Juventud Rebelde - Diario de la Juventud Cubana

En Baracoa alertas y sin perder cordialidad

Concluyó en Baracoa el traslado de vacacionistas extranjeros a centros de aislamiento. Establecen sistema de vigilancia para evitar nuevas entradas por vía terrestre

 

Autor:

Haydee León Moya

GUANTÁNAMO.— Por aquello de que «en pueblo chiquito todo el mundo sabe quién es quién», la gente sabía que el hombre que ocupaba una de las mesas más cercanas a la puerta de entrada de la heladería ubicada en la céntrica calle Martí, en la Ciudad Primada de Cuba, era un extranjero.

 Muchas vistas sobre él y de pronto, aunque el hombre se cubrió rápido la boca, al primer sorbo de la fría crema se le escapó de todas formas un ruidoso estornudo.

«Cierren la puerta, que no salga», dijeron algunos. «Llamen al Partido, al Gobierno o al puesto de mando para que lo manden a buscar», secundaron otros. «Llamen a Salud Pública para que manden una ambulancia», exigieron varios.

Y en medio de aquella «encerrona», el hombre buscó desesperado su carné de indentidad y se defendió como si hubiese sido acusado de cometer un delito: «Tranquilos, es que el helado siempre me resfría… Además, miren: soy residente permanente en Cuba y hace siete años no saco un pie de esta ciudad», aclaró, y después de mil disculpas volvió la calma al lugar.

Normal y sin revuelo hubiese pasado aquel involuntario reflejo si estos no fueran tiempos de coronavirus, y si no hubiese ocurrido justo en medio del proceso que, cumpliendo una de las medidas adoptadas recientemente por el Gobierno cubano, trasladó a los vacacionistas extranjeros de esa urbe, el mayor polo turístico de esta provincia oriental.

Norge Rodríguez Delgado, intendente de Baracoa, aclaró a JR que están utilizando todas las vías de información para que los pobladores conozcan que en la ciudad residen 44 ciudadanos de otras nacionalides y 13 que poseen visas familiares, personas que no se incluyen en esa decisión.

«La medida se cumplimentó en los días 24 y 25, y 86 turistas extranjeros ya se encuentran en las instalaciones previstas», precisó.

Al preguntarle por qué tan pocos, cuando en la ciudad funcionan cientos de casas de renta, Rodríguez explicó que en cuanto se informó del primer caso de contagio confirmado en el país, los mismos propietarios de alquileres cancelaron las reservaciones para marzo y abril. Además, la mayoría del medio millar de turistas procedentes de Italia, España, Alemania y Canadá, abandonaron voluntariamente la ciudad, tanto los alquilados en las diferentes instalaciones estatales como en las privadas, de manera que cuando se anunció la decisión permanecían ocupados 92 hostales privados, de 294 existentes, y ya al actuar, solo quedaban esas 86 personas.

Según Rodríguez Delgado, como parte de las acciones de control se establecieron tres puntos de control por vía terrestre, a la entrada de comunidades y zonas de esparcimiento por las que habitualmente arriban a Baracoa muchos visitantes.

Además, «un grupo de trabajo integrado por personal de la Dirección de Inspección y Supervisión (DIS) y de Salud Pública mantiene un riguroso monitoreo del movimiento en las casa de alquiler para actuar en caso de violación u ocultamiento de información», aseguró.

«En ello ha sido muy útil también la cooperación popular, que nos mantienen informadas a las principales autoridades de la ciudad de cualquier anormalidad que detecten», afirmó, como lo ocurrido en la cremería.

«Nuestros pobladores se alarman cuando ven un extranjero que anda por la ciudad o permanece en alguna casa y llaman al puesto de mando para que acuda al lugar. En casi todos los casos no ha sido necesaria ninguna actuación, pero aprovechamos para dar la información necesaria a esas personas que, de todas formas, actuaron correctamente.

«No es rechazo al extranjero, de lo que se trata es de cuidarnos, pero en todos los espacios posibles estamos insistiendo en que, a pesar de las tensiones y preocupaciones, debe continuar el tratamiento solidario, respetuoso y afable con quienes, del país de origen que sean, deciden vacacionar o vivir en nuestra ciudad», dijo finalmente el intendente.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.