Desembarcos mambises en la península de Guanahacabibes - Cuba

Desembarcos mambises en la península de Guanahacabibes

La península de Guanahacabibes fue testigo de cuatro desembarcos mambises en la Guerra Necesaria

Autor:

Isairis Sosa Hernández

A pesar de que Antonio Maceo debe marchar al este del país porque Gómez se lo ha pedido, el anuncio de una nueva expedición —la segunda en llegar a la península— lo obliga a permanecer en Vueltabajo. Debe cuidar y distribuir el cargamento que recibirá. El 8 de septiembre de 1896 arriba la embarcación esperada por la punta de María la Gorda, en la ensenada de Corrientes. Antonio lo sabe al día siguiente y parte en su búsqueda con las tropas desde Tumbas de Estorino hacia Guanahacabibes.

Diez días después del exitoso desembarco tuvo lugar el encuentro con los expedicionarios en Puerta de la Güira. Es grande la emoción de todos, pues conocen la importancia que para la contienda tienen los cerca de mil fusiles (Remigton, Máuser y Lee) que trajo el vapor Three Friends, junto a 40 000 cartuchos, revólveres, un cañón neumático de dinamita, machetes, medicamentos y otros medios.

Antonio vuelve a abrazar al antiguo compañero Juan Rius Rivera, puertorriqueño veterano de la guerra del 68, y al joven Panchito Gómez Toro, hijo del Generalísimo. Luego Rius Rivera pone en sus manos el Boletín de Guerra que reproducía la alocución de Máximo Gómez por la muerte de José Maceo. Antonio queda petrificado y devora en silencio la terrible noticia. José era el hermano más querido y un bravo compañero de batallas. Pero la guerra tenía que seguir su curso y el alijo recibido le daría nuevos bríos a la campaña que libraba en Vueltabajo.

Unas semanas más tarde, el 26 de octubre de 1896, el diario La Lucha publicaba en sus páginas: «Por muchas fortunas que hayan tenido los rebeldes para traer expediciones de los Estados Unidos, es casi seguro que hoy, dado el contingente de ejército que el general Weyler ha destinado ya y el que aún piensa destinar a la provincia de Pinar del Río, les será también muy difícil a los insurrectos recibir auxilios y pertrechos de fuerza, porque los constantes movimientos de las tropas en las zonas impedirán aquellos desembarcos».

Sin embargo, el pronóstico fracasaría y el carso desnudo de la península de Guanahacabibes fue testigo de la llegada de otros dos alijos mambises. La que sería la tercera expedición cubana en fondear en estas aguas lo haría por punta Urbina, el 3 de enero de 1897, bajo el mando del comandante Rafael Pérez Morales.

Varios meses después, el 5 de septiembre de 1897, atracó el cuarto cargamento revolucionario por la playa Jaimanitas, ocho kilómetros al este de cabo Corrientes —según otras fuentes fue entre cabo Corrientes y punta del Fraile. Conducido por el general de brigada Emilio Núñez, el vapor Summers Smiths trajo a 16 expedicionarios y un cargamento compuesto por 39 fusiles, 500 cartuchos, 250 machetes, mil libras de dinamita, alambre, ropa, zapatos, medicamentos, piezas para fusiles, herramientas y alimentos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.