Cobertura especial: XV Consejo Político del ALBA-TCP - Cuba

Cobertura especial: XV Consejo Político del ALBA-TCP

Las pretensiones del Comando Sur de EE.UU. sobre Venezuela, así como la arremetida contra esa nación en la Organización de Estados Americanos (OEA), y el atropello a la presidencia de Bolivia en ese organismo, son parte del contexto con el que se reunirá, este lunes en La Habana el XV Consejo Político del ALBA-TCP

Autor:

Juventud Rebelde

Funciones del Consejo Político del ALBA-TCP

  • Emisión de declaraciones y decisiones
  • Definición y discusión de las agendas y  estrategias de concertación política, económica y social entre los miembros del ALBA-TCP en los distintos foros;
  • Orientación y aprobación de la labor de la Comisión Política y la Coordinación Permanente del  ALBA-TCP;
  • Recibe información sobre las actividades de los demás consejos ministeriales y otros órganos; emite opiniones y sugerencias sobre sus respectivas labores.
  • Evaluación y aprobación de los proyectos de agendas y documentos  propuestos por la Comisión Política y la Coordinadora Permanente para ser sometidas a los Consejos  Presidenciales;
  • Revisión y aprobación de las propuestas de estructura y funciones de las instancias del ALBA-TCP,  a todos los niveles, y la evaluación de las propuestas y decisiones con impacto político estratégico, emanados del Consejo  Económico, del Consejo  Social, y otras instancias del ALBA‑TCP.
  • Evaluar la efectividad de los proyectos grannacionales de su competencia.
  • Promover la ejecución de los proyectos grannacionales priorizados de su competencia.

Ecuador por la senda del progreso

Después de diez años de revolución ciudadana —dijo el canciller ecuatoriano, Guillaume Long— era muy importante que pudiéramos continuar por la senda del desarrollo, por la senda de la lucha por un Ecuador con mayor equidad social, que sigue creciendo, que sigue redistribuyendo, que sigue afirmando su soberanía, que sigue cosechando grandes triunfos.

El ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de la nación latinoamericana expresó sentirse muy feliz de la victoria del candidato del gubernamental Alianza País, Lenin Moreno, en unas declaraciones ofrecidas a la prensa en el marco del XV del Consejo Político del ALBA-TCP, que se desarrolla hoy en La Habana.

El triunfo de Moreno se produce en un momento significativo en el que Ecuador se recupera de dos años difíciles en los que  disminuyeron los precios de las materias primas, el dólar (la moneda del Ecuador) padeció la depreciación y un terremoto sacudió al país con graves consecuencias en pérdidas de vidas humanas y un costo de 3 500 millones de dólares solo por concepto de reproducción.

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Pero, como dice el presidente Correa, no es solo en los buenos momentos en los que se mide la gestión de los gobiernos, sino en los momentos de dificultad. Muchas veces nos enfocamos en lo que pasó y no en lo que pudo pasar, y lo que no pasó en Ecuador es una crisis que afectara a los más vulnerables, a los más pobres, por primera vez el costo de la recesión no fue pagado por los más pobres, sino que fue asumido por los sectores más ricos, valoró Long.

Creo que el pueblo supo apreciar eso en las urnas  —continúo—, ver cómo gestionamos un momento de dificultad y ver como salimos adelante. De hecho, llevamos ya tres trimestres consecutivos con total recuperación de la economía, con crecimiento, con todas las obras otra vez ya inaugurándose, con clara señal de recuperación. El año 2017 será un año de crecimiento y ya estamos otra vez con el mismo impulso que caracterizó a la revolución ciudadana.

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Igualmente catalogó de impecable el desarrollo de las elecciones, las cuales fueron reconocidas por todas las misiones observadoras, incluyendo la de la Organización de Estados Americanos. A pesar de ello, hay un pequeño sector de la oposición que ha tratado de no reconocer estos resultados, generando alguna zozobra e incluso algunos casos de violencia reprochables, comentó.

