Contrarreloj

Autor:

Juventud Rebelde

Carnaval de Barranquilla. Barranquilla, 19 de julio de 2006

Amigos rebeldes:

Por primera vez improvisamos estos párrafos de ráfagas en Barranquilla, subsede, al igual que Bogotá, Santo Domingo y México, de los XX Juegos Centroamericanos.

En esta ciudad, según dicen los colombianos, se celebra el segundo carnaval más famoso del mundo, solo superado por el de Río de Janeiro. La localidad excede el millón y medio de habitantes y duerme sobre la ribera occidental del río Magdalena, casi en la desembocadura al Mar Caribe.

Hicimos un viaje de más de cien kilómetros desde Cartagena después de avistar por la carretera accidentes geográficos como el volcán de lodo del Totumo y la Ciénaga de la Virgen. Pero no «desembarcamos», al final, en calles asfaltadas sino en las afueras de la población, exactamente en la villa Julio Gerlein Comelín, casa de los deportistas de 17 naciones, incluyendo a los de Cuba.

Apenas llevábamos dos «innings» de conversación con nuestros atletas de canotaje, tiro, ciclismo, fútbol y bolos —los cinco de esta subsede— llegó una pequeña comitiva de visitantes, encabezada por José Ramón Fernández, presidente del Comité Olímpico Cubano, y Christian Jiménez, titular del INDER.

Estábamos ponderando la actuación fabulosa de los practicantes del canotaje (nueve medallas de oro, una de plata y dos de bronce) cuando sobrevinieron los directivos.

Pronto nació la reunión sin protocolos. Christian les habló a deportistas y técnicos. No puedo, por razones obvias, reproducirles sus palabras textuales; la esencia del mensaje es que continuaran con la misma disciplina y que por encima de las medallas incandescentes colocaran los triunfos en los terrenos morales.

Fernández cerró el encuentro con una poética alusión a la dignidad de las palmas, el acicate del Cerro Pelado, la fortaleza del Turquino y los Cinco Héroes. Después del aplauso, Roilán Jiménez, en nombre de la UJC, entregó la condición VII Congreso de la FEU a los integrantes del K-4 y al equipo del ciclismo.

Vino un recorrido por la villa y en ese andar por los pasillos alcanzamos a conversar con Yosmani Poll, quien días atrás se había precipitado de la bicicleta; el resultado de la caída fue una fractura de la clavícula izquierda.

«Es la primera vez en la vida que me caigo, rocé con la bicicleta delantera. Pero estoy bien, pronto estaré pedaleando», nos dijo con una sonrisa a medio hacer.

Así, en ires y venires para comprobar la disposición de deportistas, el nivel de las competencias, las condiciones de vida... nos pellizcó la tarde.

Mas he aquí la gran sorpresa del día: ante una pregunta de mi colega Joel García, José Ramón Fernández asomó un tema no desconocido mas sí poco amplificado: el actual vicepresidente del Consejo de Ministros clasificó en pentatlón para unos Juegos Olímpicos.

«Yo iba a participar en las olimpiadas de Helsinki, en 1952, pero se produjo aquel terrible golpe de Estado y no fui...»

Por ahora no puedo escribirles más. Estoy de regreso a Cartagena y los editores de JR me dicen que corte con otro abrazo cariñoso.

Cuídense aquello (la salud)

OSVIEL CASTRO MEDEL

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.