Para seguir frente a la gran pantalla

Una exhibición de filmes premiados con las máximas distinciones en el Festival de Cannes es la propuesta del Icaic para los próximos días

Autor:

Lourdes M. Benítez Cereijo

El Festival de Cine Francés convoca con cada edición a encontrarse con una filmografía de altos quilates. Una vez terminada la cita, no son pocos los que se quedan deseosos de continuar descubriendo historias en la complicidad de la sala oscura.

Esos espectadores «inconformes» tendrán la oportunidad de seguir frente a la gran pantalla con una especial programación que el Icaic ha preparado para los días posteriores al Festival. El plato fuerte no es otro que la exhibición de aquellos filmes que han sido premiados con las máximas distinciones en el Festival de Cannes, uno de los más representativos del universo del séptimo arte.

La selección incluye clásicos como El piano, dirigida por Jane Campion. Es una película de 1993 que nos presenta a una mujer escocesa, quien no ha dicho una palabra desde hace años y ha sustituido su voz por la música del piano. Su padre la vende en matrimonio a un hombre y la envía junto con su joven hija y su piano a vivir a Nueva Zelanda. Protagonizada por Holly Hunter, Harvey Keitel, Sam Neill y Anna Paquin, en 1994 el filme ganó los premios de la Academia en las categorías de mejor actriz (Holly Hunter), mejor actriz de reparto (Anna Paquin) y mejor guion original. Paquin se convirtió en la segunda persona más joven en ganar el Oscar a la mejor actriz de reparto. La banda sonora de la película fue interpretada por Michael Nyman y fue un éxito de ventas.

También un piano se erige como objeto fundamental en otra maravillosa producción que lleva por nombre El pianista, bajo la dirección del reconocido Roman Polanski. Es una adaptación de las memorias del músico polaco de origen judío Wladyslaw Szpilman, que encarna magistralmente el actor Adrien Brody.

De un total de siete candidaturas a los premios de la Academia, se alzó con el Oscar al mejor director, mejor actor principal y mejor guion adaptado. También ganó siete premios César del cine francés y dos premios Bafta.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el pianista evita ser deportado, pero termina viviendo en el ghetto de Varsovia. Allí se enfrenta a humillaciones y a la lucha de sus correligionarios, hasta que logra huir para refugiarse en las ruinas de la ciudad y un oficial alemán, admirador de su arte, lo salva.

Otra de las películas que no podemos pasar por alto casi no necesita presentación, está dirigida por Quentin Tarantino e interpretada por John Travolta, Samuel L. Jackson, Uma Thurman, Tim Roth, Bruce Willis y Harvey Keitel.

Pulp fiction cuenta varias historias paralelas con personajes muy peculiares que incluyen un par de asesinos a sueldo que deben recuperar una maleta, un boxeador traidor en fuga, su olvidadiza novia, el jefe de los gángsters y su exótica mujer, y dos jóvenes amantes que contemplan cambiar de trabajo, es decir, asaltar restaurantes en vez de licoreras.

Su explosiva mezcla de ironía, humor y violencia la convirtieron en una cinta de culto y un ícono del quehacer de Tarantino. Sus valores la hicieron merecedora del Globo de Oro al mejor guion y de siete nominaciones en la 67 edición de los Premios Oscar, aunque solo se llevó el lauro al mejor guion original.

Por su parte, a una situación límite nos aproxima uno de los cineastas y fotógrafos más controvertidos de Irán, el consagrado director Abbas Kiarostami en su obra El sabor de las cerezas. La historia gira en torno al personaje de un señor que conduce por Teherán en busca de alguien que acceda a enterrar su cuerpo una vez que haya cometido suicidio. Realizada en 1997, la cinta, que guarda ciertos puntos de contacto con Fresas silvestres, de Ingmar Bergman, obtuvo la Palma de Oro y en 1998 fue reconocida por la Sociedad de Críticos de Cine de Boston como la mejor película de lengua extranjera.

Destaca entre las propuestas preparadas por el Icaic el drama musical Bailando en la oscuridad, donde el binomio de Lars Von Trier (dirección) y la cantante islandesa Björk en el rol protagónico, da como resultado una película por momentos incómoda, que refleja una manera muy singular de concebir y aplicar los códigos del musical.

La trama se desarrolla en Estados Unidos en el año 1964. Cuenta la historia de Selma, una inmigrante checa que padece una enfermedad hereditaria degenerativa que le está ocasionando una rápida ceguera progresiva. Por este motivo ella ahorra centavo a centavo para pagar una operación que evite que su hijo sufra el mismo destino. Pero, su vida sucumbe a un destino fatal cuando uno de sus supuestos amigos la traiciona…

Se suman a esa nómina otros títulos que también ameritan una revisita: Pelle, el conquistador, de Bille August; Sexo, mentiras y cintas de video, del aclamado Steven Soderbergh; Salvaje de corazón, de David Lynch; Barton Fink, de los hermanos Coen; y La clase, de Laurent Cantet, entre otras valiosas cintas.

El séptimo arte continuará con un intenso ajetreo en las salas con la próxima llegada de la Semana de Cine de Corea del Sur, que ofrecerá siete filmes en calidad de estreno. Los espectadores tendrán la posibilidad de acercarse a la obras de maestros como Park Chan-wook (Oldboy) y Kim Ki-duk (El arco). Esta propuesta se iniciará con el thriller Un día difícil, el 24 de mayo en la Sala 2 del Multicine Infanta.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.