Comienza el domingo la XLVI Serie Nacional de Béisbol

Industriales y Santiago de Cuba abrirán la competencia en el estadio Latinoamericano, donde además desfilará una representación de los 14 equipos restantes

Autor:

Raúl Arce

Los lanzadores abridores serán removidos al cabo de 100 envíos. Foto: Alex Castro Al cabo de un año de agobiante trabajo —once equipos cubanos de varias categorías actuaron en competencias internacionales, tres de las cuales en Cuba— la pelota seguirá rodando a partir del domingo, con la apertura de la XLVI Serie Nacional.

Industriales (Deinys Suárez o Frank Montieth) y Santiago de Cuba (Dany Betancourt), campeón y subtitular del pasado torneo, se enfrentarán en el estadio Latinoamericano, donde desfilará además desde las dos de la tarde una representación de los 14 equipos restantes.

El martes 5 se efectuará el primer programa masivo de una lid que rinde homenaje al Aniversario 50 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Azules y avispas continuarán su tope particular en el Cerro, en tanto Las Tunas visita a Pinar del Río, Camagüey a la Isla de la Juventud y Guantánamo a La Habana; además, Holguín estará en Cienfuegos, Granma en Sancti Spíritus, Matanzas en Villa Clara y Metropolitanos en Ciego de Ávila.

Todavía una altísima cifra de debutantes (96) irrumpirá en el clásico criollo, que se enorgullece en cambio con la presencia de seis entrenadores venezolanos (se suman a igual número de elencos provinciales), cumpliendo el programa de integración deportiva del ALBA.

Para impartir justicia se cuenta, entre otros árbitros, con un brasileño que busca fogueo aquí de cara a los Juegos Panamericanos Río de Janeiro 2007, y debutará una criollita, Yannet Moreno.

La regla experimentada en la reciente Copa Intercontinental de Taipei de China, limitar a un lanzamiento la base por bolas intencional, no es oficial en el mundo, así que tampoco lo será en nuestro torneo mayor.

NÚMEROS

Los números, como refiere un serial televisivo, son imprescindibles en la vida diaria. Así les anuncio que las nóminas son ahora de 32 peloteros, 25 habilitados para cada desafío, con altas y bajas diarias; los equipos que viajen lo harán con 27 hombres, pues se autorizan dos lanzadores adicionales en cada recorrido.

Lo anterior tiene que ver con la reglamentación para los serpentineros abridores, que serán removidos al cabo de 100 envíos.

Saldrán al terreno en estos cinco meses 55 receptores, 128 jugadores de cuadro, 92 jardineros y 237 lanzadores, entre ellos 52 zurdos, un récord para el torneo. Los debutantes, por su parte, serán 8, 22, 11 y 55, respectivamente.

La etapa clasificatoria de 720 pleitos (90 para cada escuadra) se extenderá hasta el 25 de marzo. Habrá un receso de año nuevo (29 de diciembre al dos de enero), un doble choque (miércoles 3 de enero) y el tradicional juego de las estrellas, el 11 de febrero.

La etapa de play off comenzará el 27 de marzo, con los cuartos de final (cinco juegos como tope); la semifinal transcurrirá a partir del cuatro de abril, y la lucha por la corona desde el 16 del propio mes, estas últimas con un formato máximo de siete duelos.

TODOS PARA UNO

Nuevos diseños de uniformes, la reducción de los escenarios de juego a 62 de los 169 municipios del país —los que cuenten con terrenos en estado óptimo— y el anuncio de las alineaciones una hora antes de cada juego redundarán en la calidad del espectáculo.

Se elaboró además, como en las más recientes temporadas, un programa político-ideológico, que depara a cada equipo visitas a 15 sitios de interés histórico, cultural o de la economía.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.