Cuando prever y administrar se juntan - Cuba

Cuando prever y administrar se juntan

Una parte sustancial del plan de inversiones que se ejecuta este año en la provincia de Holguín está orientado hacia la solución de más de 3 500 planteamientos formulados por los electores

Autor:

Héctor Carballo Hechavarría

HOLGUÍN.— Más de 148 millones de pesos en moneda nacional y libremente convertible deben haberse ejecutado en esta provincia cuando finalice el año por concepto de obras de desarrollo local, materializadas tanto en importantes núcleos urbanos como en asentamientos rurales, cuyas problemáticas se priorizaron política y gubernamentalmente.

La referida cifra se incluye dentro del monto del presupuesto holguinero destinado en 2016 solamente para las esferas de Construcción, Montaje y Adquisición de Equipos, que permite dinamizar a su vez la importante actividad del mantenimiento y reparación en la infraestructura de servicios básicos a la población, como Salud, Educación, Cultura, Deportes, Comercio, Gastronomía y Transporte.

Entre los favorecidos con la ejecución de esos recursos financieros figura la ciudad cabecera provincial, donde recientemente reabrieron con renovados valores estéticos y de utilidad establecimientos emblemáticos como el restaurante El Castillito, del Parque Turístico Valle de Mayabe; la patrimonial Plaza de la Marqueta y el Centro Cultural Club Bariay, que permanecieron en desuso por varios años debido a su precario estado constructivo.

Con un seguimiento sistemático por parte de las direcciones del Partido, el Gobierno y los organismos y empresas ejecutores, el avance de estos programas en los municipios de la provincia ha propiciado la terminación de más de 4 600 obras en lo que va de año, en nuevas inversiones, acciones de mantenimiento, reparación y remozamiento.

Entre estas se le brindó prioridad a una amplia diversidad de instalaciones de tipo socioeconómico emplazadas en localidades y asentamientos rurales pertenecientes a Marcané, en Cueto; Cristino Naranjo, en Cacocum, y Velasco, en Gibara.

Entre los objetivos se destaca la instalación de nuevos equipamientos médicos y el acondicionamiento de salas en centros hospitalarios, consultorios de la familia, hogares maternos y de ancianos, escuelas, áreas deportivas y recreativas, terminales, panaderías, tiendas y locales para ejercicio de trabajo por cuenta propia.

Estos resultados, que no solo se evidencian en la mejorada fisonomía de numerosos entornos holguineros, poseen una influencia positiva, además, sobre la calidad de la prestación de algunos servicios, y tienen que ver con la manera en que se está cumpliendo con lo dispuesto por el país respecto a la ejecución de los procesos inversionistas.

Lo mismo, pero bien

Con esa percepción coincide Manuel Cuenca Hernández, director de Economía y Planificación en Holguín, quien reconoció que tanto en su equipo de trabajo como en empresas y organismos se han tenido que transformar concepciones erradas con respecto a la planificación, ejecución y supervisión de los mantenimientos y reparaciones constructivas.

Manuel Cuenca Hernández, director de Economía y Planificación en Holguín. Foto: Héctor Carballo Hechavarría

«Por ejemplo, antes, sectorialmente, cada organismo o empresa proponía las obras que se ejecutarían por plan, pero lo hacían con perspectiva individual del asunto. No es que no se fuera objetivo, pero tampoco se lograba una valoración integral, y en ocasiones no siempre se invertía, reparaba o daba mantenimiento donde más provechoso era.

«Lo acertado ha sido confrontar al máximo todos los intereses y necesidades, pero otorgando prioridades, para decidir mejor dónde, cómo y cuándo emplear de modo más eficiente los recursos financieros, materiales y humanos», estimó Cuenca Hernández.

El directivo agregó que en cuanto a la planificación de las reparaciones y mantenimientos fue determinante haber dejado atrás, además, las incongruencias entre las necesidades y los montos financieros y de recursos que se les asignaban —insuficientes en muchos casos—, y que repercutió  en el cierre de instalaciones por falta del financiamiento requerido.

Un Holguín mejor

Haciendo honor al popular título de Ciudad de los Parques, se avanza en la restauración capital de su más céntrico anfitrión, el Calixto García, y luego de que el remozamiento de otras plazas como la Loma de la Cruz, los parques San José, de las Flores, o el flamante «de los Tiempos» —creado por el destacado maestro de la plástica Cosme Proenza— reverdecieran el proverbial gusto holguinero de regodearse en ellos.

Una de las concepciones de trabajo de los proyectistas y constructores que ha llamado la atención ha sido la integralidad en el abordaje de algunos inmuebles, donde la reanimación se hizo extensiva a su entorno, devolviendo no solo valores patrimoniales y estéticos, sino también funcionalidad.

En la concreción de estos planes ha sido decisivo el papel de las entidades constructoras del territorio, entre esas las pertenecientes al Micons, la Empresa Constructora de Obras del Poder Popular (Ecopp), Servicios al Arte y el sector cuentapropista.

Durante los meses venideros en la provincia de Holguín deberán concluirse unas 4 000 obras, entre nuevas inversiones, reparaciones y mantenimientos, que darán solución a una cifra similar de planteamientos formulados por electores durante los últimos procesos de rendición de cuentas.

