Un campeón bien preparado

Estados Unidos fue el ganador del III Campeonato Mundial Universitario de Béisbol. La República Checa será la próxima sede, en 2008

Autor:

Raúl Arce

Gourriel (a la derecha) y sus discípulos sembraron dudas en la afición beisbolera. Foto: Ángel Yu Bien escogido, mejor entrenado y —no es necesario averiguarlo— generosamente sustentado, el equipo de Estados Unidos recorrió con botas de siete leguas su trayecto en el III Campeonato Mundial Universitario de Béisbol.

Nada menos que 23 partidos de preparación, todos en diamantes de la Unión, y más de la mitad de ellos ante rivales extranjeros (de Corea del Sur, Taipei de China y Japón, estos dos últimos con los mismos atletas que viajaron a La Habana), pusieron a punto a una escuadra que, como es habitual, aportará a las Grandes Ligas, en pocos años, a un puñado de jugadores.

De los colleges norteamericanos, la mayoría de ellos con mejores campos, más bates y pelotas que las selecciones nacionales de algunos países pobres, se ha nutrido regularmente, de costa a costa, el gran pasatiempo.

A la cita habanera, los vecinos del norte acudieron con el mismo poder de fuego que les permitió enfrentarse —y varias veces con victorias— a las casi invencibles escuadras cubanas, durante los cuatro lustros finales del pasado siglo, cuando tenían lugar los topes bilaterales.

¿Cuántos de esos espigados tiradores, que ahora sobrepasan holgadamente las 90 millas por hora en sus lanzamientos rectos, ingresarán en las Mayores?

¿Acudirán el receptor J. P. Arencibia y el antesalista y toletero zurdo Pedro Álvarez a la Olimpiada de Beijing 2008, o estarán para entonces enrolados en clubes profesionales?

EL BRONCE DE CUBA

Al cabo de una larguísima temporada, extendida en virtud de la sensacional participación cubana en el I Clásico Mundial, nuestro país conformó un conjunto con estudiantes de nivel superior que no satisfizo las expectativas en lo que a ofensiva se refiere.

Con 22 hombres que transitaron en su totalidad por el campeonato doméstico (la XLV Serie Nacional), y algunos de los cuales compitieron en el Clásico contra profesionales, la Semana de Harlem (Holanda) e inclusive en los Juegos Centroamericanos Cartagena de Indias 2006, nuestros estudiantes no encontraron el camino del hit en los duelos contra sus pares asiáticos e —inclusive— en el compromiso contra un Bahamas que no figura en las referencias obligadas del béisbol.

Dramáticamente a la zaga de los bateadores norteamericanos (.366 de promedio al bate, con diez cuadrangulares), Cuba mostró un .237 que lo abrazó con Taipei de China en los lugares cuarto y quinto, entre 11 naciones en concurso.

Fue el pitcheo lo mejor de la escuadra que manejó Lourdes Gourriel, con 1,90 carreras limpias por juego de nueve entradas, solo superada por el 1,36 de los ganadores del cetro.

Cuba no logró recuperar el trono que había conquistado en 2002, y que perdió dos años después, en ausencia, capturado entonces por Estados Unidos, ahora bicampeón.

La República Checa será la próxima sede, en 2008, y para entonces habrá que destrozar las defensas de otro fuerte equipo norteamericano, será perentorio descifrar el enigmático —y laborioso—béisbol de Asia, así como sofocar una probable eclosión del deporte europeo, cuyo botón de muestra fue aquí el quinto lugar de Italia.

Los bambinos, en medio de una armoniosa labor, exhibieron .227 al bate, con cuatro bambinazos, y 3,11 de efectividad en la lomita.

LOS 11

Tras las huellas de los medallistas Estados Unidos, Taipei de China y Cuba, se ubicaron, hasta el lugar 11, Japón, Italia, Puerto Rico, México, Nicaragua, Islas Vírgenes, la República Checa y Bahamas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.