El Yayabo es un hervidero

Nuevos espacios culturales y recreativos, y otros con mejoras constructivas, abrirán sus puertas este mes en Sancti Spíritus

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

SANCTI SPÍRITUS.— Por estos días hay que tener cuidado cuando se camina, principalmente por el centro de la ciudad del Yayabo, para evitar un accidente. Se precisa mirar con detenimiento porque en casi todos sus recodos se aglomera un hervidero constructivo que deja poco espacio para el paso seguro.

Pinturas, resane de paredes, recogida de escombros, carretillas llenas de cemento y arena,…; en fin, una locura que ya «desnuda» sus saldos positivos.

Por ello, ante la mirada de quienes recorren Sancti Spíritus asoman los edificios de siempre, aunque ahora con mayor prestancia y con olor a nuevo y esfuerzo de muchísimos hombres y mujeres, quienes apuran el ritmo de trabajo por la casi llegada de la jornada pactada para dar por concluidas las acciones: el 26 de Julio.

«Hemos involucrado a los principales organismos y entidades, tanto del sector estatal, como cuentapropistas del territorio, para que al unísono se puedan ejecutar múltiples acciones; algunas de gran envergadura. Para eso, disponemos de más de dos millones de pesos», opina Rolando Lasval Hernández, director del Sectorial de Cultura y Arte en Sancti Spíritus, quien tiene bajo su responsabilidad gran parte de los quehaceres más complejos.

Precisamente, suman 45 la totalidad de inmuebles de ese sector diseminados por toda la geografía espirituana que han recibido nuevos aires, tanto en la categoría de reparación y mantenimiento como reconstrucción.

De acuerdo con el directivo, se han retocado diversas instituciones, como bibliotecas, museos, librerías, cines y casas de cultura a lo largo y ancho de la provincia, a fin de dotar esos espacios de mejores condiciones constructivas y tecnológicas para ser explotados por el talento de cada localidad.

Uno de los lugares que acogió intensas jornadas fue la Casa de Cultura de Jatibonico. Tras más de dos años en un estado deplorable, añade, ese centro se ha transformado completamente, y este mes se instalaron allí equipos de sonido y clima.

A la edificación, de arquitectura ecléctica del pasado siglo, se le cambió la cubierta y carpintería, se le colocó cielorraso y el lunetario a su pequeño teatro, donde, además, se levantaron camerinos con baños interiores, así como se rescató en su patio una pequeña cantina. Igualmente, se sustituyó el piso del portal y se conservó la galería.

Después de mucho tiempo, a la Casa de Cultura jatiboniquense le regresó su esplendor arquitectónico y en sus locales se acoge a quienes están interesados en recibir clases en las diferentes manifestaciones artísticas, y su segundo nivel se ha convertido en sitio seguro para el pensamiento del arte de vanguardia, con los muchachos de la célula de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Nuevo teatro y más...

Además de las labores en predios jatiboniquenses, la otra obra de mayor envergadura en el sector de la Cultura ha sido el resurgimiento del edificio Serafín Sánchez Valdivia, otrora cine con igual nombre.

Ubicado frente al parque central de la añeja villa del Yayabo, esa construcción, desde hace un tiempo sede del proyecto Teatro Garabato, presentaba un estado crítico, con lunetas muy deterioradas y un escenario imposible de utilizar.

Según Raúl Arteaga Castro, al frente del taller Ebacuba, perteneciente al Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC), «la construcción y montaje del tabloncillo de 120 metros cuadrados nos ha robado muchas horas; pero, de forma general, ha sido una obra de gran alcance», refiere.

En el pequeño espacio, donde el polvo deja poca visibilidad, laboran de conjunto varias entidades especializadas en diferentes oficios, como electricidad, madera y plomería. Con el concurso de todos, al cierre de cada jornada, el inmueble pierde un poco las huellas del paso del tiempo y el abandono.

La nueva sala de teatro del importante sitio contará ahora con dos camerinos, baños, lunetas modernas y bancos para una capacidad de alrededor de cien personas, así como equipos de luces, audio y clima de última generación.

El céntrico edificio yayabero contará en su segunda planta con una sala para proyectar filmes en 3D, la segunda que existirá en la villa, y que está lista ya, con capacidad para cerca de 30 personas y tecnología también de punta.

Para José Meneses, quien asumirá la máxima responsabilidad de la instalación y es director del proyecto Teatro Garabato, escuela de varias generaciones de amantes espirituanos del mundo de las tablas y la reconstrucción total del lugar ha sido muy positiva porque, además de permitirle a su grupo ofrecer una programación sistemática y así formar públicos, se podrán traer propuestas interesantes de otros territorios.

Tras tres meses de intensas jornadas de trabajo, al edificio Serafín Sánchez Valdivia le regresa poco a poco la prestancia que le caracterizó. Pasado el 26 de julio, fecha en que se prevé su inauguración, las autoridades del sector de la Cultura aspiran a que retorne a él la asiduidad del público que un día colmó el sitio.

Renacer de Las artes plásticas y el patrimonio

El salón principal de la galería Oscar Fernández Morera ahora cuenta con mejores condiciones. La casona, testigo fiel de las musas que inspiraron a ese emblemático pintor yayabero nacido en el siglo XIX, acoge acciones que harán fusionar sus rasgos históricos con la modernidad.

De acuerdo con el director del Sectorial de Cultura y Arte en Sancti Spíritus, en este año se priorizó el resane de las paredes, reparación del techo de madera preciosa, instalación de un equipo moderno de luces y por vez primera el sitio será climatizado. El resto de la galería recibe un mantenimiento ligero, en espera del presupuesto del próximo año.

Alexander Hernández Chang, presidente provincial de la AHS, considera muy oportuna esa transformación, porque permitirá no solo al público disfrutar de las exposiciones con mayor agradado, sino que incentivará a la comunidad de creadores para que apuesten por mostrar allí sus piezas.

Las fachadas de los edificios emblemáticos del patrimonio de la urbe yayabera también han recibido el beneficio de la reparación. Igualmente, se han rehabilitado algunas viviendas en la zona A del centro histórico, según Anaís Gómez Hernández, directora del Centro Provincial de Patrimonio.

Lo popular también recibe retoques

Desde que la añeja villa cumplió 500 años en el 2014, se apostó en la ciudad del Yayabo por la construcción de un complejo recreativo-cultural, ubicado en la Plaza de Los Olivos. Con el empuje constructivo de los últimos días se culmina allí un ranchón con servicio de bar, cafetería y restaurante, donde podrán ser atendidos cerca de 120 personas.

Unos metros más allá, en el escenario polivalente, ya se ultiman los detalles de los camerinos de una de las plataformas centrales, que recibirá las agrupaciones en vivo. El complejo, de 25 000 metros cuadrados de extensión, tiene listo ya el beisbolito 4 de Abril, un gimnasio biosaludable, áreas de estar y de paseo, un parque infantil, canchas para la práctica deportiva y pistas de baile.

Todo ese hervidero constructivo hará visual y espiritualmente un Sancti Spíritus diferente. El reto será entonces mantener atractivos y atemperados a los nuevos tiempos cada uno de esos espacios.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.