Adoptan medidas ante riesgo de pérdidas en cosecha arrocera en Pinar

Las medidas incluyen la extensión de la jornada laboral, un proceso progresivo de estimulación a los trabajadores implicados en la cosecha, y una atención priorizada a la maquinaria existente

Autor:

Mayra García

LOS PALACIOS, Pinar del Río.— La extensión de la jornada laboral, un proceso progresivo de estimulación a los trabajadores implicados en la cosecha, y una atención priorizada a la maquinaria existente, conforman el conjunto de medidas articulado en la provincia para el pico de maduración del arroz, que hoy atraviesa y pone en riesgo un considerable volumen del grano.

Según informó Rolando González, subdirector de Producción del complejo agroindustrial (CAI) arrocero Los Palacios, hoy existen más de 10 600 toneladas de arroz de corte en todo el territorio. De esas hay fuera de parámetro más de 2 000, con peligro de tener serias afectaciones en el propio potencial de rendimiento del CAI.

Especialistas y directivos del ramo coinciden en que los factores hidrometeorológicos que a inicios de la siembra atrasaron el proceso y conllevaron a plantar el cultivo con un intervalo menor de tiempo, la falta de maquinarias y piezas para las mismas, el paro —por 12 días— en el corte, debido a las lluvias recientes, y una aceleración en el proceso de maduración del arroz, confluyeron en la tensa situación.

En aras de perder la menor cantidad de arroz posible, las autoridades de Pinar del Río, del CAI y el sector cooperativo implicado, asumen medidas como la ampliación de la jornada laboral hasta las diez de la noche, con el correspondiente pago de estímulo progresivo a los trabajadores.

Se aprovecha igualmente toda la fuerza motor disponible, incluidas 16 combinadas del CAI Los Palacios y tres del sector campesino; y ocho segadoras, además de efectuar el corte de forma manual y el trillado con implementos rústicos.

El director productivo del CAI arrocero explicó que con la maquinaria vinculada al laboreo, los volúmenes de cosecha y el promedio de obtención en el corte, necesitarían más de 25 días para llevar este arroz a la industria.

«Cuando lleguemos a los últimos arroces de corte, van a existir áreas con serias afectaciones en cuanto a rendimiento, sin contar con que el proceso de cosecha no se detiene, a medida que pasan los días el volumen de grano maduro aumenta».

Para González la situación hoy es delicada, aunque ya se tienen a salvo en la industria 16 000 toneladas de las 40 000 previstas para la campaña de frío.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.