Meteoro 2014: una fortaleza de Cuba

Inició en todo el país el Ejercicio Popular Meteoro 2014, que este año tiene como tema central el fortalecimiento de las capacidades para enfrentar huracanes, sismos de gran intensidad y eventos de desastre

Autor:

Patricia Cáceres

«El Meteoro es sin dudas una fortaleza de Cuba. Gracias al sistema que hemos implementado y a su consolidación por más de 50 años, hemos podido enfrentar cualquier situación. Por el potencial que tenemos, las consecuencias no han sido mayores».

La afirmación la hizo el general de división Ramón Pardo Guerra, jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, tras dar la orden de inicio para todo el país del Ejercicio Popular Meteoro 2014, que este año tiene como tema central el fortalecimiento de las capacidades para enfrentar huracanes, sismos de gran intensidad y eventos de desastre de origen sanitario.

Durante la jornada de este sábado, los órganos de dirección y de mando en todos los niveles puntualizaron la eficacia de las acciones adoptadas en el último año para reducir el riesgo en los territorios y entidades económicas.

También evaluaron la objetividad de las medidas de respuesta, el papel de las instituciones de vigilancia, el funcionamiento de los sistemas de alerta temprana, el compendio de experiencias del enfrentamiento al azote del huracán Sandy, así como las acciones de recuperación.

Como parte del Ejercicio, la Doctora Maritza Ballester Pérez, investigadora del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología, explicó que se prevé que la temporada ciclónica de este año sea de normal a poco activa, pues se espera que entre en evolución el fenómeno El Niño, factor que inhibe la actividad ciclónica en el Atlántico norte.

Asimismo el ingeniero Yunior González Núñez, jefe del Departamento de Balance de Agua y Energía en la Dirección de Uso Racional del Agua del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), se refirió a la acciones de dicho instituto para enfrentar el período lluvioso.

«En el 2014 se han destinado cuantiosas inversiones para el mantenimiento de las obras hidráulicas de todo el país, con el objetivo de que estén en buenas condiciones técnicas ante las fuertes lluvias», expresó.

Otro tema tratado fue la disminución de los riesgos y vulnerabilidades ante las enfermedades digestivas, su enfrentamiento, así como la disminución de los niveles de infestación de Aedes aegypti y otros vectores en el país.

Según el Dr. Armando Garrido Beracierto, director nacional de Salud Ambiental del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Cuba ha brindado más de 300 000 atenciones médicas menos que en igual período del año anterior causadas por enfermedades digestivas transmisibles, específicamente las diarreicas agudas.

Al referirse a la posible ocurrencia de actividad sísmica, el Doctor José Leonardo Álvarez, investigador titular del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas, reiteró que en la región occidental, como en toda Cuba, puede haber terremotos de magnitud mediana.

Hasta ahora, no es posible predecir en esta zona cuándo van a ocurrir, porque han sido muy aislados y no existen estadísticas para hacer una evaluación de ese tipo. Sin embargo, ya se están realizando estudios de riesgo en todos los municipios del país, anunció el especialista.

«Una adecuada gestión del riesgo sísmico implica tomar medidas de reforzamiento de estructuras, adecuación de funcionalidad de algunas edificaciones, como los hospitales, para que en caso de un terremoto puedan seguir trabajando, entre otras», argumentó.

Durante el Meteoro, también se reiteró el papel de los radioaficionados como una fuerza alternativa esencial en la respuesta a los desastres, por su efectividad en la transmisión de información en situaciones excepcionales, factor vital sobre todo en regiones montañosas, zonas de silencio y de difícil acceso.

En el día de hoy se realizan actividades para reducir el riesgo de desastres en la comunidad, encaminadas a la preparación de las personas residentes en territorios de alto riesgo en los procedimientos para su protección y la de sus bienes.

Dichas actividades también están orientadas a la reducción de las vulnerabilidades a nivel comunitario, priorizando la higienización, la lucha antivectorial y la eliminación de brechas sanitarias, la restauración de viviendas afectadas por los huracanes, la poda de árboles, la limpieza y la desobstrucción de la red pluvial, zanjas, desagües y drenajes naturales.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.