JR Podcast: El termómetro de masculinidad

¿Qué es la masculinidad hegemónica y cómo se relaciona con el machismo? ¿Cómo abordar este fenómeno desde la perspectiva de género? ¿Es también el hombre un blanco de discriminación? En busca de algunas respuestas desde la sabiduría popular, el equipo radial de JR Podcast Más que papel dialogó con mujeres y hombres de varias edades en la capital cubana. Súmense al debate…

Ana Isa Vidal Díaz
digital@juventudrebelde.cu
24 de Abril del 2017 9:33:45 CDT

«Cuando mi hermano llegó a la casa con un arete, mi madre le rajó la oreja», narra una de nuestras entrevistadas en medio de la populosa Habana, e inmediatamente después añade: «él, con el tiempo, se lo agradeció».

Ante la mirada de asombro de esta reportera, la señora afirmó: «Lo que pasa es que para tu generación… el pelo largo, los aretes, sacarse las cejas, o pintarse el pelo, todo eso es muy normal. Pero yo no concibo que un hombre de verdad ande así en la calle».

[Puedes escuchar nuestro podcast en Ivoox]

¿Será que hay hombres «de verdad« y hombres «de mentira»?, comencé entonces a preguntarme mientras grababa, para este podcast, los más diversos criterios ante la pregunta que le hice a todos: ¿qué es masculinidad?.

«Chabacanería», dureza, machismo… fueron algunos de los términos más recurrentes obtenidos como respuesta.

«Ser masculino es lo que le enseñan a uno desde chiquito —explica Armando, de 39 años— para que uno sea hombre el día de mañana y no criarte con flojera…».

«La masculinidad es la hombría y seguir las reglas establecidas por la sociedad: tener hijos, esposa, llevar las riendas de una casa. Pero el modelo por el que fui educado ya no existe, hay una tendencia a la homosexualidad», asegura Julio.

Yoan, por otra parte, advierte: «Hay gente que piensa que hay un modelo de hombre, pero hombres somos todos». Mientras, Luis considera que «ahora los varones también juegan con muñecas, porque lo importante es enseñarles a ser correctos, a preservar los valores de la familia».

La mayoría de las personas asociaron la masculinidad a la orientación sexual, y esta vinculación de conceptos se basa, según el doctor Julio César González Pagés, en la fuerza del machismo: «una ideología practicada por hombres y mujeres, que impide salir de ese modelo rígido, porque se supone que la masculinidad es inherente al hombre, y ni se discute, ni se debate…».

[Si tienes una conexión lenta, puedes escucharnos a través de TVEO]

El autor del texto Macho, varón, masculino aseguró a JR Podcast que estas posiciones están relacionadas con la inseguridad con la que viven los hombres, quienes luchan por demostrar que realmente lo son, algo que no sucede a las mujeres.

¿Y qué es la masculinidad hegemónica?, le pregunto y responde que es una tipología asociada al «macho latino», quien se supone que debe tener dinero, ser proveedor, aguerrido, regularmente violento, impositivo, y aparentemente seguro…

«Pero ningún ser humano es así. Se trata de una construcción socio-cultural que se nos asigna  a los hombres, y quienes no respondamos a estos códigos de macho, y de masculinidad hegemónica, somos tildados de débiles, flojos, —asevera González Pagés— y por eso también las personas piensan que cuando ahondas en estos temas están inquiriendo sobre su tipo de opción sexual. Y como se sabe en una sociedad patriarcal y machista, ser homosexual es sinónimo de femenino, de débil…».

De vuelta a la calle, donde generamos el debate habitual, Leandro nos comenta: «Ya prácticamente todos los hombres ayudan a su esposa en la casa, pero eso del machismo no debe existir, porque la mujer también se cansa y, además, colaborar no determina que tú seas más o menos hombre».

«Hay prejuicios que siempre han existido, por algo…—insiste Anás, de 17 años— porque un hombre se supone que sea un tipo duro que no se parezca a la mujer».

Pero su novia, Marian, ripostó: «La hombría está sobrevalorada porque, por ejemplo, si un hombre se afeita, para las personas mayores está mal porque  en su época eso no se usaba, pero ahora todo eso es normal, y se le conoce como metrosexual. Él cuida más su imagen».

«Lo que yo pienso es que todos los extremos son malos —se defiende Anás—Yo he llorado, o sea, los hombres sí lloran y pueden expresar sus sentimientos, y no tengo complejo con eso… pero yo no me afeito».

«Recuerda que el mundo ha cambiado mucho —le dice Mario— pero nosotros mantenemos muchos tabúes. Creo que la juventud se viste como quiere. Es rebelde, y no sigue un patrón preestablecido. Eso me parece fabuloso.»

Ante este escenario, ¿qué hacer?

«Podemos desaprender», asegura González Pagés, también profesor de la Universidad de La Habana.

