Paso marcial y emotivo

A la caballería mambisa correspondió este lunes abrir la Revista Militar y la Marcha del Pueblo Combatiente, y con ese inmenso honor se convirtió en la avanzada del primer bloque, el histórico, dedicado a recorrer momentos trascendentales de la historia nacional

Autor:

Aileen Infante Vigil-Escalera

A la caballería mambisa correspondió este lunes abrir la Revista Militar y la Marcha del Pueblo Combatiente, y con ese inmenso honor se convirtió en la avanzada del primer bloque, el histórico, dedicado a recorrer momentos trascendentales de la historia nacional. Un centenar de jinetes pasan frente a la presidencia. Estos mambises del siglo XXI —en su mayoría jóvenes— visten como los patriotas que se alzaron en la manigua en 1868, por dentro y por fuera. En cada mano: un machete; en cada sombrero: la bandera; en cada corazón: Cuba.

Un mar de pañoletas azules le sigue los pasos. Las alzan cual olas más de 3 000 pioneras y pioneros capitalinos que acompañan al yate Granma en su recorrido. Son muy chicos, sus edades oscilan entre los 10 y 12 años, pero nada los detiene. Hace 60 años, 82 expedicionarios abordaron la pequeña embarcación en México para llegar a la Isla, entrar y triunfar. Hoy son ellos, sus fieles escoltas, los encargados de velar por este símbolo del valor y la entrega de la causa por la libertad, de mantener proa al futuro por la Revolución.

Jóvenes columnas guerrilleras como las que hace 60 años fundaron el Ejército Rebelde en la Sierra Maestra cuidan la retaguardia de los infantes. De verde olivo y con brazaletes del Movimiento 26 de Julio en sus brazos avanzan con paso decidido. Nada frenó el avance rebelde contra la dictadura ni frenará el de sus sucesores contra quien amenace la soberanía nacional.

En 1961 Cuba ratificó este principio en las arenas de Playa Girón. Con un Fidel multiplicado en el pueblo uniformado bastaron menos de 72 horas para expulsar a los mercenarios. Este lunes, más de 55 años después, 90 combatientes protagonistas de la heroica hazaña también acudieron a dejar su impronta, en representación del Ejército Rebelde, la Policía Nacional Revolucionaria y las Milicias de Tropas Territoriales, a ratificar que nuestra historia no será olvidada jamás.

De eso se encargaron, en aquel mismo año, los miles de adolescentes y jóvenes alfabetizadores que llevaron la luz del saber a todos los rincones de la Isla, a más de un millón de cubanos que no sabía leer ni escribir. Este lunes y al compás del Himno de la Alfabetización, lápices, cartillas y manuales volvieron a marchar por el escenario donde el 22 de diciembre de 1961 nuestro Comandante proclamara a Cuba Territorio Libre de Analfabetismo.

Porque Revolución también es solidaridad pasa una representación de los miles de nacidos en esta tierra que han puesto en alto el nombre de Cuba en los más de 40 países donde la Mayor de las Antillas ha cumplido misión hasta la fecha.

En cada rostro curtido por la experiencia, la satisfacción del deber cumplido, el compromiso con las naciones que defienden las causas más nobles.

Una colmena de niñas y niños sonrientes inundó el desfile tras los héroes y heroínas internacionalistas. No son soldados de fusiles y bayonetas, ni han participado en conflictos bélicos, pero sus armas son muy valiosas. Con el amor y la alegría como estandartes, las laboriosas abejitas de Tin Cremata han recorrido el mundo y han tocado cada escenario, cada corazón con su dulce huella.

De verde olivo el relevo

Un silencio volvió a inundar la Plaza al paso de La Colmenita. En el horizonte, las instituciones docentes de las FAR se alistaban para su marcha en revista. Entre los presentes la expectativa de ver el mayor despliegue de marcialidad y disciplina del año.

Los primeros en pasar frente a la presidencia estudian actualmente en las escuelas militares Camilo Cienfuegos. Constituyen la tropa más bisoña, pero esto no los amedrenta. Son uno en cuerpo y alma.

Les siguen de cerca la Escuela Interarmas de las FAR General Antonio Maceo, el Instituto Técnico-Militar José Martí (ITM), la Academia Naval Granma y la Escuela Militar Superior Comandante Arides Estévez Sánchez, todas poseedoras de la Orden Antonio Maceo, y el ITM, además, de la Orden Carlos J. Finlay.

Con igual uniformidad desfilaron tres bloques de los Ejércitos Occidental, Central y Oriental, la División de Tanques, las Tropas Especiales, las Tropas de Prevención, la Brigada Especial Nacional del Minint y las Tropas Guardafronteras; a los cuales se sumaron representantes del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT), de la Marina de Guerra Revolucionaria y de las Milicias de Tropas Territoriales como colofón de la revista militar.

En marcha de revista, las FAR celebró su 60 aniversario.

Los integrantes de la Brigada Especial Nacional, defensores de los derechos del pueblo.

La Colmenita llenó de alegría la Plaza.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.