Por un país más eficaz y eficiente

El proceso de informatización en Cuba no ha sido todo lo acelerado que quisiéramos, pero el país avanza con pasos seguros en esa dirección

Autor:

Yurisander Guevara

Vivimos la era de la información, un tiempo de vertiginosos avances tecnológicos que contrastan con la llamada brecha digital, ese espacio palpable entre conectados y desconectados en todo el mundo.

Es un hecho que una sociedad informatizada es más eficaz y eficiente. En Cuba se avanza en este sentido con planes que sean sostenibles a largo plazo y garanticen un acceso pleno de todos sus ciudadanos a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). El priorizado uso social de las mismas declarado por autoridades gubernamentales forma parte del enfoque humanista que ha caracterizado a la Revolución Cubana desde enero de 1959.

Los programas para lograr este empeño se remontan a más de 25 años con la creación de los Joven Club de Computación y Electrónica, desde donde centenares de miles de cubanos se han acercado por vez primera al mundo tecnológico.

Empero, en el último lustro se han dado pasos importantes para profundizar este complejo proceso, cuya implementación va más allá de conectar el país a la banda ancha internacional y aumentar el acceso a equipos informáticos.

Dicho grosso modo, una sociedad informatizada necesita recursos humanos y de infraestructura que respalden todos los servicios a los cuales pueden acceder los ciudadanos.

Para los países subdesarrollados, como el nuestro, resulta un reto el logro de este propósito. Si sumamos las condiciones sui generis en las que hemos vivido durante más de 50 años por el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto desde Estados Unidos, el panorama es aun más complicado.

Pero no estamos a la deriva. Cuba ha identificado desde muy temprano la conveniencia y necesidad de dominar e introducir en la práctica social las TIC. Y es que lograr una adecuada cultura digital facilitará a nuestro país un mayor acercamiento hacia el objetivo de un socialismo próspero y sostenible.

Un crecimiento sostenible

El Programa Rector para la Informatización de la Sociedad cubana promueve el uso masivo de las TIC con objetivos generales estratégicos de la nación. Se trata de impulsar coherentemente todos los sectores para que ninguno quede a la zaga en estos avances.

El Ministerio de Comunicaciones trabaja en ocho programas generales, interrelacionados y coherentes, bajo los cuales se enmarcan decenas de proyectos específicos.

Infraestructura, tecnologías y herramientas; sistemas y servicios integrales para los ciudadanos; informatización del Gobierno, la administración y la economía; el fortalecimiento del papel de los Joven Club así como la investigación y el desarrollo de las TIC son algunos de ellos.

Para conocer el grado de informatización de cualquier sociedad, desde 2008 se publican informes por parte de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo especializado de la Organización de Naciones Unidas para las TIC, del cual Cuba es miembro.

En su último reporte la Mayor de las Antillas aparece ubicada en el lugar 125 del Índice de Desarrollo de las TIC (IDT) entre 166 naciones. La lista es liderada por los países desarrollados del mundo, como Dinamarca, Suecia, Islandia, Reino Unido, Noruega, Holanda y Finlandia, por solo mencionar algunos. Existe, sin dudas, un estrecho vínculo entre los niveles de ingreso de las naciones y su valor del IDT.

Para calcular este ranking se analizan 11 indicadores agrupados en tres subíndices principales: acceso, uso y capacidades de las TIC. Cuando se miran con detenimiento, detrás de todos esos parámetros existe también algo que no se explicita: dinero, mucho dinero.

A futuro el país debe trabajar en el incremento del acceso a Internet, una prioridad que ha sido reafirmada por autoridades como el viceministro de Comunicaciones, Wilfredo González, cuando el pasado 10 de diciembre expresó en diálogo con estudiantes de la Universidad de La Habana que «por un lado, la Revolución Cubana no tiene ningún miedo a Internet, tal y como han querido hacer ver campañas de desinformación que por ahí circulan. Existe la voluntad política de llevar adelante la informatización de la sociedad, pero hay una serie de limitaciones económicas y tecnológicas a lo largo de los años que han impedido el avance mayor deseado».

Las declaraciones de González, publicadas en su momento por nuestro diario, fueron refrendadas dos días después en el diario Granma, el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba.

En aquel editorial se afirmó que en los últimos años los avances de la conectividad en Cuba se han orientado a la creación de capacidades en la infraestructura de telecomunicaciones, en función de potenciar la conectividad social y desarrollar la gestión automatizada de sectores estratégicos.

«Cuantiosas inversiones destinadas a extender y modernizar esa infraestructura han permitido no solo abrir servicios como la telefonía móvil e Internet, sino darles un uso social, priorizando y subsidiando en muchos casos estas facilidades en sectores como la educación, la ciencia, la salud, la cultura y el desarrollo científico».

En el análisis global del índice IDT, a pesar de que Cuba no ha escalado a planos cimeros, tampoco ha decrecido con el paso de estos años en su evaluación total.

Los números indican que aumentó de forma considerable el uso de Internet, con un 25 por ciento entre toda la población, y también creció la cantidad de suscriptores de telefonía móvil. Esta tecnología espera crecer en 2015 en más de 800 000 nuevos abonados, según datos brindados por funcionarios de Etecsa a este diario el pasado 26 de diciembre.

También crecieron los hogares que ya cuentan con al menos una computadora y el ancho de banda de Internet internacional disponible por usuario pasó de 246 bits por segundo a 405 bits por segundo, como resultado directo de las 154 salas de navegación abiertas por Etecsa.

¿Crecerá en 2015 este último indicador? En entrevista de JR con funcionarios de Etecsa se afirmó que para 2015 prevén mejorar la calidad del servicio en las más de 230 salas ubicadas en otras entidades, así como priorizar la apertura de un número significativo de las mismas en los Joven Club de Computación.

El aumento de la capilaridad de acceso en el país deberá, con el tiempo, incidir también sobre los precios que hoy existen para el acceso.

Esta estrategia para incrementar el uso de las TIC también debe contemplar los modelos tecnológicos que se propongan, pues es muy necesaria una sinergia entre las redes alámbricas e inalámbricas y el software a implementar, sobre todo, el libre, el cual hoy no se utiliza en todo su potencial.

En un mundo de más de 7 mil 300 millones de habitantes, donde solo el 40 por ciento de ellos está conectado, informatizar nuestra sociedad no solo es beneficioso, sino que resulta también un acto de dignificación del ser humano, como los tantos vividos en estos 56 años de libertad e independencia plenas.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.