Urgencia que requiere millones

La ganadería cubana precisa reordenar su masa y acometer inversiones que complementen un adecuado manejo

Marianela Martín González
marianela@juventudrebelde.cu
21 de Abril del 2014 23:28:40 CDT

Cuba necesita producir cada año cerca de mil millones de litros de leche para autoabastecerse. De ese modo, ahorraría anualmente más de 180 millones de dólares, al dejar de importar leche en polvo.

En la década de los 80 se sobrepasó esa cifra. El mayor récord histórico data de 1984, cuando se alcanzaron 1 138 millones de litros.

Cinco años después, con el período especial, cayó el modelo que sustentaba los niveles productivos, tanto de leche como de carne. Como explicó el doctor Fernando Funes Aguilar —investigador de la Estación Experimental de Pastos y Forrajes Indio Hatuey—, la ganadería tropical que se practicaba en Cuba, de acuerdo con los cruces, la inseminación y el promedio de litros de leche por vaca, quedó sepultado en medio de las escaseces.

«La masa de ganado vacuno, que llegó a más de siete millones en los primeros años de la Revolución, bajó a menos de cuatro millones de cabezas. El golpe por el cambio de alimentación fue contundente e incidió de manera notable en la depauperación de esta importante rama agrícola.

«Eso trajo como consecuencia que se redujera la producción de leche de 1 100 millones de litros a 400 millones. En 2004 llegó a tocar fondo con la producción de 340 millones. También se redujo la producción de carne de    300 000 toneladas a 100 000 cada año.

«Para analizar la ganadería en la actualidad hay que tener en cuenta que el ganado vacuno estaba fundamentalmente en manos del sector estatal en 1989. Este poseía el 75 por ciento de esa masa, y el 25 por ciento pertenecía al sector privado y cooperativista. En 2004 mermaron las cifras del Estado, y el 75 por ciento pasó a manos privadas y a distintas formas de cooperativas».

El Doctor Funes, quien en 2012 mereció el Premio Nacional de la Asociación Cubana de Técnicos Agropecuarios y Forestales, señaló que en 1991 la utilización de piensos en la ganadería vacuna bajó a la mitad, en relación con el empleado en la década de los 80, y en los años subsiguientes fue hasta 15 veces menor.

Las mieles finales, provenientes de la industria azucarera, se redujeron al 90 por ciento en los primeros años del período especial, y después a menos del 50 por ciento. Han faltado las sales minerales, harina de pescado, urea y otros recursos para la alimentación animal, así como la disponibilidad de maquinaria, combustible, piezas y neumáticos, entre otros insumos que necesita la ganadería.

Inyección demasiado costosa

Aldaín García Rodríguez, director de Ganadería del Ministerio de la Agricultura (Minag), señaló que para lograr los niveles de antaño se precisan cuantiosas inversiones y una estricta disciplina tecnológica que posibilite con urgencia el manejo de la masa ganadera.

Solo así los indicadores económicos se elevarán, y las muertes como consecuencia de la desnutrición, la sequía, los accidentes y enfermedades prevenibles se evitarán.

Aldaín dijo que, en medio del esfuerzo para recuperar la ganadería y garantizar parte de la alimentación, existen cerca de 800 000 hectáreas de pastos —incluidos kingras, caña, moringa y morera—, y que se ha importado semilla de pastos mulata 1 y 2, de alto poder nutritivo.

Apuntó que existe un diagnóstico de las necesidades objetivas del sector con propuestas de inversiones, las cuales serán valoradas por el Gobierno próximamente. Pero por razones financieras, sobre todo, las acciones no se podrán acometer a la vez y con la prontitud que precisan, por lo que en un inicio se priorizarán los principales polos productivos.

En 2013 —según el Director de Ganadería del Minag— se demandaron 331 millones de litros de leche a los productores. La solicitud se correspondió con el balance estimado por el Ministerio de Finanzas y    Precios.

