Poesía de Lina de Feria - Cultura

Poesía de Lina de Feria

Lina de Feria (Santiago de Cuba, 1945). Poeta y ensayista. Licenciada en Filología. Ha obtenido el Premio David de Poesía, cuatro premios de la Crítica y en 2008 el Nicolás Guillén, que convoca el Instituto Cubano del Libro, entre otros premios. Los poemas que presentamos pertenecen al libro Ante la pérdida del safari a la jungla, ganador en este último certamen y que aparecerá el año próximo.

Autor:

Juventud Rebelde

Ante la pérdida del safari a la jungla

«Tiempo es el espacio de las ideas»              José de la Luz y Caballero

«Las mariposas emparejadas ya amarillean en el Agosto sobre la hierba del jardín del oeste.

Si has de venir por losvados del río Kang

  Por favor, házmelo saber de antemano

                               Y yo saldré a recibirte,

                               Iré hasta Cho Fú-Sa.»

                                                 Ezra Pound

I

efectivamente

el absurdo es un aire de galerna

buceando por entre los ramajes del cerebro.

los años se han ido acumulando

y en los patos de yeso

las vestiduras caen

como pésimas telas de escenario.

pasa el ángel quebrando

el pasadizo fatal para la muerte

y todo se arma

como en los puzzles de vidriera

aquí la estatua

aquí el friso de los espasmos

aquí la voladura de los Maines.

toda memoria es desmemoria

vértebra solitaria de un país en mudanza

por donde el mar hace la roca

y la plataforma yace como cuerpo desnudo

paloma sin las alas

flecha en la diana

por donde corre un hilillo de sangre.

en el reloj se teje la mismísima vida

y puede el columpiar de una brujita

llevarme a la planicie de los caminos

que conducían a la jungla.

despierta estoy pero dormida

y comienza aquel traspatio

terminado en el jardín sin quebrantar.

la mano de mi madre es toda una fortuna

su huesito central

tiene una vertiente en ciernes

hacia los cielos adheridos.

ahí van los instrumentos con los mapas.

renacen las paredes

y entre el gran farallón de la floresta

me deslizo en silencio

hacia el abrumador trasfondo de la tierra.

II

no se trataba de ensayar la vida

entre los árboles del patio:

la irrealidad llegaba como una anciana forma

a cabalgar los troncos de los plátanos

con su leche de aguadas

suspirando por leves oquedades marinas.

simples animalillos

decoraban los tocones de piedra

y el árbol del aguacate

padeciendo su sombra tan inmensa

enrejaba los soles

emplomando en los hálitos

como cascadas de luciérnagas

brillantes todavía en el arder de la tarde.

ya Milton lo predijo

el paraíso se acaba perdiendo siempre

y en la giba que crece

los ojos torturados de Caravaggio.

la cabeza pendiente

y Goliat en uno mismo

partido el talón de Aquiles

en un puñado de terrones y sueños.

la circunstancia es grave

la soledad enorme

persiguiéndonos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.