Ya suman cuatro las medallas de bronce en el boxeo

Cuba suma hasta el momento 18 victorias ante dos reveses en toda la competición. Hoy subirán más criollos a buscar sus metales bronceados

Autor:

Raiko Martín

BEIJING.— Una tenue escaramuza de chubasco resultó lo más novedoso del ambiente nocturno de esta ciudad, mientras bajo la cúpula del Gimnasio de los Trabajadores varias noticias competían por acaparar la atención de quienes cubrimos el torneo de boxeo en los presentes Juegos Olímpicos.

Apenas llegados al recinto conocimos los nuevos acuerdos tomados por el Comité Ejecutivo de la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA), sobre la estructura de los combates, la designación de la sede del Mundial Juvenil del próximo año, la puesta en marcha de sendas academias de boxeo en Canadá y Rusia, y algunos movimientos en el alto mando del organismo.

Minutos después, el peso gallo tunero Yankiel León nos regaló otra nota relevante en la jornada, tras dominar a su antojo al tailandés Worapoj Petchkoom, subcampeón de la pasada cita estival. El veredicto fue de 10-2.

Era esta la victoria número 19 de la joven escuadra cubana de boxeo, que ha acaparado aquí grandes elogios por su capacidad ganadora, a pesar de no contar en sus filas con la experiencia acumulada en torneos al máximo nivel.

Todo estaba listo para celebrar las dos decenas de triunfos y la quinta medalla segura de nuestros peleadores, cuando el azarí Shanin Imranov se atravesó en el camino de Idel Torrientes y le ganó con apretado margen de 16-14. Así, nos dejó el agrio sabor de ahogar el grito de triunfo y la obligación de buscar nuevo título y argumento para estas líneas.

Para este adverso desenlace se juntaron varias circunstancias, que el púgil capitalino fue incapaz de corregir. Tan cierto es que Idel no se presentó lo suficientemente «fino» para imponerse, como que la actuación de los jueces hizo lo suyo para dificultarle las cosas.

Ojo, que no es una justificación. Al nuestro se le vio errático sobre el encerado, y tan desprotegido como de costumbre cuando se lanza a conectar golpes a su rival.

«No tiró la combinación de golpes. Solo marcaba una vez en cada intercambio», nos comentó a la salida del recinto Maikro Romero, con la sapiencia que le reportaron tantos años consiguiendo triunfos para alegría de todos los cubanos. Y ahí parece estar una de las claves.

Además, su rival aprovechó muy bien la inconsistente actuación del juez principal, quien demoró en penalizarlo y le permitió constantes agarres para consumir tiempo y evadir las embestidas del cubano. Sus compañeros de mesa no fueron menos, y en alguna ocasión dejaron de marcar golpes válidos.

¿Quiere decir esto que los de blanco fueron determinantes? Creo que no. A Idel le faltó la capacidad para implementar la estrategia que le ha funcionado a sus compañeros. «Buen trabajo de las manos adelante, constante golpeo y movimiento para comenzar delante», nos había descrito el «abracadabra» Yankiel, fuerte candidato al trono de su división.

En fin, que este lunes perdimos una de las opciones, pero sigue latente la posibilidad de concretar aquí una actuación memorable del boxeo cubano. Finalmente, les cuento que a partir del primer día del próximo año los combates tendrán tres asaltos de igual cantidad de minutos. Y finalmente Ereván, capital de Armenia, será la sede de la cita universal para menores de 19 años. La guerra por dominar el boxeo olímpico sigue su curso.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.