Y reitera: «¿Debemos feminizar a  los hombres? No. Se puede ser masculino y solidario, tener valores humanos más allá de que seamos hombres o mujeres. (…) Pero debemos revisar las conductas desde que educamos a los niños para evitar formar machos violentos, que después tendrán que convivir con las mujeres, quienes tienen otros códigos y otros roles, y ahí es donde habrá una disputa entre ambos».

Doctor Julio César González Pages. Foto: Roberto Ruiz

Destaca el especialista que el cómo debemos ser se enseña desde pequeños, incluso a través de los juguetes cuando destinamos muñecas para que las niñas aprendan mejor a cuidar a los hijos y armamentos para los niños, con el fin de estimular el espíritu agresivo de la masculinidad tradicional.

«Como padre, hermano, y profesor me preocupa que muchas veces no se tome conciencia de que el desarrollo del país debe tener en estas temáticas una línea directriz. Desde el humor —analiza— se reproducen chistes que laceran a personas de otras provincias, a la multirracialidad del país, hay una televisión inundada de críticas a los hombres orientales en personajes que los disminuyen, y los caracterizan como brutos o incapaces. Eso crea una cultura del enfrentamiento en la diversidad».

JR Podcast volverá con más debates sobre la masculinidad y la feminidad. No dudes en enviar tus opiniones a juventudrebelde.cu@gmail.com. También puedes buscarnos en Facebook como Más que papel o descargar nuestros podcast en Ivoox.

 

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      Carlos Cesar - 25 de Abril del 2017 8:31:49 CDT

      El machismo es un fenómeno social y se puede enmarcar en los tipos de sociedades según la preponderancia de género, y que es justo aclarar que no siempre ha sido machista. En la historia de la humanidad han existido los Patriarcados y los Matriarcados ellos influyendo en las sociedades de sus tiempos, ninguno de ellos han tenido mejor desempeño como orientación social. La igualdad de género pasa por no estar a la defensiva constantemente ya que esto en psicología podría tomarse como una forma de ataque. Donde hay confianza, no cabe el recelo. La educación para la convivencia en sociedad debe aportar el verdadero respeto por el otro. Sin caer en distinciones. Sin preponderancia, porque nadie tiene la última palabra de hasta dónde son los derechos individuales e inviolables de cada ser humano. Violar la mentalidad debiera ser el abuso más fuertemente sancionado por las leyes y la sociedad. Convencer no se traduce en arrollar. Mejor diríamos educar, deberíamos aprender a auto educarnos, a auto conducirnos.

    2. 2

      Yeyo - 27 de Abril del 2017 8:42:38 CDT

      Cada quien tiene derecho a ser como quiera ser, pero tambien (y creo q es la parte q no se entiende) tiene derecho a pensar libremente sobre los conceptos de hombria. Yo entiendo que todos nacemos con el pelo, las uñas etc, pero me disgusta los aretes los tatuajes los piercings esos son atuendos de las feminas en todos los continentes, los hombres asi al igual q dandose besos en la calle esos son payasadas, es mi criterio, no se ve bien, el pelo largo es otra cosa, es el pelo natural igual q la barba se ve bien en un hombre por algo sale en los hombres. el querer lucir igual que una mujer es una payasada, no le den mas vueltas a eso. A veces en ciertos momentos tu no sabes si darle el asiento a una mujer o a un hombre disfrazado de mujer, eso trae hasta problemas

    3. 3

      Yoe - 27 de Abril del 2017 10:10:11 CDT

      Lo que pasa es que esa mujer está defendiendo el lugar y papel que debe tener el hombre en medio de la sociedad, y sus responsabilidades básicas, ante un pensamiento hoy en día muy pluralista, que si bien para muchos los conceptos están claros para otros nó, y lo peor es que pasa del conocimiento o no de la persona a hacerse práctico y visible, y los que no sabe o aprenden solamente mirando, o con el ejemplo que da papá o el hermano, pueden perder el sentido de lo que es realmente importante para ellos y quienes lo rodean Ej: muchos jóvene hoy en día no consideran el trabajo muy importante, pero salir con un poco de dinero, un arete, un peinado con una cola y pintado parte del pelo, lo consideran más importantes. Quien se preocupa por esto !Nadie!, (OJO: El concepto pluralista de diferentes personas que creen que es lo correcto o no puede dar a traste, que se pierda el sentido de quien se es como persona y con ello las responsabilidades que tenemos ante la socieda que nos rodea). Lo anteriormente dicho puede afectar a muchos e incluso ya está afectando a la generación que emerge. HOy vemos que muchos hombres son responsables con sus familias, las atienden y son capaces de luchar por ellos a cualquier precio sin embargo hay otros que no, e igualmente pasa con los más jóvenes unos más y otros menos o lamentablemente no aportan nada. Este tema es muy amplio, pero el miedo y la incertidumbre a que se pierdan las funciones morales sobre la cual se erige una sociedad pueden ofender u generar actitudes tanto para mujeres como para hombres, como ARRANCARLE DE LA OREJA UN ARETE A UN HOMBRE.

