Destacan preocupación de Cuba por la soberanía alimentaria

La región latinoamericana y caribeña alcanzó un año antes de la fecha límite fijada por la comunidad internacional, la meta relativa al hambre del primer Objetivo de Desarrollo del Milenio

Autor:

Marianela Martín González

La no existencia de hambre en Cuba y la gran preocupación del país por la soberanía alimentaria fueron destacadas por Theodor Friedrich, representante de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en el país, en conferencia de prensa ofrecida este lunes en La Habana.

El funcionario dijo que la agricultura familiar puede ser una solución a gran parte de los problemas que se presentan en la agricultura cubana debido a sus principios basados en la sostenibilidad, y señaló a la agricultura urbana y suburbana como iniciativas que han dado respuesta a la producción de alimentos en el archipiélago.

Estimó que a largo plazo y por el alza mundial del precio de los alimentos, estos pudieran escasear, de ahí que haya que invertir en el debilitado sector agrícola para lograr la autosuficiencia. Aseguró que la FAO viene trabajando con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para encontrar soluciones en el área, y que la Isla se destaca por sus iniciativas y apoyo a las naciones que componen el bloque regional.

La FAO y otros organismos autorizados—entre ellos el Programa Mundial de Alimentos (PMA)— reconocieron recientemente que América Latina y el Caribe han dado un enorme paso al haber alcanzado un año antes de la fecha límite, fijada por la comunidad internacional, la meta relativa al hambre del primer Objetivo de Desarrollo del Milenio.

Theodor Friedrich señaló que en la región se redujo el hambre de un 15,3 por ciento reportado entre los años 1990-1992 a 6,1 por ciento en 2012-20, según el informe El Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo 2014 (SOFI, por sus siglas en inglés).

Indicó que el número total de personas que viven con hambre en la región también ha disminuido. Entre los años 1990-1992 había 68,5 millones que padecían este flagelo asociado intrínsecamente a la pobreza, y en 2012 la cifra descendió a 37 millones.

«Eso significa que en poco más de dos décadas 31,5 millones de hombres, mujeres, niñas y niños superaron la subalimentación, por lo que la meta de la Cumbre Mundial de la Alimentación —que busca reducir a la mitad el número total de personas que sufren hambre— está también al alcance», apuntó Friedrich.

El representante de FAO en Cuba señaló que la batalla contra el hambre es fruto del compromiso político. La seguridad alimentaria es una prioridad de los planes de trabajo de los principales organismos de integración regional política y económica, como la Celac, Mercosur, Petrocaribe y ALBA.

Consideró que en el área hay suficientes alimentos para todos, pero no son suficientes los esfuerzos para que lleguen a todos, fundamentalmente por la brecha entre pobres y ricos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.