Queremos que se sientan orgullosos de nosotros

Compromiso de los universitarios cubanos con la causa de los Cinco

Autor:

Juana Carrasco Martín

Tres banderas, la de Cuba, la de la UJC y la de la Federación Estudiantil Universitaria, engalanaron el acto en la plaza Ignacio Agramonte (la emblemática Plaza Cadenas) donde varios centenares de jóvenes recibieron sus carnés de la FEU y se solidarizaron con la causa de los Cinco, buen comienzo para la muchachada que llega a una nueva meta en su vida.

«Queremos que ustedes se sientan orgullosos de nosotros», dijo uno de los jóvenes a René González, quien junto a su familia y al compañero de luchas de José Antonio Echeverría y eterno universitario Juan Nuiry, participaron en el encuentro que tuvo lugar minutos después y que se prolongó por más de dos horas en el teatro Sanguily, de la Facultad de Filosofía e Historia.

Allí se dieron cita, hasta llenar los pasillos, una representación de las 17 facultades de la Universidad de La Habana, que preguntó y escuchó atentamente a uno de los cinco hombres a quienes admiran por su valor y lealtad a la patria.

La juventud cubana no ha perdido la esencia de nuestro pueblo revolucionario y su compromiso está adaptado a su tiempo, a los cambios de la Cuba que tenemos y la conciencia de seguir haciendo, respondió René a una de las preguntas y enfatizó: «Confío mucho en la juventud cubana».

Lo hizo ante la banderola que presidía el teatro, en la que resaltaban el rostro del Comandante Fidel y el querido símbolo de la Universidad, el Alma Máter, con la sentencia: «Aquí me hice revolucionario».

A ellos les exhortó a prepararse para lo que deben aportar al proyecto de construir el socialismo, «que puede ser todavía una utopía y tenemos que hacerlo realidad», a lo que añadió: «Los felicito por el futuro que ustedes van a construir con alegría y profundidad».

René destacó el importante momento que viven ahora y lo que harán con ese futuro; lo importante de estar en Cuba y vivir en Cuba, donde las transformaciones permitirán la construcción de una mejor sociedad para todos y entre todos.

Fue una mañana de estímulo a la creación de ideas y de conciencia, donde el héroe —acompañado del espíritu de sus cuatro hermanos aún presos—, llamó a aprovechar el tiempo, a no olvidarse de los cubanos que con sus manos hacen las riquezas que les permiten estar en la Universidad, y la importancia de llegar a esta casa de altos estudios con una escala de valores que dan la familia, la escuela y la sociedad y que les permiten ser buenas personas y a partir de ahí hacerse revolucionarios.

Recuerden, apuntó René, que en cada uno de ustedes hay un héroe; está escondido y debe salir en su oportunidad. Ustedes van a tener sus propias tareas, y la oportunidad de convertirse en los héroes cotidianos de nuestro pueblo, que no se conocen, pero están día a día haciendo lo correcto, aún ante las mayores tentaciones, y las vencen.

¿Cómo se resiste en la cárcel? ¿Cómo los trataban los presos comunes?, fueron interrogantes que le permitieron hablar de la conciencia de los hombres, del encontronazo moral entre el concepto de los carceleros y de la justicia estadounidense y el nuestro, de la capacidad de rebelarse ante la injusticia y de la profundidad de la dignidad humana.

Tras reconocer el entusiasmo y la creatividad de los universitarios en la campaña por la liberación de los cuatro hermanos, hizo el llamado a redoblar esfuerzos, a volcarse en las redes sociales para llegar al pueblo norteamericano, y concluyentemente René resaltó que el problema fundamental es que hay cuatro hombres que están presos y eso es una injusticia.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.