Una canasta de tres

Yamilet Martínez, destacada baloncentista cubana se siente satisfecha con su nuevo papel de jugadora de cambio y aporta sus experiencias al equipo

Autor:

Juventud Rebelde

La holguinera Yamilet Martínez desempeña un importante papel como jugadora de cambio en la selección femenina cubana de baloncesto. Foto: AP

CARTAGENA DE INDIAS, Colombia.— Una jugadora destaca en el equipo de baloncesto femenino cubano que, tras la paliza propinada este martes a México (101-42), marcha invicto en tres presentaciones y lidera el deporte de las cestas en los XX Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Se trata de la holguinera Yamilet Martínez, quien ahora no juega como titular en la formación criolla, pero desde la banca aporta su vasta experiencia de cuatro lides centrocaribeñas, incluyendo esta.

La abordo después del juego frente a las aztecas, abriéndome paso entre una multitud de niños que la acosaban en busca de un autógrafo. Ella ríe sin pudor cuando ve que me apoyo en la punta de mis pies para lograr acercarle la grabadora a la boca, cerca de sus casi dos metros de estatura.

—¿Cómo te sientes de salud?

—Estoy bien, sigo recuperándome poco a poco de la operación a la que fui sometida y al menos ya puedo ayudar al equipo. Espero estar en plena forma para el Mundial en septiembre.

—¿Cómo asimilaste tu nuevo papel de jugadora de cambio?

—Bueno, es un poco incómodo, pero me satisface que tengamos una jugadora centro de gran calidad como Yaima Boulet, quien apuntaló mi posición. Ahora tengo una nueva función dentro del equipo y debo concentrarme en eso para hacer las cosas bien. A fin de cuentas, es una realidad que ya no puedo jugar tantos minutos.

—¿Has pensado en el retiro?

—Claro, pienso que después del campeonato mundial tengo que recesar, pues llevo 18 años en el equipo nacional y es hora de dedicarse a la familia.

—¿Estás satisfecha con tu carrera?

—Sí, aunque hubiese querido retirarme con una medalla olímpica. Tengo una presea mundialista, pero en las olimpiadas, aunque estuvimos cerca, no logramos ser finalistas.

Ella le pasa el balón entonces a Yuliseni Soria, con quien converso también entre un mar de público que quiere ver de cerca a las cubanas. Le comento que se le ve corriendo despacio, como si todavía le doliera esa grave lesión en la rodilla izquierda que la mantuvo alejada del equipo por más de un año.

«Estoy tirando solamente desde la larga distancia, para no arriesgarme con las entradas al aro y que la rodilla no sufra más de lo debido. Me siento bien de salud y creo que lo fundamental ahora es terminar de recuperarme».

—¿Y el ánimo?

—Me frustré un poquito por no haber podido recuperarme antes, pero creo que mejoraré mientras vaya encontrándome poco a poco con mi juego.

Y me lanzo luego a «gardear» a Yamara Amargo, la jovencita jugadora espirituana de 21 años que asumió el puesto de Yuliseni en el quinteto regular. El diálogo con ella tiene que ser muy rápido, pues habla con la misma velocidad con que se desplazada por todo el tabloncillo.

—¿Cómo asumiste el puesto de titular?

—Entré con la presión de sustituir a Soria, quien es una gran atleta, pero las cosas empezaron a salirme bien y comencé a tener confianza. Hoy ya juego «suelta» por toda la cancha.

Finalmente, antes de abandonar el coliseo de la Base Naval e irme en busca del ómnibus que no puedo perder en un día de lluvia, me detengo delante de un hombre que acompaña en cada salida a nuestras baloncestistas, el profesor Rodrigo Álvarez Cambras, quien me comenta que participa en sus octavos Centroamericanos, siempre al lado de los equipos con más atletas lesionados o convalecientes, tal y como demanda su trabajo de médico ortopédico.

Hoy Cuba jugará contra Barbados y seguramente cerrará mañana invicta la etapa clasificatoria contra las anfitrionas. Luego vendrá la «muerte súbita», obstáculo que las criollas deben superar sin muchos problemas, porque no hay aquí ningún plantel con fuerza para hacer peligrar la conquista de nuestro noveno título.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.