La más sensible de las enseñanzas

La educación especial plantea sus desafíos con vistas al próximo curso, en el que arriba a los 50 años

Autor:

Margarita Barrios

Prepararlos para la vida, desarrollar todas sus potencialidades, integrarlos a la sociedad. Esos son algunos de los objetivos de la enseñanza que se brinda a aquellos niños y niñas con necesidades educativas especiales.

Moraima Orozco, directora de Educación Especial del Ministerio de Educación (MINED), explicó a JR que ese subsistema formativo prepara a los estudiantes para el paso a la educación general. Algunos lo logran y otros no, debido al grado de dificultades que presentan, pero todos reciben atención y se les habilita, en la medida de sus posibilidades, para ser útiles y valerse por sí mismos.

«El reto que tenemos para el próximo curso escolar, en el cual se cumplen 50 años de la creación de este subsistema, es continuar elevando la calidad en materia de atención a los alumnos, tanto en nuestros centros como a los que continúan estudios en los diversos niveles de la enseñanza general.

«Y debemos seguir utilizando estas escuelas, que tienen los recursos necesarios, con el propósito de preparar al maestro de la educación general para atender a los niños con necesidades educativas especiales», significó.

Más de 15 000 profesionales atienden con paciencia, dedicación y sabiduría a esos estudiantes. «Debemos estimular a ese maestro, que se enfrenta cada día a un gran reto, resaltó, y seguir garantizando su especialización, para darles a nuestros alumnos la mejor atención.

«Otro desafío que tenemos es perfeccionar lo que hacemos en materia de preparación laboral, para que los educandos logren su plena integración social, que es el objetivo supremo de esta enseñanza».

Antes del triunfo de la Revolución solo existían en el país ocho escuelas de este tipo, con 20 docentes que atendían a 134 niños. El 4 de enero de 1962 se inauguró este subsistema educacional, que hoy cuenta con 396 centros y una matrícula superior a los 40 000 estudiantes.

El subsistema atiende a los escolares que presentan diagnóstico de retraso mental, retardo en el desarrollo psíquico, autismo, trastornos del lenguaje, baja visión o ceguera, sordera o hipoacusia, sordoceguera, limitaciones físico-motoras y trastornos de conducta.

La escuela no es la única modalidad de atención. Los estudiantes que no pueden asistir a un centro por determinadas características de su patología, reciben las clases en sus casas a través de los maestros ambulantes. De igual forma, se ha considerado la atención para los que permanecen mucho tiempo ingresados en centros hospitalarios.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.