Y entraron a San Luis - Cuba

Y entraron a San Luis

Las fuerzas del Ejército Rebelde desplegaron una intensa ofensiva en diciembre de 1958 en cumplimiento de las órdenes de Fidel para tomar definitivamente la ciudad de Santiago de Cuba

Autor:

Eduardo Pinto Sánchez

Los vientos invernales de diciembre no aplacaron la intensa ofensiva que las fuerzas del Ejército Rebelde llevaban a cabo por esos días decisivos de 1958, en cumplimiento de las órdenes de Fidel, para tomar definitivamente la ciudad de Santiago de Cuba.

Una posición estratégica para el enemigo era el poblado de San Luis, por ser un enclave comunicacional, al confluir allí un nudo ferroviario y de carreteras, que implicaba también la presencia de más de dos centenares de efectivos militares de la tiranía batistiana, bien armados y ocupando posiciones que los favorecían en el combate, entre estas el cuartel, la estación de Policía, un aserrío y la estación de ferrocarril.

La Columna 17 Abel Santamaría, dirigida por el comandante del Ejército Rebelde Antonio Enrique Lussón, del II Frente Oriental Frank País García, tuvo el protagonismo combativo de esos días, en acción combinada con la Columna 9, del III Frente Oriental Dr. Mario Muñoz Monroy.

En una primera tentativa, tras una fuerte resistencia, las tropas rebeldes comandadas por los capitanes Raúl Menéndez Tomassevich y Félix Duque Guelmes, que habían sitiado el poblado, avanzaron hacia el interior de este e hicieron rendir la estación de Policía.

Sin embargo, un refuerzo batistiano, apoyado por la aviación, salió hacia San Luis y logró penetrar en el pueblo con una fuerza muy superior a la de los revolucionarios, que se retiraron, pero sin levantar el cerco.

La constancia rebelde continuó y entre los días 6 y 7 de diciembre se retomó el ataque por fuerzas al mando del capitán Tomassevich y de la Columna 9.

Así fueron tomados el aserrío y la estación de ferrocarril, y el enemigo quedó confinado en el cuartel. Dos tanques de guerra, seis camiones llenos de soldados y dos carros de exploración integraban el contingente que salió desde Santiago de Cuba para ayudar a los guardias sitiados; no obstante, ese poderoso refuerzo fue contenido momentáneamente por los rebeldes.

El 8 de diciembre de 1958, apoyadas por aviones   bombarderos B-26, las tropas batistianas reanudaron su marcha, rescataron a los cercados y retrocedieron hacia Palma Soriano.

Quedó de esa forma listo el escenario para que las tropas rebeldes entraran definitivamente al poblado en la mañana del día 9, pasando San Luis a formar parte de la Cuba libre, luego de 16 días de combates. De este modo, la Operación Flor Crombet cumplía eficazmente su objetivo.

En el actual territorio de Santiago de Cuba, ese mismo día, el histórico poblado de Baire era sumado a las fuerzas rebeldes.

Durante los días sucesivos proseguiría indetenible la Operación Santiago. Las fuerzas del II Frente continuaron cercando y aniquilando posiciones enemigas, al igual que las del III Frente que, desde la Batalla de Guisa, combatían unidas al I Frente.

Agradecemos la colaboración en esta sección de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.