Cine francés en Cuba: ¡Bienvenue!

La edición 19 del Festival de Cine Francés está ya en La Habana

Autor:

Ana María Domínguez Cruz

A conocer los detalles de uno de los más grandes escándalos de la historia de las finanzas: el caso real del comerciante francés Jerôme Kerviel, apodado «el ganador», «la máquina de hacer dinero», nos convidó el destacado director galo Christophe Barratier en la noche del pasado viernes cuando presentó en estreno mundial su película, L’Outsider, en la inauguración de la edición 19 del Festival de Cine Francés.

Desde entonces, y hasta el 21 de mayo, los cinéfilos cubanos deberán organizar su tiempo libre si desean disfrutar de 19 filmes realizados en el período que va desde 2014 hasta 2016, entre los que se incluye el documental Huracán —en estreno mundial—, de los realizadores Andy Byatt, Cyril Barbançon y Jacqueline Farmer, quienes recibieron la colaboración del compositor Yann Tiersen. En Huracán se cuenta el viaje de 15 000 kilómetros de esta fuerza destructiva pero esencial para el equilibrio del planeta.

Nominada a los premios Oscar y Globo de Oro en la categoría de Mejor película de habla no inglesa, nos llega Mustang (2015), coproducida con Turquía, Alemania y Katar, y que constituye la ópera prima de la directora Deniz Gamze Ergüven. La cinta pone en escena a cinco jóvenes hermanas turcas con edades entre 12 y 16 años, que defienden su alegría de vivir y su libertad ante la decisión de su abuela y su tío de prepararlas y desposarlas cuanto antes, según dictaminan las costumbres de la sociedad patriarcal.

Tras haber triunfado en la Quincena de los Realizadores del 68 Festival de Cannes, Deniz Gamze Ergüven contó en una entrevista que cuando rodó Mustang «tenía muchas ganas de relatar en qué consiste ser una mujer, una hija, en Turquía: esa especie de filtro permanente que comienza muy temprano. La primera secuencia, cuando las niñas juegan en el mar montándose encima de los chicos, es algo que yo viví y por lo que me mortificaron sin parar, si bien las reacciones de mis personajes responden más a cierta rebeldía. El proyecto nació de la voluntad de poner de manifiesto todas las cosas que habría querido hacer y decir otorgando a mis personajes el coraje que nunca tuve».

Mustang ha reunido 28 reconocimientos, entre ellos cuatro premios César a la Mejor ópera prima, guion, montaje y música; y el Goya a la Mejor película europea.

El destacado cineasta Jean Becker pone a nuestra disposición su última comedia después de 55 años de carrera, Unos días para recordar (2014), en la que reiremos con las peripecias de un sesentón accidentado que debe permanecer en un hospital con la pierna inmovilizada, a merced de las visitas de amigos, conocidos y del personal de salud.

Como buen heredero que es del notable cineasta Jacques Becker, su padre, Jean, quien cuenta en su haber con cintas como Conversaciones con mi jardinero y Mis tardes con Margueritte, vuelve a repetir una fórmula con la que le ha ido muy bien: realizar un cine sencillo y eficaz en su mensaje de calado para un público adulto, y para el cual se apoya en la interpretación de grandes actores como Daniel Auteil o Gerard Depardieu. Esta vez convocó a Gérard Lanvin para adaptar una novela que reúne a personajes que consiguen encontrar afinidad a pesar de sus, a priori, obvias diferencias vitales.

Con seis candidaturas para los César y el galardón conferido a la protagonista, Louane Emera, quien también recibió el Lumière, veremos en la gran pantalla otra comedia, La familia Bélier (2014), de Éric Lartigau, para presentarnos a una familia campesina cuyos miembros son sordomudos, con excepción de la hija Paula. Todos se verán obligados a afrontar cambios insospechados en su rutina.

Críticas cinematográficas como la que sigue, acompañan a esta película donde quiera que se exhibe: «La famille Bélier es una comedia de campiña con toques surrealistas sin grandes intenciones moralizantes ni filosóficas, entretiene, gusta, nos hace reír y hasta nos emociona. Un argumento original llevado bien a cabo, con subtextos y subtramas que enriquecen el lenguaje usado en esta cinta».

Luego de la pérdida de su padre, Olivier viaja a Cuba para asumir el trabajo que le encomiendan en el banco donde labora, y prefiere no regresar a Francia para descubrir nuevas formas de vida en la Isla cuando su misión es cancelada. Esta es la historia que nos trae Fui banquero (2015), de Patrick Grandperret, codirigido con Emilie Grandperret, y rodado en La Habana como prueba de la unión de talentos cubanos y franceses.

Diplomacia (2014), de Volker Schlöndorff, versión de la obra de Cyril Gély y que conquistó el César al Mejor guion adaptado, nos sitúa en el tiempo poco antes de la liberación de París durante la II Guerra Mundial, cuando se entrevista el gobernador militar alemán de la capital francesa, Dietrich von Choltitz, con el cónsul sueco, a petición de este último, quien pretende convencer a aquel de no ejecutar la orden de Hitler de activar los explosivos que harían volar los principales monumentos de París. La cinta ostenta, además, el premio al mejor director y al mejor actor, Niels Arestrup, en la Semana Internacional de Cine (Seminci) de Valladolid.