Creemos que esta semana se debe normalizar la situación. Hay un rechazo profundo de la ciudadanía ecuatoriana a estos malos perdedores, la oligarquía  a la que nos enfrentamos.

De la reunión de esta jornada dijo que será un momento para dialogar, en la que podamos pensar en estrategias conjuntas como bloque.

«Hemos podido expresar una vez más nuestro agradecimiento con las naciones, gobiernos y pueblos hermanos del ALBA, que fueron los primeros en reconocer y felicitar Ecuador y al presidente ya electo Lenin Moreno por su triunfo, aunque todos los países de la región han reconocido su victoria».

Sobre el papel de la prensa lamentó la presencia de medios en la región absolutamente politizados y parcializados, que generar un boicot sistemático a las buenas noticias nuestras cuando no importa a los intereses del gran capital de la oligarquía. Una buena prensa, una prensa libre, independiente, que también fiscalice, que sea dura, que critique, es vital para la democracia; pero una mala prensa, vendida a los intereses de las grandes élites es absolutamente dañina, destruye los cimientos sobre los que se construye la opinión pública, dijo.

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

Al respecto del trabajo de Alianza País para reforzar el apoyo del pueblo y aumentar las diferencias en futuros comicios, el canciller Long, miembro de ese movimiento político, aseguró que se seguirá trabajando, y que la victoria demuestra la credibilidad del partido más allá de la figura del presidente Correa.  A diez años de mandato este no es un mal resultado, es muy positivo, a pesar de que sea una diferencia menor que la que hubiéramos querido, argumentó.

Viene ahora un momento en los que tendremos que seguir luchando para aumentar la diferencia, profundizando los cambios, con el apoyo de nuestra Asamblea Nacional. Estos cuatro años de Lenin Moreno—consideró— serán igual cuatro años de avance, de democracia y de continuidad de nuestro progreso histórico de revolución ciudadana.

(Enviado por Marylin Luis Grillo)

Intervención del Canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, en la inauguración del XV Consejo Político del ALBA-TCP, La Habana, Cuba, 10 de abril de 2017.

Estimados cancilleres y jefes de delegaciones de los países miembros del ALBA-TCP,

Distinguidos invitados a este XV Consejo Político:

El día de hoy, 10 de abril, es de profunda inspiración para Cuba: hace 125 años de la creación por José Martí del Partido Revolucionario Cubano, fundado para “lograr con el esfuerzo reunido de todos los hombres de buena voluntad la independencia absoluta de Cuba y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico”, empeñado en crear “un pueblo nuevo, capaz de vencer por el orden del trabajo real y el equilibrio de las fuerzas sociales los peligros de la libertad repentina en una sociedad compuesta para la esclavitud”.

Con esta invocación martiana a la unidad, a la organización para la larga lucha y a la solidaridad entre los que bregamos por emanciparnos, los cubanos les damos la bienvenida a La Habana en tiempos difíciles, que requieren precisamente de esas tres virtudes que nos enseñó a defender el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, el compañero Fidel: unidad, organización y solidaridad.

La XIV Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno de la Alianza, celebrada el 5 de marzo en Caracas, nos dejó una Declaración que constituye una poderosa guía de acción para los tiempos que vive Nuestra América y para enfrentar los peligros que se ciernen sobre nuestros pueblos, especialmente para aquellos que por la voluntad ejercida en las urnas, se constituyeron en poder, y que ahora son acosados por las oligarquías, el imperialismo y sus instrumentos de dominación.

En la Declaración de Caracas, nacida de nuestros últimos encuentros y debates, están las claves para enfrentar unidos la nueva agenda imperial contra la región, parar la arremetida contra los gobiernos de izquierda y progresistas e impedir que se reviertan todos los logros alcanzados por nuestros pueblos en los últimos veinte años.