El plan surgió del equilibrio de las potencialidades reales del sector ganadero y de las condiciones económicas del país para poder importar leche en polvo. Sin embargo —señaló el directivo—, ese año solo se contrataron 300 millones de litros, y finalmente a la industria llegaron 289 millones.

En 2014 la contratación para la industria asciende a 324 millones de litros, y a juzgar por el cumplimiento del primer trimestre, la entrega marcha de manera satisfactoria: de los 45 290 080 de litros pactados se tributaron 46 523 400 en ese período.

Según Aldaín, el comportamiento se fundamenta en el aumento de los niveles de exigencia en la base productiva para que se entregue la leche contratada. También el funcionamiento de 645 puntos refrigerados distribuidos a todo lo largo del país permite que el alimento llegue a la industria láctea con mejores parámetros de calidad.

El directivo dijo que el 30 de junio deben quedar instalados 974 puntos refrigerados en todo el país.

Estos puntos realizan tres pruebas que dan cuenta de los niveles de agua, acidez y mastitis. Existe además una pesquisa visual para evitar que la leche con materias extrañas llegue a la industria.

Según Aldaín, las comprobaciones deben realizarse de modo individual, para que quienes no cumplan con las normas técnicas durante el ordeño no contaminen la leche de buena calidad, y afecten económicamente a los productores eficientes.

Precisó que cuando el camión recoge la leche debe hacer, además, una prueba al contenido del tanque, para dejar constancia de la calidad del producto que traslada y evitar que lo adulteren. Cada paso de la comercialización debe estar respaldado por una certificación que valide los procesos.

Apuntó que en cada punto debe existir una nómina que dé cuenta del cumplimiento del contrato por productor. Está legislado que quienes incumplan pueden ser demandados por la industria láctea del Ministerio de la Industria Alimentaria.

Por su parte, Gustavo Rodríguez Rollero, titular del Minag, ha asegurado que este año las empresas agropecuarias y cooperativas que prestan servicios a los productores recuperarán las fincas de compra venta y las de mejora de ganado.

La aseveración la hizo el titular de la Agricultura en el encuentro con los mejores productores, en septiembre pasado. En esa oportunidad precisó que esas fincas tendrán sus pesas, base alimentaria y garantía de agua para la permanencia de los animales.

Rodríguez Rollero mencionó otras acciones de carácter infraestructural encaminadas a recuperar la ganadería, entre estas las concernientes a la ceba y a potenciar la inseminación artificial en todo el país. Concedió gran importancia a la recuperación de la potestad del médico veterinario para poder avanzar a los ritmos que el país exige.

Mientras se consolidan los proyectos enunciados, habrá que seguir pensando en el buen trecho que resta, teniendo en cuenta todo lo que se requiere para que la ganadería salga de la depauperación en que se encuentra.

Las muertes registradas el año pasado en la masa ganadera son solo la punta del iceberg de un entramado de dificultades que dependen del mejoramiento de las condiciones objetivas y de cambios subjetivos en productores y directivos.

En cada proyección deberá incluirse los mayores retos del país y, por consiguiente, del agro cubano: el envejecimiento poblacional y el cambio climático.

No debe pensarse en una agricultura que excluya el desarrollo tecnológico, cuando es cierto que faltan brazos en el campo, y los que hay están cada vez más envejecidos. Asimismo, habrá que diseñar modelos con capacidad de respuesta rápida ante sequías y períodos intensos de lluvia, imprevistos asociados a las variaciones del clima.

El problema financiero es el handicap del progreso tecnológico que requiere la agricultura toda. Por eso, cuando el vicepresidente de los Consejos de Estados y de Ministros Marino Murillo, explicó ante la Asamblea Nacional del Poder Popular por qué era necesario aprobar la Ley para la Inversión Extranjera, entre los sectores más necesitados de esta mencionó a la agricultura y, dentro de ella, a la ganadería.

Hacen falta millones, todos lo sabemos. Ahora la luz puede ser la inversión extranjera, pero mientras esta se abre paso en la Isla habrá que ajustar aspectos que no requieran de capital foráneo, sino de sentido común; entre estos los precios de los insumos que los vaqueros necesitan para sus corraletas o para el ordeño.