En Marguerite (2015), de Xavier Giannoli, la actuación de la actriz Catherine Frot es excepcional, tanto que fue reconocida con el Premio César 2016 por interpretar a una mujer adinerada, amante de la música y la ópera en el París de los años 20 del siglo pasado, que gusta de cantar sin que sus amigos le confiesen que siempre lo hace fuera de tono. Su vida se complicará cuando decida presentarse a un verdadero público…

Refiriéndose al rol de Marguerite, Xavier Giannoli explicó: «El personaje tiene una humanidad que comunica con nosotros y su drama no aparece ligado a una época ni a un medio en particular sino que constituye un reto universal de la vida: la fuerza que podemos reunir para aceptar la realidad tal y como es y para ver qué hacemos con eso».

Como Catherine Frot por su Marguerite, el actor Vincent Lindon también fue laureado con otra estatuilla gala por su personaje nombrado Thierry, quien está ante el dilema moral de hacer cualquier cosa con tal de conservar su empleo en La ley del mercado (2015), dirigida por Stéphane Brizé.

El precio de la fama (2014), de Xavier Beauvois, nos contará las ocurrencias del exconvicto Eddy Ricaart en el poblado suizo de Vevey, en la década del 70, cuando se anuncia la muerte del mítico Charles Chaplin, y él decide poner fin a los problemas económicos de la familia de su amigo Osman, quien lo acogió luego de salir de la prisión.

Isabelle, perteneciente a una familia adinerada y con 17 años, alterna sus estudios universitarios diurnos con el ejercicio de la prostitución en la noche luego de perder su virginidad en unas vacaciones en Francia. Su vida cambiará un día a partir de un inesperado suceso… Joven y bella (2013), de François Ozon, llega a este festival con dos candidaturas al más alto galardón que otorga la cinematografía del país europeo: mejor actriz de reparto (Géraldine Pailhas) y mejor actriz revelación (Marine Vatch).

Inspirada en hechos reales, el thriller Conexión Marsella (2014), de Cédric Jimenez, nos presenta a la ciudad francesa que da título al filme durante el año 1975, cuando se convirtió en la capital mundial de la heroína, y desde allí se exportaban grandes cantidades a Estados Unidos. Los espectadores reconocerán, sin dudas, los desempeños de Jean Dujardin y Gilles Lellouche, a quienes conocemos por sus impresionantes representaciones en El artista y Cuenta atrás, respectivamente.

Una simpática comedia nos proponen Maxime Govare y Noémi Saglio en Por primera vez (2015), en la que Jérémie, de 34 años, a punto de casarse con Antoine, amanece un día en un apartamento desconocido con Adna al otro lado de la cama.

La profesora de Historia (2014), de Marie-Castille Mention-Schaar, nos mostrará a la maestra Anne Gueguen en su propósito firme de lidiar con un grupo difícil de estudiantes, a quienes desafía a participar en un concurso nacional sobre lo que significa ser adolescente en un campo de concentración nazi para que aprendan a trazarse metas en la vida.

En Banda de chicas (2014), Marieme pasa a ser Vic cuando se aleja de su familia y su escuela, y se une a unas chicas de espíritu libre, con las que compartirá y aprenderá el código de la calle donde se mezclan violencia, libertad y amistad. Céline Sciama dirigió el largometraje que en el Festival de Estocolmo no encontró rival, y que también se llevó el galardón correspondiente a la Fotografía.

Acompañaremos a Benjamin en el enfrentamiento a sus miedos y limitaciones ante su deseo de ser un gran doctor en Hipócrates (2014), de Thomas Lilti, y seremos testigos en Edén (2014), de Mia Hansen-Love, de todos los esfuerzos de Paul cuando en los años 90, en plena efervescencia de la música electrónica en la vida nocturna de París, decide emprender su carrera como DJ, mientras que en Los recuerdos (2014), de Jean Paul Rove, le seguiremos la pista al joven aspirante a escritor, Romain.

La próxima vez apuntaré al corazón (2014), de Cédric Anger, nos propone activar nuestra mirada detectivesca ante la capacidad sorprendente de escapar de un maniaco asesino de muchachas, en un pueblo de la periferia de la Ciudad Luz entre 1978 y 1979.

Completan la nómina de este 19 Festival de Cine Francés algunos clásicos restaurados de la cinematografía gala, de la talla de Capitan Conan (1996) y La vida y nada más (1989), de Bertrand Tavernier; Día de fiesta (1949), de Jacques Tati; French Cancan (1954), de Jean Renoir; Los paraguas de Cherburgo (1964), de Jacques Demy; Pépé le moko (1937), de Julienne Duvivier; El alegre mes de mayo (1945), de Chris Marker y Pierre Lhomme; Melodrama (1986), de Alain Resnais, y el documental Lejos de Vietnam (1967).

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.