La Operación Verdad

El 21 de enero de 1959, más de un millón de cubanos se concentró frente al Palacio Presidencial para demostrar su apoyo a la Revolución y su repudio a la campaña de prensa contra la aplicación de la justicia revolucionara a los crímenes de guerra. El acto contó con la presencia de 380 periodistas venidos de todo el continente americano

Autores:

Eugenio Suárez Pérez
Acela Caner Román

Convocado por el Comandante en Jefe Fidel Castro, el 21 de enero de 1959, más de un millón de cubanos se concentró frente al Palacio Presidencial para demostrar su apoyo a la Revolución y su repudio a la calumniosa campaña de la prensa estadounidense contra la aplicación de la justicia revolucionaria a los criminales de guerra.

El acto —que ha pasado a la historia con el nombre de Operación Verdad— contó con la presencia de 380 periodistas venidos de todo el continente americano, para informar al mundo sobre la realidad de Cuba.

Ante el pueblo, el cuerpo diplomático y centenares de periodistas extranjeros, Fidel denunció la campaña enemiga contra Cuba, la que calificó como «la más infame, más criminal y más injusta que se ha lanzado contra ningún pueblo». También resaltó el trato justo del Ejército Rebelde hacia los prisioneros del ejército enemigo devueltos a la Cruz Roja Internacional, y cómo cientos de heridos en combate habían sido atendidos por los pocos médicos rebeldes.

El jurado de un millón de cubanos ha votado

En un momento de su intervención, Fidel expresó:

«Imaginad, señores periodistas de todo el continente, señores representantes diplomáticos acreditados en Cuba, imaginad un inmenso jurado, imaginad un jurado de un millón de hombres y mujeres de todas las clases sociales, de todas las creencias religiosas, de todas las ideas políticas. Yo le voy hacer una pregunta a ese jurado; yo le voy hacer una pregunta al pueblo. Los que estén de acuerdo con la justicia que se está aplicando, los que estén de acuerdo con que los esbirros sean fusilados, que levanten la mano (la multitud levanta la mano unánimemente).

«Señores representantes del cuerpo diplomático, señores periodistas de todo el continente, el jurado de un millón de cubanos de todas las ideas y de todas las clases sociales, ha votado»1.

Aprobado Raúl como segundo jefe del M-26-7

Pese a saber la creciente preocupación del pueblo por su seguridad ante la posibilidad de que él pudiese ser víctima de una agresión, Fidel reafirmó su voluntad de seguir desafiando tranquilamente todos los peligros.

No obstante, para prevenir las consecuencias de cualquier atentado fatal contra su vida, planteó que le iba a proponer a la Dirección del Movimiento 26 de Julio que designara al compañero Raúl Castro como segundo jefe del Movimiento. No porque fuera su hermano —alegó Fidel—, sino porque lo consideraba con cualidades suficientes para sustituirlo en el caso de que él mañana muriera en la lucha. También expuso las virtudes del entonces Comandante Raúl Castro y manifestó que él no solo pensaba en el presente, sino también en el futuro de la Patria.

Para no decidir unilateralmente la propuesta de que Raúl pudiera sustituirlo, el líder revolucionario consultó al pueblo si estaba de acuerdo o no. Con aclamaciones y gritos, el pueblo le respondió: Sí.

La conferencia de prensa más grande del mundo

Al día siguiente, el 22, en el salón Copa Room del hotel Havana Riviera, reunido con los periodistas convocados al acto de la Operación Verdad, Fidel destacó cómo en menos de 72 horas se logró organizar «la conferencia de prensa más grande del mundo…». Las palabras iniciales del líder cubano fueron: «Yo me someto al examen y al interrogatorio de la opinión pública de América a través de ustedes»2.

Sus respuestas a las preguntas fueron diáfanas y concretas. Entre ellas, el Comandante en Jefe expresó su profundo sentir por los intereses de la Patria y de nuestra América, la Patria Grande. Aseveró que defendía la independencia económica y política, el cese de la explotación y el establecimiento de regímenes de independencia social dentro del más amplio cuadro de libertades humanas. Asimismo, Fidel expuso que la idea era la primera fuerza, y la opinión pública, la segunda, y que la ayuda de la Revolución al resto de los países de Latinoamérica era el ejemplo.

1 Fidel Castro Ruz: Discurso pronunciado en el Palacio Presidencial, 21 de enero de 1959.

2 Fidel Castro Ruz: Conferencia de Prensa, 22 de enero de 1959.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.