Tan cerca, pero ¿tan lejos?

En el período de abril de 2012 a marzo de 2013 podrían haber viajado a Cuba 1,86 millones de turistas estadounidenses de no existir la política de bloqueo de la Casa Blanca contra la Isla, que además obstaculiza y encarece servicios, operaciones y aseguramientos logísticos

Autor:

Mayte María Jiménez

Viajar virtualmente a un país, y promocionar y comercializar los servicios, todo en la plataforma de Internet, son realidades de cualquiera de los principales destinos turísticos del mundo, incluida la región del Caribe, excepto Cuba.

Así funciona hoy un elevado por ciento de la maquinaria de la industria del ocio en todo el orbe, con la posibilidad de anunciarse en los más conocidos y acudidos sistemas de servicios de la web, como Google, Yahoo, MSN; y de utilizar sistemas disímiles para la comercialización del producto turístico.

Lejos de esa posibilidad, la Mayor de las Antillas pierde cada año miles de millones de dólares como consecuencia directa del bloqueo económico, financiero y comercial estadounidense, una política contra Cuba que desde hace más de 50 años no solo limita al país y a su economía, sino que además coarta el genuino derecho de millones de personas de la nación norteamericana de conocer el archipiélago .

Según datos ofrecidos a nuestro diario por el Ministerio de Turismo (Mintur), en el período de abril de 2012 a marzo de 2013 podrían haber viajado a Cuba 1,86 millones de turistas de Estados Unidos, de los más de 12,4 millones que eligen los destinos del Caribe para su tiempo de esparcimiento.

Rosa Adela Mejías Jiménez, directora de Relaciones Internacionales del Mintur, explicó a este diario que mientras ese mercado emisor está en constante crecimiento hacia nuestra región, Cuba permanece como un «sitio prohibido», y «distante» a pesar de la cercanía.

Las restricciones impactan todas las modalidades de turismo ofrecidas en la Mayor de las Antillas, como la náutica, una de las más practicadas por ese mercado emisor. Por ejemplo, el Grupo Empresarial de Marinas y Náuticas, Marlin, dispone de unos 700 atracaderos que podrían albergar, con un 75 por ciento de ocupación, a 191,6 miles de embarcaciones-días al año.

A ello se sumaría la posibilidad de otros productos como la pesca deportiva, buceo contemplativo, excursiones y, por supuesto, los servicios de playas, en uno de los destinos más atractivos de esa modalidad en el Caribe y el mundo.

No son pocos los amigos que desde lejanas geografías buscan referencias de Cuba y tienen la intención de acceder a sus paquetes turísticos. Sin embargo, todos encuentran limitaciones para realizar reservaciones mediante transacciones de crédito y comercio electrónico.

Precisa Rosa Adela que el Gobierno estadounidense intensifica las maniobras para limitar estas acciones en la plataforma web, ya que los hoteles cubanos solo pueden utilizar el sistema Amadeus (base de datos capaz de almacenar y actualizar de forma inmediata grandes cantidades de información sobre la oferta de empresas turísticas a nivel mundial), de los cuatro grandes Sistemas Globales de Distribución, mientras que otros proveedores intermediarios se inhiben de relacionarse con entidades turísticas cubanas por temor a ser multados.

«Magia» Para los abastecimientos

No solo resulta engorroso para el sector turístico cubano  hacerse de un mercado emisor potencialmente fuerte, sino que con el bloqueo también se obstaculizan y encarecen los servicios, operaciones, y aseguramientos logísticos, decisivos para el sector turístico, cuya afectación se estima es millonaria.

Abelardo Fernández Falero, presidente de la Comercializadora ITH S.A., perteneciente al Mintur, aseguró que para lograr proveer a ese sector de alimentos y bebidas, artículos de ferretería y del avituallamiento necesario para los servicios de mantenimiento de la infraestructura, así como de las nuevas inversiones, se deben incrementar los costos de manera alarmante.

Precisa que la mayoría de los productos requeridos por el grupo empresarial deben comprarse por terceros e intermediarios, encareciendo sus costos, cuando podrían obtenerse directamente en el mercado estadounidense.