No es viable económica ni socialmente justo que un rollo de alambre o una cubeta sigan valiendo lo que ahora cuestan. El arte de lo posible debe definir este momento tan difícil y determinante para la economía cubana. Ya de imposibles sabemos demasiado.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      Arístides Lima Castillo - 22 de Abril del 2014 2:46:08 CDT

      Me sorprende que actualmente ni siquiera se mencione la existencia de la pangola como pasto para el ganado.¿Qué se hicieron los cientos de Kilómetros cuadrados de esa yerba que se sembraron? Y perdonen los altos funcionarios del ministerio de la Agricultura y la compañera periodista, pero además de “money”, la ganadería cubana necesita largo tiempo para rehabilitarse. Las vacas, inseminadas artificialmente o no, no paren terneros como máquina de hacer churros. La naturaleza se toma su tiempo, no es como soplar y hacer botellas. Y lo de producir mil millones de litros de leche en un año (365 días) es una meta que se las trae. Imaginen que todas las productoras fueran como la difunta Ubre Blanca, que llegó a producir según el libro de los records Guinness en 305 días, un total de 24 268,9 litros (casi 80 litros diarios promedio), entonces se necesitarían más de 42 mil vacas lactando, y eso suponiendo que ninguna le dé ni coriza, y alimentándola como reina. Con hambre, como el ejemplar de la foto que ilustra este reportaje al que se le pueden contar lo huesos sin usar rayos X, ¿cuántas se necesitarían? Y cuento que mi papá, obrero azucarero, sin poseer tierras, poseía un pequeño rebaño de vacas “criollas” y sus crías, hembras y machos, de alrededor de una docena de animales (eso en los años de la crisis económica mundial, década de los años 30 del siglo pasado). Pagaba a alguien para que las llevara a pastar a tierras realengas, o al borde de caminos y vías férreas, eso en la estación de lluvias, y durante la estación seca, a causes y hondonadas donde se mantenía algo húmedo y no faltaba la hierba. En tiempo de zafra, que coincidía con la estación seca, se le reforzaba la alimentación con cogollo de cañas recogidos en algún corte donde se permitiera. Con vacunas tal vez, porque vi a un veterinario del pueblo venir a casa, pero no creo que con baños garrapaticidas ni mucho menos pienso, que tal vez no se había ni inventado todavía, producían suficiente leche para la casa, para vender algo, y se hacía queso blanco o de mano, y mantequilla. Claro que las vaquerías no pueden producir con ese sistema, pero lo pongo como ejemplo que pudiera seguir algún pequeño productor, y además, para demostrar que cuando se quiere, se puede.

    2. 2

      pepe - 22 de Abril del 2014 4:51:36 CDT

      A principios de la década de los 60 la política fue de expulsar del País y expropiar a los inversores extranjeros...Estos fueron sustituídos por los subsidios de la extinguida URSS.....Ahora la pregunta es si los inversores extranjeros confiarán en un país que los había expropiado y esxpulsado...Ojalá que sí, pues de lo contrario, el panorama sería bastante gris. Me crié en ell campo, mi abuelo tenía 50 vacas en una pequeña finca, y no recuerdo nunca haber visto una vaca flaca, ni morir ningún animal por falta de alimentos. En invierno se les daba el cogollo de la caña, y seguían dando leche....Se vendían añojos y queso. En los alredeores había multitud de pequeñas fincas productoras de carne y leche. Luego vinieron los "Planes"...Parecía que aquello era el futuro. Pero el futuro se ha convertido en el presente de vacas flacas y muertes por inanición... Creo que un profundo análisis de las causas y los efectos nos haría llegar a las conclusiones necesarias. Ojalá que así sea, en este y otros campos de la economía, por el bien de nuestra querida Patria.