Cuando prever y administrar se juntan

 

Una parte sustancial del plan de inversiones que se ejecuta este año en la provincia de Holguín está orientado hacia la solución de más de 3 500 planteamientos formulados por los electores

 

PIE: El rescate de la Plaza de la Marqueta incluyó las edificaciones de su entorno. Foto: Elder Leyva

 

PIE: Manuel Cuenca Hernández, director de Economía y Planificación en Holguín.

 

texto y foto HÉCTOR CARBALLO HECHAVARRÍA

corresponsales@juventudrebelde.cu

HOLGUÍN.— Más de 148 millones de pesos en moneda nacional y libremente convertible deben haberse ejecutado en esta provincia cuando finalice el año por concepto de obras de desarrollo local, materializadas tanto en importantes núcleos urbanos como en asentamientos rurales, cuyas problemáticas se priorizaron política y gubernamentalmente.

La referida cifra se incluye dentro del monto del presupuesto holguinero destinado en 2016 solamente para las esferas de Construcción, Montaje y Adquisición de Equipos, que permite dinamizar a su vez la importante actividad del mantenimiento y reparación en la infraestructura de servicios básicos a la población, como Salud, Educación, Cultura, Deportes, Comercio, Gastronomía y Transporte.

Entre los favorecidos con la ejecución de esos recursos financieros figura la ciudad cabecera provincial, donde recientemente reabrieron con renovados valores estéticos y de utilidad establecimientos emblemáticos como el restaurante El Castillito, del Parque Turístico Valle de Mayabe; la patrimonial Plaza de la Marqueta y el Centro Cultural Club Bariay, que permanecieron en desuso por varios años debido a su precario estado constructivo.

Con un seguimiento sistemático por parte de las direcciones del Partido, el Gobierno y los organismos y empresas ejecutores, el avance de estos programas en los municipios de la provincia ha propiciado la terminación de más de 4 600 obras en lo que va de año, en nuevas inversiones, acciones de mantenimiento, reparación y remozamiento.

Entre estas se le brindó prioridad a una amplia diversidad de instalaciones de tipo socioeconómico emplazadas en localidades y asentamientos rurales pertenecientes a Marcané, en Cueto; Cristino Naranjo, en Cacocum, y Velasco, en Gibara.

Entre los objetivos se destaca la instalación de nuevos equipamientos médicos y el acondicionamiento de salas en centros hospitalarios, consultorios de la familia, hogares maternos y de ancianos, escuelas, áreas deportivas y recreativas, terminales, panaderías, tiendas y locales para ejercicio de trabajo por cuenta propia.

Estos resultados, que no solo se evidencian en la mejorada fisonomía de numerosos entornos holguineros, poseen una influencia positiva, además, sobre la calidad de la prestación de algunos servicios, y tienen que ver con la manera en que se está cumpliendo con lo dispuesto por el país respecto a la ejecución de los procesos inversionistas.

LO MISMO, PERO BIEN

Con esa percepción coincide Manuel Cuenca Hernández, director de Economía y Planificación en Holguín, quien reconoció que tanto en su equipo de trabajo como en empresas y organismos se han tenido que transformar concepciones erradas con respecto a la planificación, ejecución y supervisión de los mantenimientos y reparaciones constructivas.

«Por ejemplo, antes, sectorialmente, cada organismo o empresa proponía las obras que se ejecutarían por plan, pero lo hacían con perspectiva individual del asunto. No es que no se fuera objetivo, pero tampoco se lograba una valoración integral, y en ocasiones no siempre se invertía, reparaba o daba mantenimiento donde más provechoso era.

«Lo acertado ha sido confrontar al máximo todos los intereses y necesidades, pero otorgando prioridades, para decidir mejor dónde, cómo y cuándo emplear de modo más eficiente los recursos financieros, materiales y humanos», estimó Cuenca Hernández.

El directivo agregó que en cuanto a la planificación de las reparaciones y mantenimientos fue determinante haber dejado atrás, además, las incongruencias entre las necesidades y los montos financieros y de recursos que se les asignaban —insuficientes en muchos casos—, y que repercutió  en el cierre de instalaciones por falta del financiamiento requerido.

UN HOLGUÍN MEJOR

Haciendo honor al popular título de Ciudad de los Parques, se avanza en la restauración capital de su más céntrico anfitrión, el Calixto García, y luego de que el remozamiento de otras plazas como la Loma de la Cruz, los parques San José, de las Flores, o el flamante «de los Tiempos» —creado por el destacado maestro de la plástica Cosme Proenza— reverdecieran el proverbial gusto holguinero de regodearse en ellos.

Una de las concepciones de trabajo de los proyectistas y constructores que ha llamado la atención ha sido la integralidad en el abordaje de algunos inmuebles, donde la reanimación se hizo extensiva a su entorno, devolviendo no solo valores patrimoniales y estéticos, sino también funcionalidad.

En la concreción de estos planes ha sido decisivo el papel de las entidades constructoras del territorio, entre esas las pertenecientes al Micons, la Empresa Constructora de Obras del Poder Popular (Ecopp), Servicios al Arte y el sector cuentapropista.

Durante los meses venideros en la provincia de Holguín deberán concluirse unas 4 000 obras, entre nuevas inversiones, reparaciones y mantenimientos, que darán solución a una cifra similar de planteamientos formulados por electores durante los últimos procesos de rendición de cuentas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.