La asignatura pendiente

Entre los empeños más profundos por los cuales pasará el sistema nacional de enseñanza están los cambios curriculares, que no son solo una trama de asignaturas, sino todo aquello que influye en la formación de un ciudadano culto, ético y con un proyecto de vida

Autor:

Margarita Barrios

Una aspiración de los educadores y de toda la sociedad es elevar la calidad de la enseñanza que reciben los más jóvenes cubanos; en tal sentido el Ministerio de Educación ha venido instrumentando cambios. Quizá entre los más notables se encuentran el regreso a las tradicionales clases «de tiza y pizarrón», así como el reencuentro de los estudiantes con los laboratorios para la enseñanza de las Ciencias.

Con estos cambios se pretende superar las deficiencias que ocurrieron entre 2005 y 2009, motivadas por diversas razones, y que marcaron negativamente los éxitos notables alcanzados por el país en materia educacional.

Pero, ¿tiene hoy el país la escuela que se necesita en todos los niveles de enseñanza, esa que paradigmáticamente no solo enseña e instruye, sino que prepara para la vida?

Quizá uno de los empeños más profundos por los cuales pasará la escuela cubana de hoy serán los arreglos curriculares, entendiendo que el currículo no es solo una trama de asignaturas, sino que incluye todo aquello que influye en la formación de ese ciudadano culto, ético y que, al terminar la enseñanza general y dirigirse a la Educación Superior o la vida laboral, lleve consigo un proyecto de vida.

Currículo es algo más

El Doctor Lisardo García Ramis, director del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas (ICCP), explicó que el currículo de los diversos niveles de enseñanza general, que incluye planes y programas de estudios, data del año 1975, al cual se le han ido añadiendo modificaciones según las circunstancias lo han requerido.

«Ese currículo tiene una estructura disciplinaria bastante tradicional y estamos apostando por una caracterización diferente, con un sentido más amplio, que no solo incluye planes y programas de estudios.

«Se trata de una modificación conceptual, que reconoce que la actividad docente forma al estudiante no solo mediante la estructura académica, con asignaturas, sino con todo el sistema de actividades y de relaciones comunicativas en las cuales está implicado.

«La familia y la comunidad, puntualizó, están involucradas en los procesos formativos más trascendentes que tiene la escuela cubana, y este cambio de concepto es esencial».

El Doctor García Ramis destacó que, si bien el currículo escolar tiene que poseer un carácter normativo, como lo tiene en todas las sociedades, debe tener también la flexibilidad necesaria que le permita ajustarse a las condiciones sociales, a los mecanismos de autorregulación de la escuela, y en el cual participen los diferentes agentes educativos.

«Cuba tiene grandes avances en la educación, pero no podemos dejar de reconocer que la participación de todos, me refiero a la familia, los propios estudiantes, las organizaciones, la comunidad, de una manera armónica, organizada y coherente, es una asignatura que no tenemos completa.

«Si tuviéramos que hacer una caracterización rápida de la escuela cubana hoy, pudiéramos decir que no atiende las peculiaridades de cada contexto comunitario; ni la familia y las organizaciones sociales juegan el papel que deben en el entramado concebido, a pesar de que tenemos conformados en la escuela muchos sistemas de actividades.

«El consejo de escuela, dirigido por un padre y aliado de la dirección del centro escolar, es una entidad que puede funcionar muy bien.

«Debemos, sobre todo, lograr una mayor integración de las asignaturas y las áreas de contenido y aprovechar las potencialidades que nos brinda el contexto comunitario.

«Por lo tanto, el currículo va a tener un componente común obligatorio para todas las escuelas de manera uniforme, que determina el nivel básico del ciudadano en la impartición de materias como Matemática, Lengua materna, Historia; pero una parte es generado por la escuela, a partir de una cierta norma. Esto permitirá que el centro escolar se parezca más a sus alumnos y al lugar donde está enclavado».

