Havana Club, genuinamente cubano - Cuba

Havana Club, genuinamente cubano

Denuncia Cuba los intentos de la multinacional Bacardí por robarse la titularidad de la marca del ron cubano, otra prueba del bloqueo estadounidense. La Corte Suprema de EE.UU. impide que la compañía Cubaexport defienda su derecho a renovar el registro de la bebida insignia de la Isla en territorio norteamericano

Autores:

Amado de la Rosa Labrada
Jorge L. Rodríguez González

La reciente decisión de la Corte Suprema de EE.UU. de negar el derecho a registrar en su territorio la marca cubana de ron Havana Club es otra prueba de la vigencia del bloqueo económico, comercial y financiero que impone Washington a la Isla hace más de 50 años.

Así lo aseveró el viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Abelardo Moreno, durante una videoconferencia celebrada este martes entre La Habana y París, en la que expertos y empresarios cubanos y franceses dialogaron sobre la batalla legal por el reconocimiento de Havana Club en Estados Unidos.

«No olvidemos que la base de lo que hoy examinamos es el bloqueo contra Cuba, condenado en la Asamblea General de Naciones Unidas durante 20 años consecutivos por la casi totalidad de la comunidad internacional», expresó Moreno, desde el teatro Camilo Cienfuegos del Ministerio de Relaciones Exteriores, en La Habana.

Desde 1995, Cubaexport, Cuba Ron y Pernod Ricard —empresa francesa distribuidora mundial del ron Havana Club— defienden el derecho a registrar la célebre marca ante la Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos. Están amparados por el dictamen del Panel de Solución de Diferencias de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que exige la eliminación de la Sección 211 de la Ley Ómnibus de Asignaciones, utilizada por los órganos judiciales y administrativos estadounidenses para negar la renovación del registro.

Sin embargo, la Corte Suprema estadounidense emitió el mes pasado su arbitrario veredicto, incumpliendo una vez más la decisión de la OMC.

Desde la década de los 90 la multinacional Bacardí intentó apropiarse de Havana Club e impedir la venta de este ron, genuinamente cubano, en el mercado norteamericano, en previsión de un eventual levantamiento del bloqueo.

El viceministro Moreno explicó que Washington incumple el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, del que forma parte desde 1887, así como las exigencias hechas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) al Gobierno de EE.UU. para que elimine la Sección 211.

Tampoco ha cumplido con las «promesas» que hizo a la Unión Europea de modificar la Sección 211 a cambio de que ese bloque regional no aplicara medidas de retorsión comercial contra la potencia norteamericana, dijo.

Al respecto, Alina Revilla, directora de Organismos Económicos Internacionales del Ministerio de Comercio Exterior, comentó que EE.UU. ha ignorado los pronunciamientos contra la Sección 211 y no da una respuesta convincente sobre sus violaciones de los convenios internacionales.

Ello se debe, apuntó, a las intenciones de Washington de mantener la Sección 211 de la Ley Ómnibus de Asignaciones para el año 1999 dentro del «entramado de leyes que forman parte del bloqueo». «El objetivo final es despojar a Cuba, a nuestras instituciones y empresas de sus derechos», dijo Revilla.

Según el viceministro, la solución de las diferencias y conflictos con EE.UU., incluido el de Havana Club, pasa necesariamente por que la Casa Blanca ponga fin a esa «política injusta, agresiva y genocida».

Cuba se reserva el derecho de aplicar medidas

En esa misma línea disertó Juan González, presidente de la Corporación Cuba Ron, S.A., al decir que nosotros vamos a seguir haciendo lo que tenemos que hacer. Si algo distingue a las empresas cubanas es el extraordinario respeto por otras empresas y empresarios, vengan de donde vengan.

El día que se llamen a capítulo y hagan las cosas con decencia y legalidad como los demás, tendremos más campo para avanzar en negociaciones, pero para eso es necesario levantar el bloqueo, y eso lo tiene que hacer el Gobierno de EE.UU., apuntó el empresario.

Moreno aseguró que Cuba continuará denunciando esta arbitrariedad y que, como país soberano, se reserva el derecho de aplicar medidas «que consideremos en el momento dado».

Al respecto, la directora de la Oficina Cubana de la Propiedad Industrial, María de los Ángeles Sánchez Torres, también presente en el panel del Minrex, consideró que «la actitud irresponsable de Estados Unidos de despojar a los legítimos dueños» de Havana Club, puede poner en riesgo los derechos de la propiedad industrial de ese país aquí.

Sánchez Torres puntualizó que en Cuba han presentado solicitudes o registros unas 6 000 marcas y unas 800 patentes de EE.UU., y destacó el arraigo y la tradición de Cuba en la protección de derechos de propiedad industrial, en estricto cumplimiento de la legislación nacional y de los convenios internacionales en la materia.

Desde París, Olivia Lagache, directora jurídica de Havana Club Internacional —empresa mixta formada por Cuba Ron y el grupo Pernod Ricard— dijo que el ron cubano es actualmente la segunda marca de bebidas más vendida a nivel mundial —excluyendo el mercado norteamericano—, con un crecimiento anual del 15 por ciento y se distribuye en 120 países.

Lagache fue una de los panelistas que, desde la Embajada cubana en París, participaron en la videoconferencia. Tanto por la parte gala como por la cubana también intervinieron en el debate expertos en Derecho.

Ahora la compañía Havana Club Internacional trabaja en una estrategia para promover el nuevo sello Havanista, el cual está dirigido al mercado norteamericano, que representa el 40 por ciento del internacional.

La batalla continuará

Havana Club Internacional continuará defendiendo su marca porque es legítimamente de Cuba, afirmó Jerome Cottin-Bizzonne, director general de la firma mixta cubano-francesa, durante un encuentro con periodistas que cubren el IX Grand Prix Internacional de Coctelería auspiciado por su compañía, evento que en esta ocasión registra la participación récord de competidores de 39 países.

Respecto a la marca Havanista, Cottin-Bizzonne explicó que el nuevo sello registrado el pasado año por su empresa en EE.UU. se ha concebido solo para ese territorio porque en los demás mercados del orbe ya se encuentra muy bien establecido el ron Havana Club.

Reiteró que las facturaciones de Havana Club van bien a pesar de las dificultades de este año originado por la crisis económica en Europa. No obstante, afirmó, se registra un gran crecimiento en Francia, Alemania, Rusia y otras áreas, que suplen las bajas registradas en España, Italia y Grecia.

En el 2011 se distribuyeron internacionalmente 3,8 millones de cajas de nueve litros y se prevé vender este año más de cuatro millones de cajas de Havana Club, lo cual corrobora el auge mundial de esta marca cubana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.