Cuba celebra los tres siglos de la Real Academia Española de la Lengua

Cuando defendemos, contemporáneamente, la necesidad de una educación en valores para nuestros jóvenes estudiantes en la Cuba de hoy, ello entraña una tarea muy compleja, que no puede ser reducida a un listado de valores

Autor:

Yahily Hernández Porto

Camagüey. — Los tres siglos de creada la Real Academia Española de la Lengua, el 3 de octubre de 1714, fue rememorado aquí por docentes, investigadores y estudiantes de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte y Loynaz (UCIAL), en acto académico y honorífico, desarrollado en el Paraninfo de este prestigioso plantel educacional.

El intelectual cubano Luis Álvarez Álvarez, Miembro Correspondiente de la Academia Cubana de la Lengua, expuso en su magistral conferencia, la importancia de las universidades del mundo en la construcción y salvaguarda del lenguaje.

«En toda casa de altos estudios se trabaja con idiomas extranjeros. Pero también, y eso es lo más importante, se construye un idioma especial, es decir, un lenguaje científico, filosófico e ideológico común; un generador de lenguajes,… un lenguaje especial, un metalenguaje o lenguaje científico, que permita socializar los nuevos conocimientos y saberes».

Insistió el doctor en ciencia Álvarez: «Esa estrechísima vinculación de la universidad con el lenguaje; en su triple proyección de idioma social, lenguajes científico—técnicos, y centro generador de nuevos lenguajes científico—técnicos, implica que estos centros de enseñanza superior están obligados a tener políticas lingüísticas; que no se relaciona solo con la enseñanza—aprendizaje de los idiomas naturales, sino también con la formación, uso y desarrollo de los metalenguajes.

Agregó que mientras más amplias sean las capacidades lingüísticas del individuo, más ancho, alto, profundo y duradero será la preparación en todos los órdenes de la vida social.

«Todo ello —aseveró el destacado intelectual— exige un profundo sentido de la responsabilidad».

El lenguaje es —sostuvo Luis Álvarez— portador indiscutible de la ideología.

«Cuando defendemos, contemporáneamente, la necesidad de una educación en valores para nuestros jóvenes estudiantes en la Cuba de hoy, ello entraña una tarea muy compleja, que no puede ser reducida a un listado de valores —éticos, estéticos, económicos, ideológicos, políticos…— sino que se trata sobre todo de que los estudiantes aprendan a valorar; establecer relaciones axiológicas entre las entidades naturales, sociales y psíquicas, y procesos sociales en Cuba y en el mundo», subrayó.

Ejemplificó, «lo importante de los símbolos patrios no es que solo se memoricen —aunque esto no es incorrecto—, sino que nuestra actitud y lenguajes entrañen una posición de respeto hacia todo lo que tiene que ver con lo mejor y más perdurable de la patria cubana».

Subrayó como desafió de la universidad cubana —transformada; modificada e integrada para mejor futuro, desarrollo y progreso alentador— en cuanto al desarrollo del lenguaje en sus estudiantes y profesores, «la necesidad de generar, junto con nuevos saberes, metalenguajes asociados con estos».

Aseguró que la universidad crece en dimensiones, pero sobre todo se encamina por una ruta de transformación, en la cual la cuestión del lenguaje tiene una significación especial; decisiva

La cita agramontina recordó el quehacer intelectual y científico del prestigioso académico agramontino Enrique José Varona; primer director de la Academia Cubana de la Lengua.

La UCIAL entregó por única vez, de manos de su rector, doctor Santiago Lage Choy, al doctor Luis Álvarez Álvarez; Premio de Pensamiento Caribeño y Premio Anual de Investigaciones Culturales, la distinción Honor al Mérito.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.