Hoy se define la Intercontinental de Béisbol entre Cuba y Holanda

Luego de un juego reñido, los antillanos lograron vencer a Taipei de China, y Holanda por su parte liquidó a Japón. En pocas horas ambos ganadores se verán en el terreno

Autor:

Raúl Arce

Eugene Kingsale ataca el home defendido por Kenji Suzuki, y Holanda vence 3-0 a Japón. Foto: IBAF Como sentarse a la mesa con canapé de tulipán y despedirla con un postre de igual sabor. Tal cual la inició, enfrentando a Holanda, Cuba concluía esta madrugada su labor en la Copa Intercontinental de Béisbol que tuvo por sede a Taipei de China.

Los europeos, verdugos de Japón en la semifinal sabatina por 3-0 (el resultado preliminar entre esos rivales fue diametralmente opuesto), impidieron poner a prueba mi tesis del miércoles último, cuando sugerí —acerca de una posible final nipo-antillana— que «Japón no tiene con qué batearle a Cuba».

David Bergman y Van Kampen se repartieron la lechada holandesa, en la trinchera rival Kentaro Takasaki toleró por primera vez una carrera limpia, en tanto Van Klooster, Ivanon Coffie y Michael Duurma, conocidos de nuestra afición, remolcaban corredores.

EL DESQUITE

Taipei de China no pudo reeditar la victoria obtenida 48 horas antes, la tropa de Anglada los venció en el cruce con pizarra de 5-4, pero las tribunas llenas del nuevo Estadio Intercontinental animaron los fondos de la competencia.

De nuevo el trabajo de los lanzadores fue el núcleo de la batalla. El primer episodio no resultó demoledor porque la defensiva de los chinos le cortó el aliento a dos embasados, Paret —intentaba robar la intermedia— y Gourriel, que buscó goloso el home, en viaje desde segunda base.

Al abridor local, Pan Wei-Lung, los antillanos le marcaron cuatro veces en 3,1 innings; a Lin Yeuh-Ping, su sustituto, una en 1,2 y el rapidísimo Tseng Sung-Wei trabajó tres episodios inmaculados, así que en los dos duelos toleró una carrera limpia al cabo de 6,1.

Del lado criollo, Adiel Palma admitió dos en 7,1 y ponchó a ocho. Yuniesky Maya encajó dos en 0,1, en verdad debió cerrar el octavo, pero un roletazo del antesalista y quinto bate Lin Yi-Chuan levitó súbitamente, ante el desconcierto de Yulieski Gourriel.

Después Yuliesky González (un boleto) y Norberto González (un hit), ocuparon fugazmente la lomita, hasta que Pedro Luis Lazo moldeó los cuatro outs finales y se anotó el salvamento.

Allí Osmani Urrutia olvidó su dolencia (dos hits, elevado de sacrificio y tres impulsadas), al tiempo que Mayeta pegaba tres imparables.

En los partidos de consuelo, Italia aventajó 8-3 a Corea del Sur y Australia pulverizó 17-0 a Filipinas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.