Una criatura nacida del son

A contrapelo de criterios «modernos», un grupo musical nacido en la Universidad de Granma ha hecho de la música tradicional, durante casi 20 años, una espada de triunfos

Autor:

Osviel Castro Medel

BAYAMO, Granma.— Qué día aquel en la vida de Geovanis Oliva Aguilar. Era el 1ro. de abril de 1995 y llegaba a la Universidad de Granma —que entonces era un Instituto Superior de Ciencias Agropecuarias— sin imaginar que se enrolaría en una aventura formidable.

Claro que no podía sospechar, por ejemplo, que aquella empresa naciente, vinculada con la música, lo llevaría a tierras de Brasil o de la mítica Grecia.

Lo cierto es que desde esa fecha él se convirtió en el padre de una criatura que inicialmente se llamó Azum y tres años después Universon, un sexteto que es referencia en el mundillo de las universidades cubanas.

«Yo había ido a trabajar a la Universidad después de graduarme en la Escuela de Instructores de Arte de El Yarey, en Jiguaní, y ya llevaba la idea de crear una agrupación que defendiera la música cubana», contó Geovanis a JR.

Ahí empezó un proceso difícil para escoger —entre los alumnos— a los músicos, montar un repertorio, acoplar las voces... conseguir los instrumentos. Incluso, Universon inició con un contrabajo prestado, que después de 16 años aún conserva esa etiqueta.

Pero los desvelos fuera del tiempo docente comenzaron a dar resultados, al punto que hoy la agrupación acumula más de diez premios en los festivales nacionales de aficionados de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

Por su excelencia musical, en 2001 le llegó una invitación por siete días a Manaos (Brasil) y en 2003 otra de un mes a Grecia. Esta última les hizo vibrar el alma a los entonces integrantes de Universon porque —como explica Geovanis— «en todos los lugares las personas se estremecieron con nuestra música. En Atenas, por ejemplo, nos presentamos después de un grupo folclórico de Armenia que gustó mucho. Pero cuando nosotros empezamos a tocar, aquello superó todo, la gente se contagió con nuestros ritmos y entendimos mejor el poder de la música cubana».

Precisamente uno de los desafíos constantes del grupo ha sido mantenerse interpretando la llamada música tradicional desde la Universidad, un espacio con fama de modernidades y rejuvenecimientos.

«Aunque no parezca, a muchos jóvenes sí les gustan esos ritmos que llevan picardía, doble sentido, el sabor del son o de la guaracha. De todos modos, hemos incorporado música de estos tiempos, de autores granmenses como Arturo Jorge y el mago Ampudia, y las versiones de canciones conocidas», reconoció este artista de 40 años.

Claro que no han faltado quienes aconsejaron dejar el son a un lado e irse a variantes «más actuales». La respuesta del sexteto —explicó él— ha sido demostrar que la música tradicional cubana no muere, late siempre en el cerebro y el corazón.

Sin embargo, el mayor reto del sexteto ha sido refundarse con nuevos integrantes, pues todas las carreras son finitas. «No ha sido fácil, siempre hay que estar pensando en el relevo e ir formando a los futuros músicos, ya esta es la sexta generación de Universon», expresó Geovanis.

Además de él, integran la agrupación José Carlos Corrías Carrazana (cuarto año de Contabilidad y Finanzas), Omar Garcés Peña (cuarto de Ingeniería Mecánica), Manuel Alejandro Pérez Cedeño (quinto de Ingeniería Mecánica), César Eldris Cintra Rojas (quinto de Agronomía) y Alena Verdecia Rosales (recién graduada en Informática).

Sus presentaciones van más allá de los muros de la Universidad de Granma. Han estado en disímiles eventos culturales aunque, como expone su director y creador, nada supera las actuaciones en comunidades. «Cuando vamos a las zonas rurales nos oxigenamos mucho, vemos cómo la gente humilde y trabajadora, que no tiene muchas opciones culturales durante todo el año, nos acoge  y aplaude. Ese es el mayor reconocimiento a Universon».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.