Contra el colonialismo y por la solidaridad antimperialista

Tras la inauguración del Foro de Sao Paulo, inició en sesión plenaria el debate sobre la lucha contra el colonialismo y por la solidaridad antimperialista, y la necesidad de la unidad y la integración latinoamericana y caribeña

Autor:

Iris Oropesa Mecías

En horas de la tarde dominical inició el debate sobre la lucha contra el colonialismo y por la solidaridad antimperialista, y la necesidad de la unidad y la integración latinoamericana y caribeña.

Dilma Rousseff, expresidenta brasileña y representante en este Foro del Partido de los Trabajadores, tomó la palabra entre ovaciones de los delegados y actualizó de modo magistral  la situación política actual de Brasil.

Foto: Laura Borges

Con un saludo a todos los integrantes de este foro creado por el Comandante Fidel y el presidente Lula, Dilma envió un saludo al presidente de Cuba Miguel Díaz Canel, y expresó su  su agradecimiento por su recibimiento amoroso.

En su discurso, la exdignataria alertó sobre el  gran avance del pensamiento conservador, de derecha neoliberal, " principalmente en las grandes economías de América Latina con el consetimiento de Estados Unidos".

Tras un repaso histórico al desarrollo de los gobiernos neoliberales en América, con su síntesis simbólica en el Alca, Dilma analizó el surgimiento de gobiernos progresistas populares.

«América Latina nadó contracorriente»,  aseguró, «esos gobiernos ampliaron la participación popular» y definieron una posición clara en relación a la democracia.

Foto: Laura Borges

«La justicia de Brasil dejó de ser imparcial y él pasó a ser un rehén», denunció, al tiempo que calificó esta maniobra de la derecha como una «gran novela», que pretendía sacar a Lula del escenario electoral.

Sin embargo, enfatizó, «el presidente Lula preso es una presencia más fuerte».

Al final de sus palabras, la exdignataria brasilera agradeció de manera emotiva toda la solidaridad que por diversas vías los movimientos sociales y políticos de izquierda hicieron llegar a su partido ante el proceso judicial manipulado al presidente Lula, y aseguró que esa solidaridad es ahora muy necesaria, pues se cumplen cien días de la prisión política del presidente.

Los delegados acompañaron las palabras de Dilma con ovaciones y gritos de «Lula libre», para demostrar de modo espontáneo su compromiso a seguir acompañando la lucha del PT en el país sudamericano.

Tras las palabras de Rousseff, se dio paso a un mensaje de video enviado por el presidente Da Silva a los participantes del Foro, que colmaron la sala de la plenaria de un sentir especial hacia la causa del Partido de los Trabajadores de la nación sudamericana.

Las palabras de Lula llamaron a una urgencia de la unidad ante el presente estado de Latinoamérica y dejaron la seguridad de que no hay rendición posible por parte del mandatario, a pesar de su estado actual como prisionero político.

El mensaje, aunque breve, fue una síntesis del sentir de lucha del PT y recibió vítores y ovaciones de los delegados.

La importancia del diálogo nacional como salida a este tipo de contextos

Jacinto Suárez Espinoza, Secretario Internacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional, expuso la situación de violencia y manipulación del estado de opinión popular en su país en contra del gobierno de Daniel Ortega y con la anuencia del sector eclesial nicaragüense.

Denunció el uso de datos falsos sobre muertes, y explicó a los presentes las coincidencias notables de estas revueltas en Nicaragua con las guarimbas venezolanas.

Otra maniobra opositora que denunció fue la presentación de informes ante la OEA sobre supuestas violaciones a derechos humanos, evidenciando la conspiración de esa organización con las fuerzas de derecha, al tiempo que enfatizó la importancia de la policía sandinista para mantener el orden y eliminar los tranques.

Foto: Maykel Espinosa

Al cierre de su intervención, el representante del Frente Sandinista afirmó «Estamos más que unidos defendiendo nuestra revolución y al presidente Daniel Ortega (...) Nicaragua quiere paz».

Fuimos un mal ejemplo, expresó el representante del Partido Sandinista nicaragüense al denunciar las intenciones imperialistas de destruir el proceso nicaragüense con los distirbios y revueltas azuzadas en el país actualmente.

Tuvimos un país pequeño, pobre, postrado por la guerra que llega a la izquierda e inmediatamente empieza a florecer. Eso no lo podían resistir los neoliberales, expresó.

Podemos hablar de muchísimos malos ejemplos, pero esos son algunos que ilustran por qué se nos está castigando de esa manera.

Seguidamente, enfatizó la importancia del diálogo nacional como salida a este tipo de contextos.

Estamos priorizando como búsqueda de solución política el diálogo nacional, que fue llamado por el presidente Ortega a los tres días de los disturbios.

El diálogo nacional lo que encontró fue una respuesta del bloque opositor, explicó, con la complicidad de la iglesia que únicamente planteaba la oposición a la presidencia del presidente Ortega. No planteaban nada más, solo la renuncia del presidente Ortega.

Foto: Maykel Espinosa

Una petición de solidaridad y apoyo para la causa histórica de Puerto Rico

Otro momento central de esta sesión vespertina fue la intervención de Óscar López Rivera, luchador antimperialista puertorriqueño, quien expuso desde un análisis histórico de su nación la lucha de los defensores de la opción independentista de su país.

«El único propósito de esa ciudadanía no era más que transformar a los puertorrieños en carne de cañón", aseguró sobre la propuesta de ciudadanía que el gobierno de Estados Unidos de un modo malvado presentó a los boricuas con una doble moral.

López Rivera recordó el papel ejemplar de Pedro Albizu Campos como independentista que encendió el sueño boricua del nacionalismo y el surgimiento de ese partido nacionalista como un gérmen de la lucha de los trabajadores de su país.

Tras un profundo repaso por los procesos de pensamiento político de su país, López Rivera enfatizó en la intención abiertamente malvada de Estados Unidos hacia la nación boricua, que ha sido frustrada en sus acercamientos a la búsqueda de soberanía.

La resistencia de los luchadores nacionalistas puertorriqueños que como él, fueron encarcelados en Estados Unidos, fue pormenorizada a los participantes del Foro como ejemplo del continuo uso de la prisión política contra los luchadores de izquierda.

Destacó además el papel fundamental de las mujeres en la búsqueda de independencia, por su entrega completa a los ideales nacionalistas en Puerto Rico.

En el presente, afirmó, Puerto Rico es un caso de lo más criminal dentro de la estructura de los Estados Unidos, que siempre ha buscado la destrucciòn de ese pueblo.

Hoy, señaló, donde quiera que se privatiza es sinónimo de pobreza. De ese modo alertó a los representantes de partidos progresistas a combatir la pérdida de identidades nacionales que son saqueadas por parte de un imperialismo estadounidense que consideró acelerado.

Sus palabras culminaron con una petición de solidaridad y apoyo para la causa histórica de Puerto Rico.

Foto: Maykel Espinosa

En un segmento pedido por la expresidenta brasileña Dilma Rousseff, se envió un saludo fraterno al ministro de relaciones exteriores de la expresidenta Cristina Kirchner, presente en la sesión.

De este modo, la sesión plenaria de esta primera jornada de debates del Foro de Sao Paulo en La Habana dejó un sentir unánime entre sus participantes: las nuevas maneras de intentar desponjar a los pueblos latinoamericanos de sus aspiraciones soberanas, y la urgencia de la integración y la solidaridad y apoyo de no solo las fuerzas izquierdistas de la región, sino las del mundo entero en la búsqueda de reforzar con unidad el pensamiento progresista y latinoamericanista.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.