El lobo, seis jonrones y un cuento de hadas

Pinar del Río se impuso a Ciego de Ávila 14 carreras por cuatro, y tomó ventaja en la gran final beisbolera

Autor:

Juventud Rebelde

PINAR DEL PRÍO.— En una noche de revelaciones, Pinar del Río venció con autoridad a Ciego de Ávila, 14 carreras por cuatro, y tomó ventaja en la gran final beisbolera. Se esperaba una fiesta y la gente repletó hasta reventar el rejuvenecido estadio Capitán San Luis, donde vimos batear de nuevo a Casanova y un lobo verde fue presentado como mascota del equipo vueltabajero, entre risas y asombros.

Duró muy poco el abridor avileño Yander Guevara, quien permitió doble de Quintana y jonrones consecutivos de Duarte y Saavedra en un abrir y cerrar de ojos. Era un anuncio de lo que vendría.

Con el rancho ardiendo, Roger Machado trajo a Pedro Echemendía, pero a este también lo quemó el fuego y enseguida soportó otros dos estacazos: de Mijaín Rivera y Reidel Álvarez. Ahí mismo se definió el partido y todo el mundo lo sabía.

Después siguió la rumba frente a otros tres lanzadores visitantes, porque Pinar quería zafra y el público lo merecía. En total, los locales batearon 17 hits, con seis jonrones.

Mientras, Yosvani Torres trabajó sin presión y consiguió su quinta victoria de los play off (tiene 15 en la temporada). Pudieron darle descanso con ventaja de 11 carreras después de cinco entradas, pero no fue así.

Seguimos con la idea de que el relevista solo se trae para apagar la candela. Finalmente, Erlis Casanova lanzó el octavo capítulo.

Esta vez se movió la alineación de los tigres, pues Daikel Leyva apareció en tercera base y Rubén Valdés no abrió como regular. Además, Yorelvis Charles fue bajado al séptimo turno.

En honor a la verdad, quizá lo único que le faltó a Roger Machado fue poner a Osvaldo Vásquez por Lisdey Díaz, pero siempre es más incómodo quitar al receptor titular. Lo cierto es que Ciego anda mal a la ofensiva y sin batear no se gana en la pelota.

Ahora Pinar tiene ventaja de 2-1 en la serie y todo el viento a su favor. Esta noche los avileños pondrán sus esperanzas en el supersónico Vladimir García, pero hay amenaza de tsunami.

Por su parte, Urquiola seguramente le dará la pelota al derecho Vladimir Baños y reservará al zurdo Julio Alfredo Martínez. Si ocurre otra cosa sería una sorpresa. ¿Estamos de acuerdo?

Ojalá este cuarto juego comience a la hora prevista, pues los tres primeros arrancaron tarde. Sobre todo el de anoche, antecedido por una dilatada ceremonia que duró 30 minutos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.