Urquiola se siente mejor

El manager del equipo nacional de béisbol atendió a la prensa este jueves en el hospital Hermanos Ameijeiras, de La Habana

Autor:

Juventud Rebelde

Llegamos al piso 19 del hospital capitalino Hermanos Ameijeiras y encontramos a Alfonso Urquiola caminando por el pasillo. Para un «guajiro» que no se enferma nunca, estar bajo tratamiento ha sido muy difícil.

El mentor del equipo nacional de béisbol extraña sus tabacos, pero el doctor Luis A. Ochoa Montes se los prohibió sin miramientos desde que Urquiola entró al hospital.

Eso fue 11 días atrás, cuando Urquiola no pudo aguantar más y decidió acudir al médico. Se sentía mal desde hace rato, pero suponía que eran dolores musculares por el ajetreo de la serie nacional, o cosas de la edad, y siempre le restaba importancia a las señales del cuerpo.

«Aquí llegó con un dolor abdominal muy fuerte, pérdida del apetito y mal estado general. Nada de eso tenía que ver con su diabetes, sobre la cual ha mantenido muy buen control metabólico», explicó el doctor Ochoa.

«Entre otras pruebas, le realizamos una tomografía de abdomen y el diagnóstico fue diverticulitis de colon. Se trata de un proceso inflamatorio infeccioso, que no comprometía su vida, pero era de cuidado.

«El caso se valoró por un equipo multidisciplinario de cirugía, gastroenterología y medicina interna, el cual descartó la posibilidad de que Urquiola viajara a Canadá con el equipo Cuba. Precisamente hasta hoy tuvo una triple terapia antibiótica, con varias dosis en el día por vía intravenosa», contó el médico.

«Sin embargo, ha evolucionado muy bien –ya a las 72 horas desapareció el dolor- y en los próximos días le realizaremos una colonoscopía, que va a sugerir el resto del tratamiento. Pensamos que si pone de su parte no debe tener problemas para asumir los próximos compromisos de trabajo. Ya desde hoy tiene dieta libre», concluyó el especialista.

Esto último puso de muy buen humor a Urquiola, quien ponderó las atenciones recibidas por todo el personal del hospital. También agradeció los mensajes de solidaridad del pueblo.

Por supuesto, cuando pasó el protocolo terminamos hablando de pelota. Urquiola adelantó que tras los Juegos del ALBA se hará un análisis profundo para escoger la nueva preselección con vistas a la Copa del Mundo y los Panamericanos de Guadalajara.

«Soy partidario de llamar solamente a los jugadores que encajen en la línea de trabajo proyectada. Incluso, pudieran incluirse algunos marginados de estos tres equipos, pero que siguen en la preselección.

«En el grupo que compite ahora en Canadá está el grueso del equipo nacional en los últimos años, pero eso no quiere decir que sea la base para el Mundial o los Panamericanos. Puede haber cambios.

Nadie integrará el equipo por su nombre. Llevaremos a los que mejor estén», aseguró Urquiola.

«El béisbol cubano no está enfermo, tiene buena salud. Solo debemos revisar lo que hacemos y ser rigurosos. Pasé por un trance difícil cuando dirigí al equipo en los Panamericanos de Winnipeg en 1999, pues era el momento de adaptarse a los profesionales y al bate de madera.

«Este es otro momento difícil, pero diferente. Tenemos que vivir el presente y a la vez trabajar con proyección de futuro. El Clásico Mundial en 2013 será una prueba de fuego, aunque ya casi no hay eventos flojos», explicó.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.