En este sentido, no solo está afectándose la economía nacional. Indica el directivo que muchos suministradores estadounidenses pierden la oportunidad de llegar a un mercado seguro como Cuba, por lo que esta es una restricción que afecta a ambos países.

«La intermediación de otros proveedores no productores encarece en más de un 25 por ciento las compras de productos que serían factibles de adquirir en Estados Unidos. Se estima que solo por ese concepto pudieran elevarse las compras de ITH a ese mercado a más de 40 millones de dólares», agregó.

Expuso que cada año el grupo debe asumir costos adicionales —como promedio un 30 por ciento por encima— para abastecer la industria turística en Cuba.

La imposibilidad de acceso al mercado natural estadounidense por causa del bloqueo obliga a la utilización de intermediarios y otros proveedores que originan un costo adicional por financiamiento, al incorporar el concepto de riesgo país, lo que se manifiesta en tasas de interés por crédito más elevadas que las promedio, añadió.

Señaló Fernández Falero que en el período de abril de 2012 a marzo de 2013 fueron erogados por pago de intereses totales (financieros y comerciales) 2 480 600 CUC.

Además, estos perjuicios del bloqueo representan en esa rama un elevado costo por la reubicación geográfica de las compras, de los fletes y seguros, debido a la lejanía de los mercados y la inmovilización de recursos por grandes inventarios.

Entre los factores que inciden en estas limitaciones de compra para el mercado cubano está el tener que acudir frecuentemente a créditos comerciales más gravosos que los créditos blandos estatales y bancarios, y muy difíciles de obtener, debido a la presión que ejerce el Gobierno de Estados Unidos a terceros países.

A ello se suman los nocivos efectos de la variación de las tasas de cambio, dada la necesidad de efectuar compras de divisas, ya que el bloqueo les impide a las entidades cubanas utilizar el dólar estadounidense como moneda de pago.

Ver más allá de las cifras

Un informe del sector que expone en detalle los daños y perjuicios ocasionados por la política de bloqueo a Cuba en el período desde abril de 2012 hasta marzo del actual año, aborda también las afectaciones ocasionadas por la Ley Torricelli. Por ejemplo, la prohibición de que los buques que toquen puertos cubanos accedan a los de Estados Unidos, lo cual origina dificultades para obtener ofertas de operaciones de buques, junto a tarifas más elevadas.

Por el volumen de contenedores operados, se calcula que de no existir el bloqueo, solo por concepto de fletes, así como la necesidad de menos almacenes, se lograría un ahorro estimado de tres millones de dólares.

Precisó Fernández Falero que la lejanía de los mercados actuales, sumada a largos períodos de transportación, implica un aumento de los inventarios de mercancías, lo que origina mayores gastos y riesgos por la inmovilización obligatoria de recursos, incluida la estadía. Ello obliga a contar con áreas de mayor almacenaje.

El inventario promedio de mercancías para la venta ascendió el pasado año a 38 millones de CUC, y el promedio de rotación fue de 5,1 veces en ese período. Subrayó, además, que según cálculos realizados, en caso de garantizar un flujo permanente y estable de motonaves desde distancias cortas, las rotaciones de las mercancías podrían aumentar hasta ocho veces y el valor de los costos de inventarios se reducirían a unos 25,3 millones de CUC, por lo cual se dejaría de inmovilizar capital de 12,7 millones de CUC.

Según el Presidente de ITH, en 2012 ese grupo empresarial cerró contratos con 201 proveedores, de los cuales solo el 31 por ciento correspondió a productores, mientras el 69 por ciento se logró mediante intermediarios.

En total se gastaron 31,4 millones de CUC de más, por disímiles motivos, como la adquisición de mercancía con precios diferenciados, intereses por créditos comerciales y financieros, y la variación de las tasas de cambio.

Todas las circunstancias y presiones impuestas desde la Casa Blanca buscan asfixiar a uno de los sectores de mayores ingresos en Cuba. Sin embargo, cada vez son más las personas de todas las latitudes que buscan acceder a nuestro país, pues el encanto de este archipiélago sigue conquistando pese a todas las barreras.

 

 

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.