    4. 4

      dailene - 27 de Abril del 2017 11:55:22 CDT

      Muy buen tema. En Cuba a pesar de los cambios y los avances sociales, todavía hay quienes viven en la edadd de las cavernas

    5. 5

      El Gato - 27 de Abril del 2017 17:55:59 CDT

      Habría que preguntarle a una mujer qué diría de un hombre que al ella pedirle que saque a una rana de su camino este le dice que ni modo, que él le tiene asco o miedo a las ranas. Estas cosas se ven día a día y la mayor causa es la crianza feminizada a la que están expuestos muchos niños y jóvenes en la actualidad. Sobre los saludos con besos en la cara no creo que sean payasadas. Yo soy un hombre de 36 años, beso en la cara a mi padre, a mi hermano y a mi hijo en el lugar del planeta que me los encuentre porque eso es cariño de familia, además, para los asiáticos "Dar la mano" es algo bastante inusual, sin embargo en occidente no es así. Los esquimales se saludan frotando narices, sin embargo aquí en Cuba eso sería fajarería. Tengo un hijo que coge cualquier bicho con la mano y sin miedo, no tengo vicios excepto el de que me encantan las MUJERES y las respeto al máximo y al parecer esos son vicios familiares, y mi hijo de 12 años sigue esos pasos porque se ha criado en este ambiente no de machismo sino de masculinidad. Él usa aretes porque es algo de la edad, yo también los usé en mis años del pre, ya ahora no porque el porte y aspecto que requiere y por la responsabilidad social y profesional en la que me desenvuelvo como parte del consejo de Dirección de una Empresa no sería adecuado el uso de estos elementos, como tampoco tatuajes, collares de la religión que practico (aunque los llevo en el bolsillo SIEMPRE) y vestuarios no compatibles con los de un funcionario del estado. Estas cosas se las hago saber a mi hijo y le muestro cada vez que puedo como se vería por ejemplo el director de su secundaria si tuviese el cuerpo tatuado en partes visibles o si llevase piercings o vestimentas que aunque a la moda dejaran mucho que desear ante su misión de ser ejemplo e imponer respeto ante sus estudiantes y colectivo de profesores. No es menos cierto que en tiempos remotos nuestros antepasados no tenían barberos ni corta uñas ni sastres, y que lentamente la apariencia del Hombre (en el amplio sentido de la palabra) fue cambiando de acuerdo a sus necesidades y tecnología lograda,pero a veces se les va la mano a algunos con eso de sacarse las cejas y otros detalles que acentúan los rasgos femeninos. Como dice el dicho: "Cada cual que haga de su c... un tambor", pero de que hay flojera, la hay señores, y eso sale desde la casa y de lo que ven en la calle y en la televisión. Mientras, mi hijo seguirá siendo hijo de gato...

    6. 6

      Mártivarela - 29 de Abril del 2017 21:39:02 CDT

      El machismo no le es dado al hombre por su código genético, sino a través de una cultura milenaria que lo exacerba, lo potencializa y lo sienta en el trono del patriarca por su hegemonismo histórico, su categoría distintiva y su condición de macho, varón, masculino. Desde tiempos prehistóricos, el hombre ha gozado de privilegios y potestades que lo ubican en una escala superior a la mujer. Su función de proveedor lo dignifica, e incluso lo absuelve de ciertos excesos. En la actualidad, numerosas civilizaciones custodian y recrean una denigrante y abusiva política machista que disminuye, pisotea e invisibiliza a la hembra que nació bajo la égida patriarcal. Deslastrar a las sociedades del machismo, no es tarea fácil. Desgraciadamente, el mundo de hoy es testigo de los más absurdos crímenes que se cometen a diario contra las féminas. El machismo es transmitido de generación en generación. Los derechos del macho se institucionalizan, mientras que la mujer (excluida y maltratada) en muchas partes de la Tierra sufre las terribles consecuencias de desigualdad, la discriminación racial, sexual y de género…

    7. 7

      carlos - 30 de Abril del 2017 22:59:36 CDT

      a mi entender el machismo es un producto de la socieded ,llamese como se llame, el machismo es la respuesta al feminismo y no al reves , recordar que todo comenzo con el matriarcado que fue derrotado por el patriarcado de hecho todavia existen paises feministas donde comntrario a lo que se aparenta la mujer ,manda,vease china.mientras haya feminismo habra machismo y viceversa salud

      «Chabacanería», dureza, machismo… fueron algunos de los términos más recurrentes obtenidos como respuesta. Foto: Abel Rojas Barallobre

      Noticias relacionadas

      del autor

      en esta sección