Joven que padece de enanismo es recordista mundial en dominio del balón

Lázaro Curbelo Pupo fue seleccionado además entre los diez mejores deportistas discapacitados del país en 2006

Autor:

José Luis López

 

Aunque a Lachy le gustan todos los deportes, el fútbol es el que más le motiva y por eso lo practica desde los nueve años de edad. Como se aprecia en las gráficas, el balón y él se entienden muy bien. Fotos: Juan Moreno A través de todas las épocas, el hombre se las ha ingeniado para salir ileso —o al menos airoso—, de los innumerables infortunios que le ha deparado el destino.

Pero cuando las adversidades frisan los límites de la «imposible solución» al enrolarse con la naturaleza humana, entonces el triunfo ante estas se saborea más.

Hoy JR conversa con Lázaro Curbelo Pupo (Lachy), un joven de 21 años, inquieto y de mucha vitalidad, oriundo del municipio habanero de Caimito, quien desde su nacimiento padece de enanismo.

—¿Cuándo te inicias en el fútbol?

—Siempre me han gustado los deportes, incluido el béisbol, pero dadas mis limitaciones físicas, el fútbol es el que más me motiva; por eso lo practico desde los nueve años de edad.

«En el terreno de la Escuela Comunitaria José Ignacio Chiu, de Caimito, en la medida en que mis amigos crecían, yo trataba de entrenar con los de menor edad, pero de mi mismo tamaño.

«Bueno o malo en mis intentos, lo que me interesaba era divertirme con los niños del aula que practicaban fútbol».

Lachy solamente mide 1,25 metros, talla (casi) incapaz de soportar su peso de 80 libras. Tal peso corporal le ha afectado mucho sus piernas, las cuales se ha debido operar en cuatro ocasiones.

Pero el intranquilo joven no ha cejado en su empeño de demostrar su entereza. Por eso no se cansa de entrenar para dar exhibiciones e intentar romper récords mundiales en dominio del balón.

Les recuerdo que el pasado 18 de noviembre, Curbelo logró una plusmarca del orbe en la modalidad de permanencia, al tocar la esférica sin que esta cayera al suelo durante 4:02,11 horas.

—¿Cómo es tu entrenamiento?

—Por las mañanas trabajo física y técnicamente de dos a tres horas para los venideros intentos de récords, mientras que por las tardes hago una preparación especial para las exhibiciones.

—Entonces ¿se avecina alguna plusmarca?

—Sí, actualmente me adiestro para un récord bien difícil: darle 20 toques al balón con el doble de mi peso encima, es decir, 160 libras.

«Y lo llevaré a cabo en saludo a un nuevo aniversario del 26 de Julio, fecha gloriosa para nuestra Revolución, a la cual le estoy agradecido por todo lo que me ha ayudado. Las personas con mis padecimientos son muy bien atendidas en Cuba».

La información que se posee sobre esta modalidad, no compete a personas discapacitadas. Por eso, me hace recordar que el capitalino Douglas Hernández, pionero de estas pruebas de dominio del balón, golpeó nueve veces una esférica con 512 libras de peso encima, en mayo del 2002.

—¿Quiénes son tus ídolos futbolísticos?

—Me encanta ver sobre la cancha a tres jugadores brasileños, ubicados entre los mejores del mundo: el defensa Roberto Carlos y los delanteros Ronaldo y Ronaldinho Gaúcho. Son muy buenos y sus habilidades con el balón gustan mucho.

«En Cuba mis ídolos son los mediocampistas Alaín Cervantes y Pedro Faife, integrantes del equipo nacional, quienes me apoyan en todo».

Esa afirmación de Lazarito la pude corroborar el sábado 27 de enero, a raíz del Juego de las Estrellas, en la Bombonera de San Cristóbal, donde se enfrentaron el anfitrión y actual monarca del fútbol cubano, Pinar del Río, contra una selección de los mejores jugadores del resto del país.

Les comento que, previo a ese duelo, primero se desarrolló un encuentro entre la preselección nacional femenina y el equipo vueltabajero sub 17 años, en el cual los varones se impusieron con pizarra de 3-0.

Lachy jugó entonces 20 minutos como delantero pinareño, con gambetas y toques que deleitaron a las tribunas.

Pero hay más. Luego, en el intermedio del juego de clausura, protagonizó una animada exhibición de dominio, mostrando habilidades de todo tipo. Cambiando sus pesos de menor a mayor, se encaramó encima a varios muchachos y así le dio una sarta de toques al balón.

—Más allá de la cancha, ¿estudias o trabajas?

—Con la ayuda de los trabajadores sociales, aprobé un Curso Emergente para Profesores de Educación Física y Deportes, y actualmente trabajo en la escuela José Ignacio Chiu. Además, curso el primer año de Licenciatura en Cultura Física.

—¿Qué ha significado el deporte para ti?

—Me ha dado fuerzas para seguir adelante, muy especialmente en mi dedicación a las modalidades de dominio del balón. Por mis problemas físicos, pocos niños y entrenadores me querían en sus equipos, pues sabían que no podría rendir mucho.

«Caí en una severa etapa depresiva, pues quería ser como los demás y no podía. Antes no era protagonista, sino todo lo contrario.

«Mas, después del récord mundial que conseguí en noviembre, sí he sentido protagonismo, pues en 2006 me ubiqué entre los diez mejores deportistas discapacitados de Cuba».

—¿Qué sugerirías a quienes padecen de enanismo?

—Les aconsejaría que se esfuercen diariamente; que nunca se den por vencidos ante las adversidades y que siempre tengan presente que cuando una puerta se cierra, otra se abre.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.