cienfuegos, Elizabeth Losa aludió a las figuras insignes de nuestra Revolución, especialmente el Che, por lo que han creado un movimiento de seguidores.

Sobre ello, el General de Brigada Harry Villegas destacó las cualidades del Guerrillero Heroico como paradigma de las nuevas generaciones, e insistió en el conocimiento que han de tener los más jóvenes de la Historia de su país, como garantía del futuro y la continuidad de los ideales revolucionarios.

«Los pioneros cubanos han de sentirse orgullosos de vivir en esta Isla, donde los niños son lo más importante, donde no se teme extender las manos para ayudar a los pueblos amigos, y donde la utilidad de la virtud es una premisa», aseguró Aday Ponce, de Las Tunas.

Al finalizar, los delegados proclamaron a coro un fragmento del poema de Carilda Oliver dedicado al máximo líder de la Revolución Cubana, quien ha sido padre y guía de esta organización. Ellos resumieron el cariño en dos versos: Gracias por tu corazón, gracias por todo, Fidel.

La décima de Diolindo

La primera Base Campesina Pioneril está integrada por 18 pioneros y pioneras. Yo soy el presidente. El objetivo es prepararnos para ser el relevo de los que hoy trabajan la tierra, expresó Diolindo Estonlle, delegado al V Congreso Pioneril por el municipio espirituano de Jatibonico.

«Y déjenme aclarar que, para ser miembro no solo hay que pertenecer a una familia campesina: hay que tener buenas notas en la escuela y ser disciplinado».

El pequeño pionerito participó en la comisión dedicada a la formación vocacional y orientación profesional, en la cual no faltaron iniciativas para mejorar la tan necesaria conciencia en los estudiantes de que el país necesita el relevo para algunas carreras y profesiones que no son siempre las más gustadas.

«Nosotros ayudamos a los campesinos en las diversas tareas: sembrar arroz, vegetales, recoger boniato, cuidar los animales. Nos preparamos para ser el relevo».

Diolindo explicó que la experiencia ya se ha extendido a las cooperativas de su provincia. «Y la hemos traído aquí, porque tenemos la ilusión de que se extienda a todo el país».

Al terminar, el pionero quiso decir esta décima, que le dedicó al Comandante en Jefe Fidel Castro: Nuestro país necesita del estudiante,/ El obrero, el médico y el pionero,/ Para seguir nuestra conquista./ Nuestra Patria Socialista sigue su paso triunfante/ Porque vamos adelante y cumpliendo nuestro deber/ Y si hay otra cosa que hacer/ Ordene usted, Comandante.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.