Cosas de superhéroes

El decatlonista cubano Leonel Suárez logró este jueves la espectacular remontada que le valió la medalla de oro (8231 puntos) en la tercera parada del Reto Mundial de pruebas combinadas

 

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Hay hazañas que te dejan como bobo, estupefacto, con la boca abierta y la lengua afuera, buscando los cómo entre millones de posibilidades cada vez más recónditas e inalcanzables. Pero sí, se logran, aunque sea en algunas de esas historietas de superhéroes encapuchados que brincan, corren, y asombran a todos con su poderío y destreza. Sin embargo, detrás de cada antifaz siempre hay un simple «hombre», a la espera del momento preciso para deslumbrar y llevarse todos los aplausos.

Quizá el decatlonista cubano Leonel Suárez es uno de esos tremendamente dotados héroes del cine y la literatura, pues de otra manera casi nadie puede explicarse la forma en que logró este jueves la espectacular remontada que le valió la medalla de oro (8231 puntos) en la tercera parada del Reto Mundial de pruebas combinadas, con sede en Kladno, República Checa. Por detrás quedaron el belga Hans Van Alphen (8120) y el sudafricano Willem Coertzen (8094).

El miércoles, en la apertura de esta fase de la justa del Circuito más exigente en el atletismo, el holguinero marchaba ¡noveno! con cinco pruebas concluidas. Aunque todos conocen su habitual remontada durante la segunda y última fecha, borrar 178 puntos de diferencia con respecto al primer ubicado no es tarea fácil.

La historia de nuestro muchacho comenzó sin mucha algarabía en los 110 metros con vallas, pues culminó cuarto en su heat (14:67 segundos y 890 puntos) con el noveno mejor tiempo, aunque es válido destacar que su carrera fue la de mayor viento en contra (-2,6 m/s).

El disco le reservó su primera alegría, al terminar segundo (45,66 metros y 780 unidades) entre los 24 que pugnaban implemento en mano. Después de esta prueba ya había ascendido tres posiciones, con acumulado de 5717 rayas. Esgrimiendo la pértiga hizo igualmente tremenda labor (5,00 metros y 910 rayas), solo superado por el kazajo Dmitriy Karpov (5,10 y 941), quien a esa altura de la competencia marchaba como líder. De este modo, el antillano de 23 años pasaba a la siguiente ronda como dueño de la tercera plaza (6627).

Pero la jabalina es siempre su arma más efectiva y clavó el dardo a 67,18 metros, suficiente para compilar 846 puntos y escalar al segundo puesto (7473), a solo 14 de Karpov.

Para esta fase de la competencia el también cubano Yordani García marchaba tercero y auguraba mayores alegrías para Cuba.

Entonces todo quedaba listo para la tarea final: Leonel debía superar al de Kazajstán en los 1 500 metros planos para poder ceñirse la corona. Así, en la última prueba del evento nuestro subcampeón mundial sacó chispas y entró sexto a la meta en su apartado (4:27.98 y 758 unidades).

Se benefició también por el pobre rendimiento del hasta entonces «villano» de la historieta, pues Karpov culminó penúltimo en su heat con un discreto registro (4:52.73 y 602 puntos) y vio desmoronarse la gloria que ya acariciaba.

Por su parte, Yordani cerró sin suficiente gasolina en el tanque de reserva —noveno con 4:34.77 y 714 rayas— y echó por tierra sus posibilidades de subir al podio (sexto con 8067). En tanto, Yunior Díaz quedó en el decimocuarto escaño (7510).

Ahora Leonel tiene los dos mejores acumulados entre las justas disputadas, pues solo el norteamericano Trey Hardee —quien no participó en Kladno— superaba su anterior cota, obtenida en la parada austriaca de Gotzis. Allí el cubano acumuló 8440 puntos y la suma total de sus dos participaciones le abre el camino rumbo a la cima del listado en el evento mundial.

 

 

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.