Que ningún joven quede desvinculado

Lograr la reinserción e incorporación de los jóvenes desvinculados del estudio y el trabajo ha sido para el Estado cubano, y en especial para la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) una premisa fundamental

Autor:

Yuniel Labacena Romero

Lograr la reinserción e incorporación de los jóvenes desvinculados del estudio y el trabajo ha sido para el Estado cubano, y en especial para la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) —no solo por su misión política sino también social—, una premisa fundamental, ya que este constituye un fenómeno multicausal y de connotación social.

Roberto Conde Silverio, miembro del Buró Nacional de la UJC, explicó que la atención a los jóvenes sin nexos con el aulas o con el trabajo resulta una de las direcciones estratégicas de la organización. Y así se analizó en una de las comisiones del 5to. Pleno del Comité Nacional de la UJC, en el que se evaluó la marcha del proceso político que se realiza con jóvenes desvinculados.

Como parte de la estrategia asumida, estudiantes de la Enseñanza Técnica Profesional realizaron el pasado mes en todos los municipios del país visitas a las casas de muchachos que están fuera del trabajo y el estudio, y dialogaron con ellos y sus familias sobre las causas de esa situación. Se les citó a un encuentro en sus municipios con el fin de proponerles ofertas de empleo o nivelación.

Hemos creado las condiciones necesarias para asegurar una participación más activa de las nuevas generaciones en el desarrollo económico y social. Despachamos con los ministerios de Educación, Trabajo y Seguridad Social y Salud Pública, entre otros, con el propósito de que garanticen las opciones necesarias y ayuden a fomentar en esta el valor del trabajo, apuntó.

Conde Silverio subrayó que entre las ofertas están cursos para maestros primarios y educadores de círculos infantiles, varias tecnologías de la Salud y especialidades de los diferentes órganos del Ministerio del Interior, así como las plazas que particularmente ofrecen las direcciones de Trabajo en cada territorio. «Las propuestas se harán teniendo en cuenta las potencialidades de cada municipio y existe casi una treintena de opciones para cada caso», señaló.

Sabemos que para enfrentar esta situación se necesita un trabajo personalizado y multisectorial. No se trata únicamente de tener los nombres de los jóvenes desvinculados, sino de laborar con ellos, ayudarlos a resolver su situación y darle seguimiento a su permanencia una vez que se consiga incorporarlo al estudio o al trabajo, significó. (Yuniel Labacena Romero)

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.