    3. 3

      ongame - 22 de Abril del 2014 8:27:48 CDT

      las vacas siempre han dado leche y carne comiendo yerba y tomando agua, ahhh y con sombra natural de los postes madres de las cercas. los inventos de ponerles hasta música en el momento del ordeño (se acuerdan de las vaquerías NIÑA BONITA) han traido todo este descalabro en la producción de carne y leche y ahora hay que hacer inversiones millonarias para volver a lo que una vez sin tanta inversión existió. recuerden que antes del año 59 cuando eramos la mitad de la población actual, existían más cabezas de ganado vacuno que habitantes en el país

    4. 4

      qvanito - 22 de Abril del 2014 8:37:44 CDT

      Que pongan los millones de $$$ que se invirtien en leche en polvo en el exterior para el fomento de la masa ganadera. !!!!! ese sería el inicio de la recapitalización que tanto necesita hoy en día nuestra agricultura. Que se pague mejor el litro de leche a los campesinos y productores y se atienda mejor a estos para que mejoren las cantidades aportadas a la industria

    5. 5

      josem - 22 de Abril del 2014 8:49:18 CDT

      Mientras llegan los millones, podríamos decirle al campesino que él puede decidir lo que desee sobre la mitad del ganado declarado en el año fiscal. Una prueba. El ganado necesita pasto, agua y sombra. Agua cerquita del pasto y de la sombra, no a 5 km de distancia. Quizás se vea estimulado a quitar un poco de marabú, abrir un pozo, sembrar árboles.

    6. 6

      FASV - 22 de Abril del 2014 10:08:09 CDT

      CUANTAS F-1, F-2 Y F-1000 QUEDAN?. Y EL MONUMENTO A UBRE BLANCA ?

    7. 7

      justo - 22 de Abril del 2014 10:24:18 CDT

      Esperando por la inversión extranjera hay miles de hectáreas de tierra infestadas de marabú que pudieran utilizarse en la ganadería o la agricultura. Ese siempre ha sido un problema nuestro, esperar que las cosas vengan de ¨afuera¨. Quizás si los ganaderos pudieran decidir sobre su ganado la realidad fuera otra y no habría necesidad de importar leche en polvo.

    8. 8

      caro - 22 de Abril del 2014 10:36:16 CDT

      Saludos Marianela. Muy triste artículo, y lo más triste es que es verdad. Hoy día ningún campesino es verdadero propietario de sus reses, puesto que no puede disponer ni siquiera de una mínima parte de ellas sino en la forma que señala la ley. Yo en lo personal acudiría primero a la inversión nacional antes que extranjera, es decir, a que los propios campesinos pudieran adquirir sus vacas y disponer de ellas como estimaran conveniente. Ese sistema funcionó de manera tal que en 1957 Cuba producía 960 millones de litros de leche, para un per cápita de 149 litros por persona anuales (la población era de poco más de 6 millones de personas) según datos de http://www.amigospaisguaracabuya.org/oagmc284.php. Según he leído, pues yo nací después, el litro de leche costaba 20 centavos en aquel entonces, la carne de primera 45 centavos la libra y la de segunda 30 centavos. Añado que el salario mínimo promedio del cubano en el 1958-1959 en el sector industrial era de 130 pesos mensuales y en el sector agrícola eran 65 pesos mensuales de acuerdo con las cifras publicadas por la oficina de las Naciones Unidas (ONU) en ese entonces (1958). En esa época el peso valía lo mismo que el dólar estadounidense. Aclaro que no estoy diciendo que ese gobierno funcionaba bien ni que todo era color de rosa, simplemente estoy hablando de resultados de la aplicación de un método de propiedad.

