El Movimiento Juvenil Martiano: 25 años después - Cuba

El Movimiento Juvenil Martiano: 25 años después

Constituye, junto a otras organizaciones, una importantísima institución que, con su propio estilo, relaciona a muchos jóvenes de todo el país con la historia nacional y con lo mejor del pensamiento político cubano

Autor:

Héctor Hernández Pardo

Pujanza, profundidad de pensamiento, riqueza de iniciativas, voluntad de trabajo, estabilidad esperanzadora, claridad de la responsabilidad ideológica que le compete en el momento actual, compromiso con la Patria y la Revolución, afirmación del pensamiento de José Martí… son algunas de las conclusiones que surgen de inmediato al valorar la labor que en los últimos tiempos viene desarrollando el Movimiento Juvenil Martiano (MJM) y sus proyecciones para los próximos años, todo lo cual fue analizado profundamente en el reciente Consejo Nacional de esa institución.

Ello significa una gran noticia para los maestros y profesores de todos los niveles de educación, las instituciones martianas de todo el país y para todas las organizaciones que de alguna manera trabajan por afincar en la sociedad cubana las tradiciones revolucionarias de nuestro pueblo, los valores éticos, patrióticos y antiimperialistas que nos legó el Apóstol y de todos aquellos que han aportado a la formación de la nación cubana.

Y es que el Movimiento Juvenil Martiano —próximo a cumplir un cuarto de siglo de existencia— constituye, junto a otras organizaciones especializadas que atiende la Unión de Jóvenes Comunistas, una importantísima institución que, con su propio estilo, relaciona a muchos jóvenes de todo el país con la historia nacional y con lo mejor del pensamiento político cubano, aportando de esa manera al objetivo supremo de formar al ciudadano ejemplar y a las vanguardias que garantizarán las conquistas revolucionarias y sociales, y la independencia alcanzada, y darán continuidad al camino trazado de una sociedad próspera y con equidad, «con todos y para el bien de todos».

En ese contexto sobresale el propósito del Movimiento de impulsar con fuerza y amplia participación en los centros docentes y de trabajo, los Seminarios Juveniles de Estudios Martianos; y su empeño en que estos tengan un impacto social a nivel municipal y provincial, para llegar a 2015 con un excelente evento nacional.

Por cierto, el Seminario Juvenil de Estudios Martianos, que cumplirá próximamente 40 años de fundado, ¿quién puede dudar de que se trata de un proceso y un espacio hermoso, noble, de gran provecho cultural e ideológico?

Y estas percepciones no son resultado de sueños. Es un hecho real. ¿Cuántas mujeres y hombres que hoy tienen importantes responsabilidades o trabajan en los más diversos campos de la vida nacional, recuerdan con agrado sus primeros pasos en los seminarios juveniles martianos o como integrantes del Movimiento Juvenil Martiano?

Grande será su satisfacción para esas mujeres y hombres cuando ven que sus hijos o nietos, al igual que ellos lo hicieron en su momento, se enfrentan hoy a la lectura de La Edad de Oro o a algunas de las obras fundamentales del hombre de Nuestra América, previstas para bien en nuestro sistema de educación, y abren su mente y su corazón a los principios éticos, humanistas y patrióticos que José Martí inculca.

Pero si importante es el Seminario de Estudios Martianos, porque implica la participación de cientos y miles de niños y jóvenes a lo largo y ancho de la República; también lo es el hecho de que el Movimiento Juvenil Martiano no se limita a esa acción, sino que amplía considerablemente su espacio de influencia con actividades muy bien pensadas, entre estas la realización y perfeccionamiento a escala comunitaria de los Diálogos de Generaciones; la constitución de una Cátedra de Pensamiento, recorridos por rutas históricas bajo el lema Con Martí, por Cuba; la organización de cursos de verano y otros espacios de confrontación cultural y académica destinados a enriquecer los estudios martianos; la creación de un blog del MJM, y la preparación de eventos provinciales como el previsto para Cienfuegos los próximos 10 y 11 de enero Ganémosla a pensamiento.

El Movimiento se plantea también, entre otras tareas, favorecer la protección y embellecimiento de tarjas y monumentos históricos, y colaborar en la atención a los Bosques y Jardines Martianos que existen en todas las regiones.

A todas luces el MJM, con jóvenes entusiastas en su Consejo Nacional y en las distintas provincias, avanza por buen rumbo. A ellos, como ha sido siempre, no les faltará el apoyo del Centro de Estudios Martianos y de la Sociedad Cultural José Martí.

Basado en puro activismo juvenil, cuya energía parte de la sensibilidad de sus integrantes para entender el valor estratégico del pensamiento de José Martí, a casi 25 años de fundación, el Movimiento reafirma que nació para quedarse, por la importantísima misión que asume. Siempre marchando al lado de la UJC, alimentado en su desarrollo por la atención y el respaldo de la organización de la vanguardia de la juventud cubana, estimulado por la admiración y respeto social, abre cauces renovados para el estudio, la promoción y la afirmación del ideario martiano en las nuevas generaciones, que es construir cimientos sólidos en el plano espiritual, revolucionario y patriótico.

¡Que así sea! La Patria y el futuro lo agradecerán. Como nos advertía el Maestro: Es de jóvenes triunfar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.