Realizados más de mil trasplantes renales en Santiago de Cuba

Desde noviembre del 2008 en el Hospital General Clínico Quirúrgico Juan Bruno Zayas, un equipo multidisciplinario especializado en la cirugía de trasplante se empeña en la exitosa aplicación de este proceder quirúrgico a pacientes del extremo suroriental cubano

Autores:

Odalis Riquenes Cutiño
Nalena Jares Rivero

SANTIAGO DE CUBA.— Gisela Marrero Ferreiro, de 54 años, residente en el municipio de Mella, quien llevaba siete meses en tratamiento de hemodiálisis para enfrentar una insuficiencia renal, provocada por una enfermedad hereditaria denominada riñones poliquísticos, fue la paciente número mil beneficiada por un trasplante renal en este territorio.

El logro es fruto del quehacer del Servicio de Trasplante Renal Oriente-Sur, que desde noviembre del 2008 tiene su sede en el Hospital General Clínico Quirúrgico Juan Bruno Zayas, y donde un equipo multidisciplinario de nefrólogos, urólogos, angiólogos, cirujanos y enfermeras especializadas en la cirugía de trasplante, se empeñan en la exitosa aplicación de este proceder quirúrgico a pacientes del extremo suroriental cubano.

Simultáneamente a la operación de Gisela Marrero, que tomó dos horas y 43 minutos, se intervenía quirúrgicamente para el trasplante de un riñón a Luz América Guerrero Villalón, de 61 años, del municipio de Santiago de Cuba, quien desde hace un año y medio era sometida a tratamientos depuradores en lucha contra una insuficiencia renal crónica causada por una nefroangioesclerosis benigna (endurecimiento de las arterias y de los capilares renales).

El doctor Emilio Ferrer García, nefrólogo del Servicio, explicó a la prensa que ambas intervenciones transcurrieron sin complicaciones. «Ahora lo que queda —precisó el especialista— es esperar la recuperación de la función renal. Después de la fase quirúrgica comienza el tratamiento con inmunodepresores para disminuir la defensa del organismo y que este no reconozca al riñón injertado como ajeno y no trate, así, de eliminarlo», explicó.

Según los expertos, la calidad de vida del paciente trasplantado es superior a la de los sometidos a la diálisis peritoneal o la hemodiálisis, pues los tratamientos depuradores precisan, inevitablemente, de la máquina para garantizar la vida de los afectados. Mientras tanto, el trasplantado solo depende de las tabletas inmunodepresoras y de su propio cuidado, y está demostrado que el promedio de supervivencia es superior.

Las dos causas fundamentales de insuficiencia renal crónica son la hipertensión y la diabetes mellitus, a lo que se suman las glomerulopatías primarias (enfermedades propias del órgano), añadió el doctor Jorge Lockhart, jefe del Servicio de Trasplante Renal Oriente-Sur.

El primer trasplante renal en Cuba se realizó en La Habana en febrero de 1970 y cuatro años después, el 28 de septiembre de 1974, tuvo lugar el primero en el Hospital Saturnino Lora, de Santiago de Cuba.

El injerto de un riñón es un trabajo mancomunado del que también es parte decisiva el desempeño del Servicio Integrado de Urgencias Médicas (SIUM), en el traslado de los órganos y de los pacientes; todo coordinado y dirigido por el Grupo Provincial de Coordinación y Extracción de Órganos de la región Oriente-Sur.

Desde su apertura, el Servicio de Trasplante Renal Oriente-Sur ha realizado casi medio centenar de trasplantes a personas aquejadas por los efectos irreversibles de la insuficiencia renal crónica, entre ellos nueve infantes.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.