Júbilo en Guantánamo ante anuncio de la sede del acto por el 26 de Julio

La determinación fue acogida con entusiasmo por los habitantes del Alto Oriente, que se aprestan a corresponder con un esfuerzo supremo en la ejecución de las tareas en que se encontraban enfrascados

Autor:

Juventud Rebelde

Un ambiente de júbilo y responsabilidad crece en la oriental provincia de Guantánamo, donde se celebrará el venidero acto nacional por el Día de la Rebeldía Nacional, en correspondencia con la decisión del Buró Político del Partido de que la sede de la conmemoración se otorgará de forma rotativa, manteniendo la celebración de los aniversarios cerrados, cada cinco años, en Santiago de Cuba.

Un despacho de la AIN indica que la determinación fue acogida con entusiasmo por los habitantes del Alto Oriente, que se aprestan a corresponder con un esfuerzo supremo en la ejecución de las tareas en que se encontraban enfrascados antes de hacerse pública la designación.

A esas metas se suman ahora las que deben asumir los guantanameros, en virtud de una decisión que figura entre las más honrosas que puede merecer un territorio, para rendir un digno homenaje a los caídos en el ataque a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, hace casi 59 años.

Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su primer secretario en la provincia, esclareció que la tarea primordial e inmediata es cumplir los acuerdos y lineamientos derivados del VI Congreso y la Conferencia Nacional del Partido, en particular los referidos a la producción de alimentos, sustitución de importaciones y la disciplina financiera, en el pago y cobro de cuentas entre organismos.

A cumplir con esas tareas se convocó, igualmente, en mítines encabezados por dirigentes del Partido y el Gobierno, en los Consejos Populares de la capital provincial, donde igualmente se festejó el acontecimiento.

Los compromisos se reafirmaron en los diez municipios del territorio, beneficiados todos por acciones constructivas y otros proyectos.

Roberto Torres Aranda, vecino de Caimanera, recuerda que en 1985, cuando los guantanameros estuvieron por vez primera en la Plaza Mariana Grajales con Fidel, el líder histórico de la Revolución calificó de héroes a ese poblado y al de Boquerón, ambos limítrofes con la ilegítima base naval estadounidense, enclavada en suelo cubano desde 1903.

Torres Aranda expresó que las masivas concentraciones a las que asistieron ahora los habitantes de la Primera Trinchera Antiimperialista de Cuba, muestran la voluntad de brindar una respuesta digna a la determinación del Buró Político de otorgar a Guantánamo un privilegio que la provincia se apresta a disfrutar por tercera vez, ya que en 1995 también le fue otorgada.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.