Las espadistas cubanas se lucieron en las Copas del Mundo de esgrima

El entrenador de las muchachas, Pedro Enrique Gómez, aseguró que sus alumnas han aumentado el nivel a pesar de las limitaciones materiales. Ahora tienen más fortaleza física y un mejor desarrollo técnico-táctico

Autor:

Julieta García Ríos

La espada, empuñada por las damas, fue el arma que mejor lució por Cuba en las Copas del Mundo de esgrima, celebradas recientemente en La Habana. Zuleydis Ortiz Puente dejó en casa una valiosa medalla de plata, la única que pudimos arrebatarle a la legión extranjera.

Pedro Enrique Gómez, entrenador de las muchachas, aseguró a JR que sus alumnas han aumentado el nivel a pesar de las limitaciones materiales. Ahora tienen más fortaleza física y un mejor desarrollo técnico-táctico.

«La preparación nuestra va llegando a un tope que exige más intercambios internacionales para no estancarnos», alerta.

En La Habana, las 12 espadistas lograron entrar en la tabla de eliminación directa de 64 tiradoras.

Luego, seis pasaron a la vuelta de 32, dos a la de 16, y Zuleydis hasta la final. Una vez clasificada, la santiaguera venció 15-10 a la experimentada suiza Simone Naef. Después superó 15-13 a la canadiense Ainsley Switzer, primera figura de su país. Más adelante le ganó 15-14 a la polaca Stroka Malgorzat, en un minuto extra.

Durante la vuelta de ocho sobrevivientes, superó 15-11 a la alemana Imke Duplitzer, una tiradora a quien conoce muy bien. «Gano y pierdo con ella», admite.

En semifinales, la morena criolla tomó revancha y superó 15-14 a la rumana Ana Branza, medallista de plata en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, quien la había vencido en La Habana el año pasado, cuando ganó el título.

Ahí Zuleydis sacó la casta que la llevó al subcampeonato en el Mundial de Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en 1997, o al sexto lugar en la cita estival de Sydney 2000.

Al parecer, después de vencer a Branza, la carga emotiva de la cubana cedió. Quizá los niveles de adrenalina bajaron al verse con la plata segura y otra rumana, Anca Maroiu, se impuso 15-8 en la discusión del cetro.

A la vuelta de 16 tiradoras entró también Yamilka Rodríguez, quien finalmente se ubicó en el lugar 14 entre las 68 participantes.

«Ella tiró muy buena competencia. Su último asalto fue con Ana Branza. Estuvo 4-1 a favor de Yamilka, pero se impuso la maestría de la rumana y el combate terminó 15-10», comentó el experimentado entrenador.

Otra de las promesas criollas es Ceily Mendoza, quien ocupó el puesto 23 y llegó a la vuelta 32 junto a Ana Leidieski Varela (28), Marisol Oña Gil (30) y Yoslaine Cardenal Ventosa (31).

A la tabla de 64 también pasaron Yessell Cardoso (33) y Juana de la Caridad Corrales (45), junto a las debutantes Eliane López Saura (49), Clara Díaz Venet (51) y Anisleydys Mendoza (53).

Las tres últimas pertenecen a la categoría juvenil pero fueron invitadas a la Copa por sus excepcionales condiciones.

La cienfueguera Eliane López tiene un somatotipo ideal, pues a sus 15 años mide 1,80 metros. Por si fuera poco, cuenta con el apoyo de su madre Nuris Saura, quien también practicó espada e integró el equipo nacional juvenil entre 1987 y 1990.

Finalmente, también asistió a la Copa del Mundo en Pabexpo Leydi Laura Molle López (lugar 55). Esta muchacha está clasificada por pentatlón moderno para los I Juegos Olímpicos de la Juventud, a celebrase en Singapur en agosto próximo.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.