¿Nos percataremos nosotros?

LCB: La otra guerra aborda, desde la ficción, lo ocurrido en las montañas del centro de Cuba durante la primera mitad de la década del 60 del siglo XX, cuando bandas armadas por la CIA fueron enfrentadas por milicias de obreros y campesinos en un conflicto que es conocido como «Lucha contra bandidos»

Iroel Sánchez
digital@juventudrebelde.cu
20 de Marzo del 2017 22:50:12 CDT

Aún no había llegado el segundo capítulo de la serie televisiva cubana LCB: La otra guerra y ya el diario de Miami, El Nuevo Herald, se adelantaba en atacar un producto audiovisual que apenas iniciaba su difusión, de una manera en que no ha ocurrido con otras realizaciones cubanas, incluyendo aquellas relacionadas con el pasado reciente.

¿Por qué un «premio» tan temprano cuando el serial dirigido por Alberto Luberta y con la participación de estelares actores como Osvaldo Doimeadiós y Fernando Echavarría apenas comienza a salir al aire?

LCB: La otra guerra aborda, desde la ficción, lo ocurrido en las montañas del centro de Cuba durante la primera mitad de la década del 60 del siglo XX, cuando bandas armadas por la CIA fueron enfrentadas por milicias de obreros y campesinos en un conflicto que es conocido como «Lucha contra bandidos» (LCB). Hechos como el asesinato del maestro voluntario Conrado Benítez, cuyo nombre llevaron luego las brigadas de alfabetizadores que enseñaron a leer y a escribir a un millón de cubanos, fueron recreados en el primer capítulo de la serie.

Después de mucho tiempo, tal vez demasiado, la Televisión Cubana parece entregar una realización que combina nivel artístico con intencionalidad ideológica y efectividad comunicacional. Tras marcar la década del 80 con seriales como las dos partes de En silencio ha tenido que ser, Julito el pescador, Algo más que soñar, Los papaloteros, Pequeños fugitivos, entre otros, cerrando con Su propia guerra, en 1991, el imaginario épico de los cubanos ha vivido un apagón audiovisual que llega hasta nuestros días. La incapacidad para fijar personajes e historias puede comprobarse fácilmente en la ausencia de nombres recordables y en la cantidad de producciones televisivas que, en épocas de escaseces, reclamaron importantes presupuestos sin lograr marcar la memoria de las audiencias. Tampoco la contemporaneidad, con excepción de dos series (Blanco y negro no y Doble juego) ha sido abordada de modo movilizador y creativo.

El desamparo en que tal situación ha dejado a varias generaciones de niños, adolescentes y jóvenes cubanos, justo cuando de modo creciente han recibido y reciben la influencia simbólica de la industria cultural hegemónica, no es un secreto para nadie; mientras que el deporte, otra fuente de paradigmas, ha sufrido un deterioro notable y los nuevos cubanos solo quieren parecerse a las estrellas del Barça o el Madrid.

Fabián Escalante, participante activo en la gestación y producción de la saga audiovisual que desató En silencio… alrededor del enfrentamiento entre la CIA y la Seguridad del Estado cubana, ha relatado cómo no fueron los recursos, sino la voluntad política y el involucramiento de importantes instituciones del país, con el trabajo comprometido de grandes artistas, lo que permitió en tiempo récord la concreción de las primeras de aquellas realizaciones que dejaron una huella que llega hasta la actualidad, surgidas de la necesidad de enfrentar una situación ideológica y social particularmente compleja, y cómo repercutieron luego en producciones musicales y editoriales.

Paco Ignacio Taibo II ha explicado el papel de la cultura en el imaginario épico revolucionario: «hay una educación sentimental que es la de tus gustos a través de elementos básicamente culturales, la cual te da la gran columna vertebral del militante, del ciudadano universal con una reflexión política, una visión de la justicia social por delante y la justicia individual por detrás. Entonces, es la cultura la que te abastece de los materiales que van construyendo esta especie de columna vertebral de educación informal, de educación sentimental, que es esencial, porque cualquier adoctrinado podrá decir que el ser social prevalece sobre la conciencia, pero no entenderá lo que es hasta que lea El Conde de Montecristo; cuando lo lea, ya sabrá de qué estamos hablando».

Para Taibo II, la capacidad de contar historias a través del audiovisual merecería que Hollywood fuera la única parte del territorio arrebatado por Estados Unidos a México devuelta a los latinoamericanos. Él afirma que con su trabajo para Telesur en el serial Los nuestros ha descubierto «que la prolongación del ensayo político, periodístico, la narración, etc., puede ser el formato de la televisión y el documental, si se maneja con la suficiente flexibilidad y no se formaliza».

Pero nosotros, que lo descubrimos antes, parece lo olvidamos. Por eso es tan importante un esfuerzo, y por lo que ya se ha visto, un resultado como LCB: La otra guerra. Nuestros enemigos, a juzgar por su maquinaria de ataque y propaganda, ya se percataron, ¿nos percataremos nosotros?

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      ignacio - 21 de Marzo del 2017 8:54:17 CDT

      es magnifico que los jovenes conozcan la historia, aunque tenga ficción, no deja de tener valor historico

    2. 2

      Palax - 21 de Marzo del 2017 8:58:12 CDT

      Excelente artículo, en Cuba se sobran historias para contar en la televisión, héroes anónimos que dieron lo mejor de si para luchar por la independencia de la nación y contra los enemigos de la revolución. Muchos de ellos dieron su vida para que la obra pudiera continuar, esos son nuestros héroes.

