El retorcido legado de un huracán

Aunque su azote está «en pleno desarrollo», ya muchos le catalogan como el más fuerte, el más caro y el que produjo la mayor evacuación en La Florida. Afectada ella misma, Cuba proclama su solidaridad con los vecinos

Autor:

Juventud Rebelde

Un balance, tristemente preliminar e impreciso, ubica en 17 las muertes ante el paso de Irma, llamado a convertirse, según los estimados, en el huracán más costoso de la historia, si finalmente causa en las islas del Caribe y Estados Unidos las pérdidas de 120 000 millones de dólares que pronostican agencias especializadas.

Según el periódico español El Mundo, la Organización de Naciones Unidas ha estimado que en el área total que pudiera completar el azote de Irma viven 49 millones de personas, lo cual revela el reto de preservar las vidas de grandes poblaciones y proteger las economías que las sustentan.

Los daños en La Española, isla que reúne a República Dominicana y Haití, fueron menores de los que se temían. En República Dominicana fueron evacuadas 24 116 personas, según informó el Centro de Operaciones de Emergencias (COE). El país sufrió afectaciones en más de 2 600 viviendas, 114 de ellas destruidas completamente.

Por su parte, Haití sufrió inundaciones y varios heridos en el noreste del país, a tenor de lo reportado por el servicio de protección civil. Dado que Irma pasó un poco más al norte de lo previsto, el impacto sobre esta empobrecida nación no fue tan severo.

Puerto Rico lamenta la muerte de dos de sus ciudadanos. Millón y medio de personas quedaron sin servicio eléctrico y el panorama de la isla incluye ríos crecidos en el centro y el norte. El gobernador, Ricardo Rosselló, activó la Guardia Nacional y habilitó albergues para 62 000 personas.

El periódico peruano El Comercio refirió que en Estados Unidos, donde se espera un impacto de «proporción nuclear», se forzó la evacuación de un millón de personas en las zonas costeras de Florida y Georgia.

Especialmente en Miami, la población se evacuaba precipitadamente y se disponía a un fin de semana tenso, por lo cual acopiaba combustible y aseguramientos de mercado. El periódico argentino La Nación comentó que, ante el peligro, unas 650 000 personas huían desde el sur del estado norteamericano, el mayor éxodo visto en Florida y una de las evacuaciones más grandes en la historia de Estados Unidos.

El fenómeno natural también pudiera dejar récords en las arcas de las naciones azotadas. Según publicó el periódico español El Mundo, de acuerdo con cálculos de la agencia Enki Research que consideran el valor de las propiedades que podrían ser destruidas, Irma podría ser el huracán más costoso de la historia, causando pérdidas por 120 000 millones de dólares en Estados Unidos y en las islas del Caribe.

Solo en algunas de las ciudades más ricas de Estados Unidos, como Miami, West Palm Beach y Fort Lauderdale los costos podrían llegar a 100 000 millones de dólares, afirmó Chuck Watson, fundador de la agencia.

«Si se agregan los daños originados en otras zonas, podría ser el huracán más costoso de la historia», apuntó.

Los golpes de la naturaleza han sido severos en estas jornadas, no solo en la cuenca caribeña sino también en suelo continental. Solidaria siempre y con personal internacionalista trabajando de antemano en varias de las naciones afectadas, Cuba, que igualmente sufre daños derivados del paso de Irma, reitera su vocación de respaldo.

Una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores señala que nuestro país expresa su solidaridad con los hermanos caribeños afectados por el paso del huracán Irma, en especial con el pueblo y las autoridades de Antigua y Barbuda, donde nuestros colaboradores de la salud se mantienen prestando servicios y contribuyendo a la recuperación del país.

De igual forma —agrega el texto— reiteramos nuestra solidaridad y apoyo a los pueblos y gobiernos de México y Guatemala, tras el fuerte terremoto que sufrieron en la noche de ayer (jueves) y que causó significativas pérdidas humanas y materiales.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.