La Declaración de Caracas no podía ser más acertada al afirmar –y cito:

“Los procesos democráticos populares, liderados por gobiernos, fuerzas políticas y movimientos de izquierda, enfrentan una nueva embestida del imperialismo, el capital transnacional y las oligarquías nacionales. El declive del hegemonismo imperial, los impactos de la crisis sistémica internacional y la caída de los precios de nuestros recursos de exportación, en particular de los hidrocarburos, abren nuevos desafíos. Son generados por las mismas fuerzas que crearon la pobreza, la exclusión y la dependencia de nuestras naciones y que nos impusieron invasiones y dictaduras para consolidar su poder”.

“En todos estos años y contra nuestra resistencia, el neoliberalismo no ha cejado en su empeño de extender su lógica financiera: no se trata de una teoría de desarrollo, es la doctrina del saqueo total a nuestros pueblos. Con el neoliberalismo, la economía mundial no ha crecido en términos reales y en cambio se ha multiplicado la inestabilidad, la especulación, la deuda externa, el intercambio desigual, las crisis financieras cada vez más frecuentes, la pobreza, la desigualdad, el desempleo y el abismo entre el Norte opulento y el Sur desposeído”.

“Su retorno ha resucitado al peor conservadurismo, reactivó el fundamentalismo, la xenofobia, el racismo y el militarismo. La política es financiada por empresas y gobiernos extranjeros. Los adelantos científico-tecnológicos han propiciado un alto nivel de concertación político-comunicacional entre imperialistas y oligarcas para manipular a las masas y agredir nuestras culturas. Nuevos rostros, instrumentos y métodos confunden a los votantes y trastocan los resultados electorales.”

“Los partidos de derecha utilizan los poderes legislativo, judicial y mediático como plataformas de conspiración y quiebran, sin escrúpulos, el orden democrático que solían defender, imponen paquetazos de ajuste con privatizaciones y despidos masivos y fomentan la articulación de la subversión política.”

“La corrupción contra la que lucharon las organizaciones y movimientos de izquierda y progresistas de la región antes de llegar al poder, y contra la que han debido combatir fuertemente una vez convertidos en gobiernos, es manipulada con fines políticos, para criminalizar y desmoralizar a organizaciones y líderes. Unos se escudan en ella para atacar la eficacia, justicia y eficiencia de las administraciones públicas, limitando la confianza de los ciudadanos en sus instituciones y su ejercicio participativo. Otros se evaden, ocultando inmoralmente sus capitales en paraísos fiscales.”

“Debemos denunciarlos a todos y combatirlos con energía, a la vez que incrementamos los esfuerzos para fortalecer una buena gestión en la administración de los bienes públicos y colectivos. El control social de los mismos debe asumirse como una prioridad de los países miembros del ALBA-TCP. Este enfrentamiento resulta esencial y deberá formar parte de nuestra integridad y ética, mientras trabajamos por la prosperidad de nuestros países.”

“El ataque principal es contra la Revolución Bolivariana. Las arbitrarias sanciones estadounidenses contra Venezuela, en especial contra su Vicepresidente Ejecutivo compañero Tareck El Aissami, deben ser anuladas. La inexplicable orden ejecutiva del Presidente de los Estados Unidos de América que declara a Venezuela una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional de ese país, debe ser derogada. Venezuela, es la cuna de la libertad de Nuestra América, impulsora de la integración regional y bastión del antimperialismo. La defensa de Venezuela y de su revolución no es problema exclusivo de los venezolanos. Es causa que convoca a todos los que luchamos por la verdadera independencia en América Latina y El Caribe. En Venezuela se libra hoy la batalla de Ayacucho del siglo XXI” –fin de la cita.

El vertiginoso desarrollo de los recientes acontecimientos y las amenazas a los postulados de la Proclama de Paz de América Latina y el Caribe, firmada en esta misma ciudad, hace tres años, subrayan la importancia de la Declaración de Caracas y llenan de nuevo sentido y urgencia a este Consejo, para intercambiar sobre lo que sucede, particularmente las amenazas contra la Revolución Bolivariana, y el papel de la Alianza.