    9. 9

      Ernesto - 22 de Abril del 2014 10:37:26 CDT

      Lo que hay que hacer es incentivar a los productores privados y cooperativistas. El sector estatal siempre sera ineficiente

    10. 10

      yk - 22 de Abril del 2014 10:42:17 CDT

      Muy explicativo el comentario, muchas lamentaciones de lo que ha sucedido con la masa ganadera, las millonarias sumas que se necesitan para invertir y reveertir la situación depauperante de la ganadería, pero mintras tanto ¿que?. Hace falta ideas y modificaciones, iniciativas, porque si es la inacción al actuar como la noticia de hace algunos días de la muerte de 3 300 y pico cabezas por falta de agua en Holguín y lamentandose de la sequía y que debían haber movido esa masa, hacia otra provincia con agua u otra solución, hasta llegar a repartir las reses, etc., no se! pero buscarle una solución, porque no veo cabezas ¨cortadas¨por la pérdida de las cabezas de res, donde ésta el Gobierno, el Partido, el Sindicato, etc., ante situaciones similares, así con ese ánimo de justificarlo todo jamás vamos a tener ni masa ganadera, ni leche, ni carne, y habrá que seguir gastanto millones, importando leche. Muchos de los que peinan canas recordarán cuando se distribuía la leche por los carros de la ECIL con todas las condiciones higiénicas, sellado el litro y ahora lo poco que se distribuye se hace a granel sin pasar por la pasteurizadora, en pomos de plástico que todos sabemos que no son los más higienicos, ¿que está pasando? ¿como hemos retrocedido?, Hay que buscar que los campesinos estén incentivados con la venta de la leche al Estado y seguro pagandole bien, siempre el gasto será menor que importar leche.

    11. 11

      rfs - 22 de Abril del 2014 11:01:19 CDT

      Seguimos leyendo “cantos de sirena” de los -iba a decir burócratas, pero mejor no- Ministerios, sin una seria investigación por parte de nuestra Prensa. Hay que ir a diferentes vaquerías, estatales y privadas, ver allí las realidades. Lo expuesto por el del Ministerio solo son justificaciones, no ante la URGENCIA sino ante el cadáver del ganado vacuno. Basta leer artículos de nuestra Prensa Revolucionaria y ver las justificaciones parecidas a estas, cuando existían miles de caballerías de Pangola, cuando se inventaba con el Gandul. Solo había que visitar una vaquería estatal y ver como no se daba la debida atención al ganado, como los recursos se tiraban en almacenes. La periodista dice: …”La masa de ganado vacuno, que llegó a más de siete millones en los primeros años de la Revolución, bajó a menos de cuatro millones de cabezas”... Si llego a 7 millones, fue producto de la masa vacuna existente y el trabajo de vaqueros conocedores. No recuerdo que en las Vaquerías antes de 1959 existieran equipos tecnológicos y pastos traídos de la Luna para hacer crecer la masa del ganado vacuno. En los 70, el Cordón Lechero de Camagüey tenia ordeñadores mecánicos, cuartones bien cercados, áreas de sombra y….seguíamos sin producir la leche necesaria. Investigar en cada Vaquería, oír no los “cantos de sirena”, oír las QUEJAS y soluciones de nuestros viejos Vaqueros, algunos aún existen. Luego el Periodista, cumplir con su función social, Informar la Realidad para lograr solución.

    12. 12

      Juan Carlos Suárez Sosa - 22 de Abril del 2014 12:45:39 CDT

      No es necesario bajar el precio de los insumos si se le paga al campesino un precio justo por la leche y la carne. La leche actualmente se le puede vender a un solo comprador, que pone el precio, exige calidad y no hay un órgano de arbitraje justo y eficiente que intervenga imparcialmente entre el productor y ese comprador todopoderoso. Hágase un estudio serio y objetivo sobre cuanto le cuesta al campesino producir un litro de leche y comparece con el precio que se le paga por el mismo; entonces seguro aparecerá una causa fundamental del problema de la baja producción del sector privado.

    13. 13

      yk - 22 de Abril del 2014 13:41:50 CDT

      Periodista Marianela, con todo respeto, su trabajo es bueno, lo que pasa que debe pedir cuando haga otro reportaje, que los ¨Dirigentes¨que le ofrecen la información deben tener bien puestos los pies en la tierra, porque hay un handicap mayor que el financiamiento que es el que hay que tener para rehabilitar la ganadería y que le pregunten a los viejos vaqueros que muchos quedan por ahí si lo que hay que tener es ¨ganas¨y voluntad para enfrentar y atender el ganado, que cuantos miles tenían ellos cuando tenían que cortar una pangola, hacer pacas y alimentar el ganado, pasarlos de cuartones buscando rotación en los pastos, atendiendo los terneros, etc., esos en los Estatales, porque los campesinos, quiero ver el que le dió pienso a su ganado, !ah! pero si lo cuidó, lo atendió y no con tanta tecnología y había carne, leche, ganado y todo lo que había que tener, pero había entrega, esfuerzo y sacrificio que no se importa.

