La pasión de las actas

Quienes procesan los documentos que llegan de las reuniones de la consulta popular del Proyecto de Constitución de la República, aseguran que la gente ve que su Revolución sigue ahí y que el documento jurídico es un reflejo de su grandeza

Autor:

Nelson García Santos

Santa Clara, Villa Clara.—La imagen del Centro de Dirección de la Información, de este municipio, devela que cada cual está concentrado en una lectura ávida que les proporciona la primacía de conocer, de primera mano, el sentir disímil en expresiones, pero impregnadas del sentimiento revolucionario más allá de sugerencias puntuales de modificación, adición o dudas sobre el Proyecto de Constitución de la República de Cuba.

Tres grupos de profesionales de distintas instituciones desarrollan su faena allí: el primero se encargan de recepcionar las actas de las reuniones de consulta popular sobre la Ley de leyes, el segundo de la revisión y el tercero de la digitalización y trasmisión de la información.

En estos primeros seis días de trabajo se ha confirmado que el Centro está campana, aunque prácticamente están en el prólogo de su imprescindible tarea, pues en el próximo mes el ritmo diario de asambleas será mayor, tras la terminación del período de vacaciones.

Todo se ha previsto y se cuenta con el personal necesario para enfrentar el procesamiento de los documentos que, a pesar de su alta calificación, recibió una preparación especial, precisa Diamela López Valdés, quien al frente del Centro de Dirección.

La capacitación incluyó seminarios sobre cómo realizar el procesamiento de la información y el análisis de las constituciones en Cuba, así como el estudio de las propuestas de modificación en este proyecto en comparación con la actual que data de 1976.

En la entidad recepcionan las diferentes actas de la consulta popular realizadas por dos personas adiestradas que reflejan detalladamente lo ocurrido y el modelo Uno. Luego este, que atesora las propuestas de cambio, modificaciones o dudas se pasa a revisión, precisa López Valdés. En esencia la revisión se ciñe estrictamente a determinar si las propuestas de cambio, modificaciones o dudas se corresponden en realidad con el artículo señalado por los asambleístas.

En el quehacer de los centros, encargados de procesar la información de la consulta popular, resulta vital el de la instancia municipal, porque de allí parte la información primaria. De ahí que una de las fortalezas de la cadena radica en la exactitud y veracidad del manejo de la información desde que se asienta en el acta.

Se llega hasta el detalle mínimo de mantener en las actas y hasta en el Modelo Uno las dudas expresadas, independientemente a que les fueron aclaradas en la propia reunión. O, incluso, comunicarse por teléfono con los que levantaron el documento para aclarar algo que no se comprende cabalmente.

Para Yosmay Saiz Santiesteban, profesor de Historia y Filosofía de la Universidad de Ciencias Médicas Serafín Ruiz de Zarate Ruiz, de Villa Clara, la lectura de las actas deja la satisfacción de comprobar cómo se desprende de su lenguaje la pasión revolucionaria.

Tampoco quiere decir eso que no haya quién discrepe de esto o lo otro, pero la esencia está en que la mayoría está mostrando el acuerdo con el Proyecto.

Lo sabe bien Saiz Santiesteban quien está al frente del Equipo de Procesamiento de la Información en el Centro de Dirección Municipal. En definitiva, la gente ve que su Revolución sigue ahí y que el Proyecto de Constitución es un reflejo de su grandeza.

Descargue aquí el PDF del Proyecto de Constitución

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.