Pareciera que existen dos Venezuelas: una, la de su pueblo y la unión cívico militar, la del ALBA-TCP y de PetroCaribe, la de la Asociación de Estados del Caribe, la del Consejo de Derechos Humanos y del Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, la de la CELAC y el Movimiento de Países No Alineados; y otra, falsa y malvadamente fabricada por la siempre servil y proimperialista Organización de Estados Americanos, los medios de comunicación, las oligarquías neoliberales y otros poderosos intereses.

Hemos sido testigos de las componendas oscuras de la OEA y la  manipulación caprichosa y aviesa de incluso sus reglas, así como de la actuación perversa, indigna y enloquecida de su Secretario General, alabardero de intereses imperiales, mafias políticas miamenses y vulgares mercenarios.

Gracias a Venezuela, al ALBA y a PETROCARIBE muchos países no se apagaron en la hora más oscura y millones de nuestros conciudadanos han aprendido a leer y escribir, mientras otros tantos recuperaron la luz en sus ojos, y han comenzado a tener acceso a una atención de salud digna y sin fines de lucro, a la práctica masiva del deporte, al disfrute de la cultura, a crecer y aprender desde nuestras culturas originarias, y demostrar que no hay mejor camino que el construido por nosotros mismos.

¿Qué sabe la OEA de esto? ¿Qué ha hecho la OEA por nosotros? ¿Qué sabrá de solidaridad la organización que endosó la invasión militar, el bloqueo y las agresiones contra Cuba, los intentos de golpes de Estado en Venezuela, Ecuador y Bolivia, la guerra sucia contra Nicaragua o las invasiones contra Granada y Haití?

Otros asuntos de urgencia también nos motivan: el apoyo que requieren el pueblo ecuatoriano y su Revolución Ciudadana, vencedores en una contienda electoral en que arriesgaba todos los logros políticos, socioeconómicos y humanos de los últimos diez años. El respaldo necesario para la Nicaragua sandinista, contra la que conspiran las mafias ultrarreaccionarias dentro del Congreso de los Estados Unidos. La defensa de la dignidad y los legítimos intereses de nuestros hermanos insulares del Caribe, sometidos a las presiones de centros financieros imperialistas.

De todo ello los invito a debatir con el mismo espíritu de nuestros jefes de Estado y Gobierno en su última y reciente reunión en Caracas, a organizarnos y concertarnos mejor en nuestro accionar. También los invito a compartir soluciones prácticas para establecer el Fondo de Asistencia a los Migrantes, que busca auxiliar a nuestros compatriotas en riesgo frente a políticas brutales del Norte.

A nombre del Presidente Raúl Castro Ruz, les doy la bienvenida a La Habana en esta jornada que será intensa de trabajo por la Patria Grande.

En nuestra unión está y estará nuestra fortaleza.

Muchas gracias.

Primeros reportes...

Al iniciar este lunes el XV Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado Comercial de los Pueblos (ALBA-TCP), el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, aseguró que los recientes acontecimientos en la región y la amenaza a los postulados de la Proclama de Paz en América Latina y el Caribe, «llena de nuevo sentido y urgencia a este Consejo, para intercambiar sobre lo que sucede, particularmente las amenazas contra la Revolución Bolivariana y el Poder de la Alianza».

Para el canciller cubano, los momentos actuales subrayan también la importancia de la Declaración de Caracas, aprobada el pasado 5 de marzo en la XIV Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del ALBA-TCP y que deberá ser ratificada hoy, documento que constituye «una poderosa guía de acción para los tiempos que vive Nuestra América y para enfrentar los peligros que se ciernen sobre nuestros pueblos».

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

En este texto, apuntó Rodríguez Parrilla, están las claves para enfrentar unidos la nueva agenda imperial contra la región, parar la arremetida control los gobiernos de izquierda y progresistas e impedir que se reviertan todos los logros alcanzados por nuestro pueblo en los últimos 20 años.

