Con un denominador común - Cuba

Con un denominador común

Un grupo de amantes de la Matemática fomenta en las nuevas generaciones la pasión por el estudio de la llamada reina de las ciencias

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

SANCTI SPÍRITUS.— Rodeado de números, signos y figuras geométricas, desde hace un año, un grupo de amantes de la Matemática fomenta en las nuevas generaciones la pasión por el estudio de la llamada «reina de las ciencias» y explota sus talentos para esa disciplina.

El colectivo nació bajo el nombre de cátedra honorífica Luis Davidson San Juan, principal impulsor de la realización de concursos de esa ciencia, tras el triunfo de la Revolución. En ese espacio, profesores e investigadores de la Universidad de Sancti Spíritus José Martí incentivan a los estudiantes para que participen en tales certámenes.

Con un poco más de un año de creado, el club, único en el país, ya cuenta con siete jóvenes reconocidos en el Concurso Nacional de Matemática, y tres de ellos integran la preselección en ese nivel.

Margarita Otero, profesora de Matemática con cerca de 60 años de experiencia y Premio Provincial por la Obra de la Vida Luis Davidson, reconoce que esos espacios de intercambio desarrollan la capacidad de pensamiento del educando.

De acuerdo con Andel Pérez González, presidente de la cátedra, utilizan el método de intercambio entre generaciones para que los profesores con más experiencia, desde sus ejemplos, motiven el estudio de una ciencia imprescindible para la vida práctica, así como se interesen por carreras como Licenciatura en Matemática-Física o Matemática.

«También hacemos copas entre los estudiantes más destacados en sus diferentes niveles de enseñanza; y a través de las sociedades científicas y círculos de interés potenciamos la investigación», añade.

Laura González Ramos cursa el 12mo. grado en el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) Eusebio Olivera, de Sancti Spíritus, y confiesa que disfruta sobremanera realizar ejercicios matemáticos.

«Esta pasión la descubrí de la mano de mi profesor de sexto grado, José Ramón Plasencia. Me ha permitido un mayor desarrollo del pensamiento lógico, puedo analizar los problemas y encontrar por una vía más rápida su solución. Aunque para muchas personas es una locura, en la carrera de Medicina me será muy útil lo aprendido con esta ciencia», expresa.

Jorge Luis Meneses, miembro también de la preselección nacional de Matemática y futuro estudiante de Ingeniería en Telecomunicaciones, siente que es un reto cada vez que «tropieza» con un ejercicio.

«Me encanta el álgebra, las variables impactan en un primer momento porque te obligan a convertir lo difícil en fácil. En la cátedra hemos encontrado la ayuda necesaria para mejorar nuestras deficiencias y alcanzar buenos resultados en los concursos nacionales».

Abel Lumpuí Carulla, quien cursa el 10mo. grado en el IPVCE, agradece la creatividad aprehendida. «No a todas las soluciones se llega por la misma vía. Es lo más difícil e interesante, porque te educa en un sistema de trabajo que abre otros caminos. Creo que ahí radica la riqueza de la Matemática».

Como estos tres jóvenes espirituanos, otros tantos se mantienen bajo el mismo denominador común: demostrar y prepararse de manera intensiva y especial en una ciencia que dota de herramientas imprescindibles para «domar» las demás materias.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.