    3. 3

      rigoberto - 21 de Marzo del 2017 9:55:51 CDT

      sería muy bueno que se aumentara la frecuencia de transmisión del espacio ya que solo los sábados no alcanza y considero que es algo que debemos ver todos los cubanos ya que forma una parte importante de nuestra historia patria

    4. 4

      Padre Guillermo - 21 de Marzo del 2017 10:21:15 CDT

      Al compañero iroel:quien consintió la embajada del enemigo en suelo cubano?quien le ha dado entrada a productos culturales que ideológicamente destruyen la cultura cubana?quien y porque le dio entrada a las Madonna,las Beyonce,la pasarela de moda en la calle prado,quien permitió que se filmara en cuba una peli que nada tiene que ver con valores revolucionarios? El imperio ganará en cuba sin disparar un chícharo, esta sucediendo lo mismo que pasó en Polonia. Es culpa de los yankees o nuestra?es culpa de los yankee la segmentación económica que hay en cuba? De quien es culpa?

    5. 5

      Agustin Navarro Rivera - 21 de Marzo del 2017 11:29:24 CDT

      Llevo tiempo argumentando que la Televisión, el cine, libros, periódicos deberían mas documentar sobre toda la lucha Revolucionaria incluyendo desde Maceo y Martí hacer un esfuerzo invertir para que las nuevas generaciones sepan de toda la lucha y de la sangre derramada por el heroico Pueblo Cubano, esta bueno ya de jinteras, jineteros, gente que se va que regresa al cabo de los años hablando tonterías en la mayoría de los casos esta bueno ya de eso hay mucha tela de donde cortar, cuantos Medicos tienen historias trabajadores, maestros, agricultores, pescadores ahí esta la historia

    6. 6

      YLZ - 21 de Marzo del 2017 12:40:44 CDT

      ME GUSTO MUCHO EL ARTICULO Y ES MUY CIERTO, LOS JOVENES DE HOY LA MAYORIA PREFIERE VER SERIES EXTRANJERAS QUE NO LA PROGRAMACION CUBANA, EN PARTE HAY MOTIVOS, PERO ESTA SERIE LA OTRA GUERRA, ESTA MUY BIEN ELABORADA Y TRANSMITE UN BUEN MENSAJE DE HISTORIA NACIONAL.

    7. 7

      maricela - 21 de Marzo del 2017 13:24:34 CDT

      Decir que el primer capítulo fue intenso sobre todo la escena final que con realismo y crudeza reflejó todos los sentimientos y horror que vivieron los personajes.Quedé muy impresionada y me gusto mucho el segundo capítuo tambien. coincido con rigoberto se deberia aumentar la frecuencia de las transmisiones. Muy bueno y excelente calidad de actores: Omar Ali que nunca nos defrauda, Fernando Y Doimeadios magistrales.

    8. 8

      pepe - 21 de Marzo del 2017 18:09:22 CDT

      Parece que me pasé de la raya en mi comentario.....Aunque no ofendí a nadie, simplemente plasmé en él mis recuerdos de aquella época de mi juventud como miliciano.... La conclusión que saco es que aún tenemos mucho que "recuperar"......

    9. 9

      Juan Carlos - 22 de Marzo del 2017 7:59:33 CDT

      De la historia de Cuba se sabe muy poco, me explico, se sabe bastante dede 1492 hasta 1900, Marti, Maceo, las guerras de independencia y todo lo demas quedan capitulos oscuros como lo que origino la explosion de la guerra de los 10 años y que paso entre guerras. Se sabe de 1900 a 1952, bastante, Mella, Villena, Guiteras. Pero de 1953 para aca se sabe muy poco, solo echos que no se pueden ocultar, el Moncada, el Grnma, la Sierra, en el medio hay etapas oscuras, la prision de Isla de Pinos, el exilio, la vida en la montaña, se puede pensar que las cosas pasaron debido a que Fidel estaba alli pero eso no es tan asi, Fidel era un combatiente mas y merece saberse que paso en los lugares donde estaba. De 1959 hasta el dia de hoy se sabe menos, ¿que paso en Giron?, ¿que paso en el Escambray?, ¿que paso en Africa?, ¿porque es importante Cuito Cuanavale y el resto de las batallas que tanto se mencionan?. De 1953 para aca quedan muy pocas personas vivas que puedan dar testimonio. Se nos esta perdiendo una parte de la historia que no se da ni en las escuelas

    10. 10

      yirn - 22 de Marzo del 2017 17:00:22 CDT

      a que hora y que dia dan la serie???

    11. 11

      Isadora - 24 de Marzo del 2017 14:48:06 CDT

      Padre Guillermo: no podemos cerrarnos al mundo, un mundo en el que precisamente está nuestro principal enemigo, el que nos penetra ideológicamente y quiere liquidar nuestro proceso. No existe una cortina o muro que pueda impedir que penetre su ideología capitalista, que viaja a través del espacio con las nuevas tecnologías; solo nuestra conciencia política, nuestro desarrollo ideológico que tratamos de inculcar en las nuevas generaciones y el conocimiento de la historia logrará impedir que se cumplan los propósitos imperiales de ver caer "la fruta madura" que para ellos era, es y será Cuba.

    12. 12

      adela - 27 de Marzo del 2017 16:43:06 CDT

      qué pena, envié un comentario la semana pasada y no aparece, no sé a qué se debe, que conste que era bien favorable, pero era demasiado largo para reproducirlo de nuevo....

      Los actores Daniel Romero (izquierda) y Roque Moreno en una escena de La otra guerra. Foto: Iroel Sánchez

      Noticias relacionadas

      del autor

      en esta sección