Los 320 museos del país preservan los valores patrimoniales

En el acto por la celebración del Día Internacional de los Museos, se reconoció el esfuerzo de los más de 1 300 trabajadores vinculados al sector en toda la Isla quienes profundizan en  investigaciones que sacan a la luz los valores de cada sitio

Autores:

Odalis Riquenes Cutiño
Hugo García

GRAN PIEDRA, Santiago de Cuba.— La voluntad cubana de defender la existencia de 320 museos que desarrollan en todo el país su labor en la conservación de los valores patrimoniales locales, nacionales y universales, fue resaltada aquí este 18 de mayo, en ocasión de la celebración cubana del Día Internacional de los Museos.

Durante el acto, efectuado en el cafetal La Isabelica, primer museo de la región oriental y tercero inaugurado por la Revolución en el país, se reconoció el esfuerzo de los más de 1 300 trabajadores vinculados al sector en toda la Isla por profundizar en las investigaciones que saquen a la luz los valores de cada sitio, y promoverlos entre las nuevas generaciones.

Como parte de la celebración, el viceministro de Cultura Abel Acosta Damas, y Ana Cristina Perera, vicepresidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, develaron en el mencionado cafetal la placa que respalda la inclusión en la lista de Paisaje Arqueológico Patrimonio de la Humanidad, de la UNESCO, de 171 de las plantaciones cafetaleras del sudeste de las provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo, en noviembre de 2000.

Las ruinas de las haciendas cafetaleras constituyen un testimonio único y elocuente de la huella de los colonos franceses que se asentaron en la zona y con un pensamiento ilustrado fomentaron el desarrollo cafetalero, y a la vez generaron un verdadero paisaje cultural en armónica y perfecta interrelación con el medio natural.

La importancia del desarrollo de la conciencia nacional y de la preservación de la memoria histórica fue resaltada también en esta fecha por el Doctor Eduardo Torres-Cuevas, durante una conferencia impartida en el museo provincial Palacio de Junco, en Matanzas.

El investigador y profesor insistió en que crear esa memoria en los jóvenes y niños es un trabajo de toda la vida, y que es necesario incentivar en ellos el sentimiento y sensibilidad ante lo que las generaciones anteriores legaron.

El director de la Biblioteca Nacional José Martí precisó que ante todo hay que preservar los documentos, lo que consideró como un reto para el país, pues documentos que se pierden son informaciones que jamás se recuperan y con ello desaparece la base con que se construye el conocimiento científico.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.