    14. 14

      eustaquio - 22 de Abril del 2014 13:44:27 CDT

      DEL DETERIORO NO HAY QUE HABLAR, SE SIENTEN LOS RESULTADOS, PERO SI LO IMPORTANTE ES EL DESARROLLO Y RESCATE DE LA MASA GANADERA Y LA LECHE: PRIMERO PAGUEMOSLE AL CAMPESINO LO ADECUADO POR LITRO DE LECHE Y POR LIBRA DE RES EN PIE. SEGUNDO: SI LA INVERSIÓN ES LA ESTRATEGIA NO EMPEZEMOS PONIENDO TRABAS Y OBSTACULOS A LOS POTENCIALES INVERSIONISTAS Y FINALMENTE PONGAMOS EN PRIMER LUGAR A NUESTRO PRODUCTOR-VAQUERO-CAMPESINO, NO LO VEAMOS COMO EL PROBLEMA ELLOS SON LA SOLUCION,LO ESTAN DEMOSTRANDO.

    15. 15

      Carlos Gutiérrez - 22 de Abril del 2014 13:45:09 CDT

      No hacen falta tantos millones, ni tantos estudios, ni tanta tecnología de punta. Esto no es una misión de la NASA. Ni siquiera hacen falta inversionistas extranjeros. Lo único que hace falta es acabar de quitarse la materia fecal del cerebro y darle al criador el derecho a disponer de su ganado como estime coveniente. Prueben eso, que es lo único que no han probado hasta ahora. Mientras tanto, pueden seguir comprando leche en polvo para los programas sociales. De todas formas, eso es lo que están haciendo ahora.

    16. 16

      DON - 22 de Abril del 2014 16:07:00 CDT

      De corazón.....esas vacas de las fotos en vez de leche lo que dan es lástima....ya he leído los comentarios de los demás foristas y ¿para qué escribir lo mismo que todos saben, analizan y concluyen?....¿la solución?...para mi está mas que claro que ahora nadie la puede tener, eso fue un abandono de años, una imprudencia en otros años y por tanto tardaremos años en recuperar la ganadería.....por lo pronto, seguir trabajando para mantener y no perder la carne de cerdo.....yo honestamente en lugar de perder tanto dinero (si porque se perderá por gusto) en recobrar la ganadería en Cuba, invertiría en algún proyecto que garantice la pesca...mas saludable y económico......eso de que volveremos a las novenas de carne de res es un sueño.

    17. 17

      Lincidio - 23 de Abril del 2014 10:53:20 CDT

      Los reportajes sobre la muerte de miles de cabezas de ganado en Villa Clara primero y ahora en las Tunas sencillamente resulta increible y bochornosa, no importa si es de hambre,de sed o por otra causa, esto no puede suceder bajo ningún concepto!!, pienso que es un reflejo del desinterés la falta de sentido de pertenencia, etc, de los responsables y que debían pagar por ello. También me uno a los criterios que plantean la posibilidad de que los ganaderos hagan con sus reses lo que deseen, incluyendo su sacrificio y comercialización de la carne, bajo medidadas sanitarias apropiadas y despues de cumplir con los contratos requeridos con el estado, también creo que las cooperativas en este sector pueden fomentar e incrementar la fabricación y comercialización de quesos, yugurt, etc, simpre que cumplan con criterios serios de maxima calidad. De esta forma podremos incrementar la masa y disminuir las importaciones.

      El problema financiero es el handicap del progreso tecnológico que requiere la agricultura toda, incluyendo la rama ganadera. Foto: Roberto Suárez

      del autor

      en esta sección