Diversidad y talento

El Doctor Lisardo García Ramis significó que en la mayoría de los casos las asignaturas están muy recargadas de materia, lo cual va en detrimento de otras actividades.

Además, puntualizó, se hace necesario engarzar mejor el paso de una enseñanza a otra, para que no se produzcan baches o saltos en el aprendizaje.

«Es necesario que el prescolar se parezca más al primer grado y viceversa, así mismo sucede con el sexto y séptimo grados, y con el noveno y la enseñanza media superior. Si no hay ruptura, también habrá más éxito en el aprendizaje.

«Tenemos formas de atender el talento: el deportivo, el artístico, pero no todo estudiante verdaderamente talentoso está bien atendido.

«Por otra parte, hay alumnos que necesitan de repasos, que su desarrollo intelectual es más lento. Ese espacio tiene que estar concebido en el programa de clases. Por ello puede haber actividades en una escuela que no haya en otra, porque, por ejemplo, esté enclavada en una zona agrícola.

«También se debe potenciar el trabajo en grupo y los proyectos técnico-sociales, que motiven a los estudiantes a la investigación.

«Todos queremos que nuestros muchachos tengan un proyecto de vida, pero hay que planteárselo, y eso no siempre se aprende en la casa. Acercarse a las habilidades a través de trabajos científicos, técnicos y sociales sencillos, ajustados al nivel escolar que se curse, puede ser parte de las actividades de una asignatura, pero tiene que haber un cierto tiempo en la escuela para emprenderlo.

«Las sociedades científicas, los círculos de interés y las actividades culturales y deportivas a veces se desarrollan al uso y no de manera planificada. Hay buenas experiencias, sin embargo, hay que planearlo en la concepción estructural, y debe jugar un papel importante el vínculo de la familia y la escuela.

«Nuestro currículo futuro, y estoy hablando de un futuro relativamente cercano, debe tener formas diversas del trabajo docente y tiempo disponible para ajustarlo a las condiciones que tiene cada lugar. Son retos, pero son las aspiraciones de nuestro sistema de enseñanza para que sea superior».

Puesto clave

Un puesto clave en el sistema de enseñanza es el director de escuela, pues, como quien toma la batuta para que todos los instrumentos de la orquesta toquen al unísono, de su labor dependerá que reinen el orden y la disciplina, indispensables para el correcto aprendizaje y formación de los estudiantes.

La secundaria básica Manuel Bisbé, del municipio capitalino de Playa, es centro de referencia municipal. Su directora, la máster María Oliver Ferrán, asegura que la estabilidad del claustro y la preparación del mismo son fundamentales para ese resultado.

«Comencé a trabajar como profesora de esta escuela en 1978, y hace 11 años que soy directora. Trabajando me hice licenciada y máster.

«Esta es una profesión a la que hay que dedicarle mucho tiempo.

«La escuela y mis compañeros de trabajo son mi segunda casa y familia, pero tiene la recompensa de que uno sabe que está haciendo una labor muy útil».

—¿El maestro tiene tiempo para superarse?

—Está obligado, nunca se puede cerrar el libro, así sucede en la mayoría de las profesiones, pero en esta hay que estar actualizado, siempre hay algo nuevo que aprender.

«La Manuel Bisbé tiene 754 alumnos y 42 docentes. Todos los profesores son licenciados, y algunos procedentes de Santiago de Cuba, Villa Clara, Artemisa y Mayabeque.

«La estabilidad en el claustro me permite aprovechar bien los espacios de superación. Ahora, como se imparten dos asignaturas, resulta más fácil de organizar. Tengo jefes de grado y tutores que son el puntal para los que tienen menos experiencia».

—Hay cambios que se están ejecutando en este nivel de enseñanza...

—Es cierto, y los hemos ido asimilando: los profesores impartiendo dos asignaturas con las clases presenciales, tenemos una buena biblioteca, círculos de interés y los laboratorios para la enseñanza de las ciencias.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.