Masiva recordación a Frank País

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, encabezó el estremecedor homenaje que este 30 de julio los santiagueros hicieron a Frank País, a Raúl Pujol y a todos los mártires de la Revolución

Autor:

Odalis Riquenes Cutiño

SANTIAGO DE CUBA.— El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, acompañado de combatientes, familiares de mártires y otros dirigentes del Partido y el Gobierno, encabezó aquí la multitudinaria peregrinación con la que el pueblo santiaguero conmemoró este 30 de julio el aniversario 55 del asesinato del jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio, Frank País García, de su compañero de luchas Raúl Pujol, y de todos los mártires de la Revolución.

Entre banderas, consignas y pétalos de rosas, a lo largo de calles como San Pedro, Martí, Crombet… y durante catorce cuadras completas —en lo que es ya una de las más entrañables tradiciones de este pueblo—, de nuevo ardieron las gargantas de santiagueros de todas las edades, esta vez enardecidos por la alegría de tener junto a ellos a Raúl, así como a José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido.

Un haz de pueblo, similar a aquella multitud que 55 años atrás llevara en hombros el cadáver de Frank, rememoró primero la salida del cuerpo del héroe desde la esquina de Heredia y Clarín —donde fuera velado por el Movimiento—, y el traslado del cadáver de Raúl Pujol Arencibia desde la antigua Colonia Española, donde estuvo tendido el cuerpo del leal compañero que «cumplió su compromiso con la Revolución de protegerlo hasta la muerte...».

Aquí tenemos que venir para perpetuar nuestro eterno compromiso con la Patria y con la obra de ellos que es la nuestra, sentenció el integrante del Buró Político del Comité Central del Partido, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al resumir el acto por la efeméride, efectuado en la necrópolis local.

En la ceremonia, que tuvo lugar a pocos metros de la Llama Eterna a todos los Mártires de la Revolución, encendida por Raúl hace un lustro, también un 30 de julio, se le dedicaron versos y canciones al Frank «que sembró su raíz en Santiago» y a todos los mártires.

«No tenemos derecho a ser menos», enfatizó, en nombre de las nuevas generaciones, Gretchen Gómez, estudiante de Periodismo de la Universidad de Oriente, al tiempo que exhortó a sus coetáneos a defender el legado de dignidad y coraje de quienes decidieron hacer a Cuba libre.

Ofrendas florales a nombre de Fidel, de Raúl, de los Consejos de Estado y de Ministros y de Cuba toda, fueron depositadas ante la tumba de la familia País García, las dos primeras de manos del propio Raúl.

Flores llegaron igualmente hasta la Colina del parque Frank País, en Punta Gorda, hasta las tumbas de mártires de la clandestinidad, de Raúl Pujols y René Ramos Latourt y hasta la avenida del mismo nombre, donde un monumento perpetúa la memoria del también conocido como Comandante Daniel, caído en la Sierra Maestra un 30 de julio, pero de 1958.

Momento relevante de esta jornada fue la reapertura, en horas de la mañana, de la Casa Museo Frank País García, sometida a un proceso de restauración capital por fuerzas de la Oficina del Historiador de La Habana, en coordinación con especialistas de la provincia. Se acometió la reparación total de la cubierta, pintura, un detallado proceso de conservación del mobiliario, objetos y fotografías, y la apertura de nuevos espacios, como la cocina, el baño y la letrina de la casa familiar, con lo que se eleva a diez el número de salas de la institución.

La reinauguración de la Casa Museo de Frank contó con la presencia de los miembros del Buró Político del Comité Central del Partido, Esteban Lazo Hernández y Miguel Díaz-Canel, y de la entrañable luchadora y compañera de Frank, Asela de los Santos, entre otros dirigentes. Es el primer paso para la creación en Santiago del Complejo Histórico de la Lucha Clandestina, proyecto que —al decir de Asela— intenta divulgar toda la obra de aquella etapa gloriosa del devenir patrio.

El día se inició con la colocación de flores en el Callejón del Muro, el sitio donde fueron baleados Frank y Pujol, y en el que las nuevas generaciones les dedicaron versos.

Minutos más tarde, en la Placita de los Mártires Flor Crombet —lugar de encuentro y conspiración de los revolucionarios—, y como el mejor símbolo de continuidad, tras el pase de lista de los caídos, un grupo de jóvenes santiagueros recibió el carné que los acredita como militantes de la UJC, en representación de los que ingresan a la organización este año en la provincia.

Como antesala, durante la noche del domingo 29, el maestro Frank Fernández, acompañado por músicos de las orquestas sinfónicas de Oriente, Holguín y Camagüey, ofreció un concierto de tributo a Frank País.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.