Detalló además que el acoso de las oligarquías y el imperialismo es mayor sobre aquellos pueblos que se han constituido en poder gracias a la voluntad ejercida en las urnas, como es el caso de Venezuela.

«Hemos sido testigos de las componendas oscuras de la OEA (Organización de Estados Americanos) y la manipulación caprichosa de sus reglas, así como de la actuación perversa, indigna y enloquecida de su secretario general, alabardero de intereses imperiales, mafias políticas miamenses y vulgares mercenario», dijo.

Foto: Roberto Garaicoa Martínez

El ministro cubano aseguró que ha sido gracias a Venezuela, —la de su pueblo y la unión cívico militar, la de los movimientos progresistas y no la falsa y malvadamente fabricada por la OEA—, es que se han logrado hacer grandes progresos: millones de ciudadanos han aprendido a leer y escribir, han recuperado la luz en sus ojos, tienen acceso a una atención de salud digna, entre otros muchos logros.

«¿Qué sabrá de solidaridad la organización que endosó la invasión militar, el bloqueo y las agresiones contra Cuba, los intentos de golpes de Estado en Venezuela, Ecuador y Bolivia, la guerra sucia contra Nicaragua o las invasiones contra Granada y Haití?», apuntó Rodríguez Parrilla sobre la OEA.

Igualmente indicó que serán analizados en este Consejo el apoyo al pueblo ecuatoriano y su Revolución Ciudadana, el respaldo necesario para la Nicaragua sandinista, la defensa de los legítimos intereses de nuestros hermanos insulares del Caribe, y extendió su invitación a compartir soluciones prácticas para establecer el Fondo de Asistencia a los Migrantes, que «busca auxiliar a nuestros compatriotas en riego».

(Enviado por Marylin Luis Grillo)


La agenda del día

El mecanismo político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos, sesionará en la cercanía de los actos de violencia suscitados en Ecuador, tras conocerse el resultado de las elecciones presidenciales, y el llamado oligarca a desconocer la victoria de Alianza País, el partido del mandatario Rafael Correa.

Las medidas neoliberales de gobiernos en la región y el retroceso de algunos movimientos de izquierda en el continente, así como los intentos de Estados Unidos de satanizar la migración latinoamericana y las bajas en los precios del petróleo, son parte de la arremetida imperial contra Latinoamérica y el Caribe, de allí el llamado para cerrar filas por la unidad regional.

Con ese espíritu integracionista y de cooperación ante tan complejas circunstancias, La Habana será protagonista de la reunión de cancilleres del ALBA-TCP.

 

 

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, al intervenir en la XIV Cumbre Extraordinaria de la organización en Caracas en marzo pasado, señaló que la construcción de la unidad es una de las tareas más importantes que enfrenta una revolución verdadera.

Según los organizadores, la reunión del Consejo Político ratificará la declaración final adoptada el mes pasado en Caracas durante la XIV Cumbre Extraordinaria del ALBA-TCP, que se realizó en homenaje al líder de la Revolución bolivariana, Comandante Hugo Chávez, en el cuarto aniversario de su desaparición física.

La cita de los representantes gubernamentales también reafirmará el compromiso de sus Estados con los principios de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, aprobada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en enero de 2014, en la capital cubana.

Los países del ALBA-TCP tratarán igualmente en la cita de este lunes el tema de la migración, así como las agresiones de la Organización de Estados Americanos, (OEA) contra algunas de las naciones y valorará estrategias para la concertación regional.

El diplomático boliviano, David Choquehuanca, Secretario General de la organización –fundada por los Comandantes Fidel Castro y Hugo Chávez en 2004- al arribar a La Habana en la noche del pasado sábado, dijo que los cancilleres de las naciones miembro trabajarán en interés, no solo de los países que integran el bloque, sino en función de las naciones del mundo.

 

 

El presidente venezolano, Nicolás Maduro Moros, llegó a La Habana poco después de las nueve de la noche, para participar mañana en el XV Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.